Social

Pensamiento grupal: tomando malas decisiones por el efecto del grupo

pensamiento grupal

El pensamiento grupal se produce cuando las personas con una mentalidad similar dentro de un grupo acaban por tomar decisiones erróneas por el hecho de pertenecer a dicho grupo. La toma de decisión sobre una temática se ve influenciada por la búsqueda de la unanimidad dentro del grupo, lo cual llega a superar una valoración más realista o analizada de otras opciones alternativas. Un pensamiento grupal puede llegar a desvirtuar la percepción de la propia realidad.

>> Artículo relacionado: Efecto marco: nuestras decisiones dependen del contexto

¿Cómo se forma un grupo psicológico?

Según esta definición de pensamiento grupal, formar parte de un grupo psicológico puede hacernos cambiar de opinión en el beneficio de la opinión general del grupo. Pero, ¿cómo se llega a pertenecer a un grupo?

Las condiciones necesarias y suficientes para que un determinado colectivo se convierta en un grupo psicológico son tres:

    1. Que los componentes de ese colectivo se definan como miembros del grupo.
    2. Que compartan creencias grupales.
    3. Que exista algún grado de actividad coordinada.

La primera y tercera condición se subsumen en la segunda, ya que la creencia grupal fundamental es “somos un grupo”. Son creencias grupales aquellas convicciones que los miembros del grupo son conscientes de compartir y que consideran definitorias de su grupalidad.

El pensamiento grupal

Bajo ciertas circunstancias, el grupo puede convertirse también en un factor de resistencia al cambio, ejerciendo entonces un profundo impacto sobre la conducta correspondiente de sus miembros individuales.

Pocos procesos grupales ilustran mejor este punto que el pensamiento grupal, descubierto y estudiado por el psicólogo Irving Janis (1972, 77), que lo define como una cierta forma de pensar que surge cuando, dentro de un grupo cohesivo, la búsqueda de consenso llega a ser tan acuciante que hace pasar a un segundo plano la evaluación realista de líneas alternativas de acción.

Categorías de procesos grupales

El pensamiento grupal puede caracterizarse como un síndrome complejo, en el que cabe distinguir tres grandes categorías de procesos grupales:

La primera recoge aspectos directamente relacionados con la conducta intergrupal y los conflictos reales o percibidos con otros grupos rivales o, simplemente, distintos. El pensamiento grupal se caracteriza por una percepción exagerada de la corrección y rectitud moral de los planteamientos del propio grupo y una visión estereotipada, homogénea, excesivamente uniforme y habitualmente peyorativa de los miembros del otro grupo.

La segunda incluye una serie de ilusiones compartidas por los miembros del grupo en relación con la capacidad de éste para abordar los problemas a los que se enfrenta:

  • La ilusión de invulnerabilidad (la más peligrosa): los miembros del grupo comparten las creencias de que nada malo va a sucederles mientras permanezcan unidos.
  • La ilusión de unanimidad (complementaria de la anterior): los miembros del grupo tienen una percepción muy exagerada del grado de acuerdo que existe entre ellos.
  • La racionalización (acompaña a los dos anteriores) induce a saltarse el análisis detenido y cuidadoso de los problemas que afectan al grupo y a sustituirlo por justificaciones a posteriori de líneas de acción que se emprenden no como resultado de la deliberación y la reflexión, sino como expresión de los deseos y motivaciones, muchas veces ni confesados ni admitidos, de la mayoría de los miembros del grupo.

La tercera incluye los aspectos más coercitivos, que desempeñan también su papel en el establecimiento del pensamiento grupal:

Los procesos anteriores se refuerzan con una fuerte presión hacia la uniformidad, que se traduce en un rechazo frontal de las críticas dirigidas por algunos miembros al procedimiento seguido para alcanzar la decisión grupal, o que lleva a la supresión directa de la posibilidad de que los miembros del grupo expresen dudas o reservas sobre la forma de actuar de la mayoría grupal. La autocensura funciona como un mecanismo interno con una función similar.

Janis apunta a la existencia de una figura muy peculiar del pensamiento grupal, los llamados guardianes de la mente, miembros del grupo que toman a su cargo la tarea de mantener la ortodoxia grupal y denunciar las posibles desviaciones. Son los líderes que guían a un grupo con sus seguidores que toman decisiones en función de este.

Y tú, ¿piensas de manera grupal?

Iván Pico

Director y creador de Psicopico.com. Psicólogo Colegiado G-5480 entre otras cosas. Visita la sección "Sobre mí" para saber más.

Añadir Comentario

Click aquí para dejar un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.