Cine Neuromarketing Opinión Social

‘El dilema de las redes’: ¿Cómo nos manipulan?

redes sociales dilema critica netflix

Acabo de ver el documental ‘El dilema de las redes‘ (The Social Dilemma) de Netflix. Gran reflexión del impacto de las redes sociales sobre nuestra vida, conducta y pensamiento. Crear una adicción con una meta: ganar dinero a costa de vender un producto. El producto eres tú.

‘The Social Dilemma’: un documental sobre la verdad de las redes sociales

Es difícil asimilar toda la información que recibimos gracias a la tecnología ya que nuestro cerebro no está fisiológicamente preparado para recibir tantos impactos del estímulos diferentes y dirigidos con un fin, por lo que somos muy vulnerables a ser influenciados. No te culpes por ello, es que es muy difícil no caer en la tentación de una maquinaria perfectamente engranada para reclamar tu atención.

La psicología del consumo trata de conseguir el mejor engagement hasta el nivel de controlar el comportamiento e ideologías de las personas que usan las redes sociales. Se hablan de muchos aspectos de la psicología que hemos hablado en esta web, tales como neuromarketing, influencia social, adicción a nuevas tecnologías, pensamiento grupal o comportamiento en redes sociales. Por eso, este artículo de opinión para recordar algunos de estos aspectos del ámbito de la psicología que se hablan durante el documental. El cual recomiendo su visualización.

Neuromarketing para ganar tu atención

Hablamos de engagement en redes sociales o internet a cómo conseguir que un usuario permanezca enganchado delante de la pantalla recibiendo impactos y estímulos que finalmente se convierte en publicidad o propaganda. En el neuromarketing está la respuesta y busca llegar de manera más eficiente a los clientes potenciales. El neuromarketing está presente desde que hacemos una búsqueda en internet, jugamos con nuestro teléfono o revisamos esa notificación de cumpleaños de Facebook. ¿Cómo logran tenernos enganchados?

>> Artículo relacionado: Resistencia a la persuasión: como evitar ser manipulados

Poco a poco esos impactos generan una influencia y control sobre nuestras decisiones y pensamientos, el neuromarketing nos redirige hacia el objetivo de las grandes empresas que se encuentran por detrás. Para la red social en cuestión, los clientes son las empresas que están por detrás y tú el producto y todo se encaja en un engranaje que produce miles de millones de beneficios.

Dopamina y redes sociales

Todos estos impactos que recibimos son un chute de dopamina en nuestro cerebro que nos mantendrá con una ansiedad anticipatoria de aquello que queremos ver. Todo esto bajo un principio de condicionamiento básico psicológico: el reforzamiento por intervalo variable.

Si no sabemos cuándo vamos a recibir un estímulo gratificante o esa notificación que nos agrade más, pero sabemos que la tendremos nos mantendrá en vilo y en constante atención. Es como funcionan las máquinas tragaperras. Es como funciona una adicción, una dependencia. La adicción que crean estas plataformas tecnológicas es similar a las de las drogas, pero con el aparente visto bueno de todo el mundo. La creación de falsas expectativas en un entorno virtual puede destruir relaciones más sanas.

Y sí, son capaces de modificar nuestros pensamientos e ideologías ya que solo nos mostrará aquellas recomendaciones que más se ajusten a lo que nosotros vemos o hacen que veamos, por lo que se pierda cierta capacidad crítica al no presentarnos otras ideas. Se produce un pensamiento grupal en masa, que nos conecta a personas supuestamente afines de todo el mundo.

Cuando la red no es solo social

Hace un par de años tuve la oportunidad de hablar en Documentos TV sobre las redes sociales en el documental Cuando la red no es social‘, en el que se hablaba sobre los peligros que genera el uso descontrolado de estas redes. La enorme funcionalidad de internet e incluso las redes sociales nadie la discute, pero se deben saber usar con moderación y conocimiento, por eso es imprescindible una educación digital acorde. Nadie coge un coche sin tener carnet de conducir, pues igual.

Hay que saber usarlas y tener cuidado con ellas. Es estar ante el mundo detrás de una pantalla que parece dar una aparente inmunidad, protección y anonimato en algunos casos que crea conflictos sociales que acaban repercutiendo en la vida real.

>> Artículo relacionado: Perfil psicológico de troll y hater en internet

Los amigos de verdad no están en la red

Las redes sociales se han vuelto parte de nuestras vidas, creando una necesidad. Parece que vale más muchos «Me gusta» de «amigos» desconocidos que de los que realmente importan en la vida real y no nos engañemos, no tienes tantos amigos de verdad, no los descuides. Están arraigadas en nuestra vida. Existen generaciones que han nacido con ellas, por lo que es muy difícil desconectarse. La mejor herramienta de prevención es la educación, que nos salve al menos de las ‘fake news‘ y contenidos malintencionados.
Me quedo con unas de las frases que dicen el el documental: «solo hay dos grandes empresas que hablan como consumidores a sus clientes: las drogas y las redes sociales». Así que cuidado con como las usamos. En el documental ‘El dilema de las redes’ hablan expertos y profesionales que han llegado a crear parte de las funciones de las redes sociales y explican claramente el objetivo que tienen así como lo poco éticas que pueden llegar a ser.
Si has leído esta breve reflexión me gustaría saber cuántas veces has revisado las notificaciones del móvil mientras lo leías y si te has planteado restringirlas. Además, seguramente hayas visto muchos anuncios en mi página web de productos que has buscado o relacionados contigo, pues eso también es psicología y tecnología del consumo. En fin, parece que sale el sol. Me voy a pasear. Dejo el ordenador.

Iván Pico

Director y creador de Psicopico.com. Psicólogo Colegiado G-5480 entre otras cosas. Visita la sección "Sobre mí" para saber más.

Añadir Comentario

Click aquí para dejar un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.