Criminología Educación Inteligencia Emocional Social

Cotilleos en la era digital: transición hacia el ciberacoso.

ciberacoso acoso internet whatsapp

Las redes sociales e internet son armas que maximizan los efectos de los cotilleos y rumores de manera exponencial. Se convierten en cibercotilleos. Si hace algunos años prácticamente el único medio por el que se propagaban era el boca a boca ahora existen herramientas globales que pueden poner en boca de todos un rumor en pocos segundos.

El mayor problema de verse envuelto en estos cotilleos es que en muy contadas ocasiones es contrastado y se da por cierto simplemente por la validación social que supone estar en boca de tanta gente, se produce el llamado sesgo cognitivo de arrastre. La masa social nos arrastra a creer algo que no tiene porqué ser cierto y que está afectando directamente a la persona víctima de se cotilleo a la que se le pone una etiqueta que seguramente ni se merezca.

Como hablábamos en este otro artículo sobre los rumores, la definición de rumor o cotilleo es: creencia que se transmite como cierta sin medios probatorios que la demuestren.

>> Artículo relacionado: Rumores: factores y funciones.

Ciberacoso, la amenaza digital.

El problema va a más cuando lo que podría quedar solo en un cibercotilleo o ciberrumor (como más guste llamarlo) dan lugar a conductas de acoso hacia la víctima. Nace así el término ciberacoso, que se produce cuando existen amenazas, injurias, humillaciones o cualquier tipo de molestia de una persona contra otra a través de medios digitales. El avance tecnológico que tanta hace evolucionar a la sociedad, también puede ser ser un arma de doble filo. En parte porque nuestro cerebro se adapta al ambiente más despacio de lo que la tecnología está avanzando. La evolución tecnológica no va al mismo ritmo que la biológica natural.

El término ciberacoso es usado de forma general cuando se trata de personas adultas tanto el acosador como la víctima, cuando ambos son menores de edad es conocido como ciberbullying.

>> Artículo relacionado: Facebook puede deprimirte, según la ciencia.

Del cibercotilleo al ciberacoso.

En un estudio reciente de la Universidad de Córdoba (España) un grupo de investigadores analizaron la relación existente entre la propagación de los cibercotilleos y el ciberacoso encontrando una relación directa entre ambos tras preguntar a 866 alumnos de entre 10 y 13 años de edad utilizando para ello los cuestionarios Cybergossip-Q-Primary y el Cyberbullying Intervention Project Questionnaire. 

Entre las conclusiones de este estudio es importante mencionar que uno de los factores más importantes en esta relación es que en el proceso de comunicación digital no existe comunicación no verbal (ni paralenguaje). Así, un comentario que no pretende hacer daño puede convertirse en una mala interpretación del receptor del mensaje al carecer de contexto, propagando un rumor malintencionado que derive en ciberacoso.

>> Artículo relacionado: El trastorno por videojuegos será considerado enfermedad mental por la OMS 

Por otro lado, el hecho de poder almacenar la información facilita su difusión en cualquier otro momento haciéndolo perdurar en el tiempo, así como la posibilidad de editar el contenido para maximizar su efecto tóxico. La falta de control sobre la información que existe en Internet puede propiciar su uso malintencionado.

Mientras que un rumor cotidiano puede llegar a desaparecer disminuyendo los efectos sobre la víctima, el rumor digital puede incluso repetirse en otras ocasiones por lo que el sufrimiento de la víctima se mantiene y su frustración ante la incapacidad de salir de él aumenta.

En otras ocasiones, la desinhibición social y el anonimato que pueden proporcionar las redes sociales unido a una falta de empatía con la persona víctima puede desencadenar en este tipo de conductas de acoso en las que incluso los acosadores parecen disfrutar haciendo daño, tal y como explicamos en este otro artículo.

>> Artículo relacionado: Perfil psicológico de troll y hater en internet

Cómo evitar el ciberacoso.

En primer lugar, mantener un estilo comunicativo asertivo nos ayudará como medida preventiva general acompañada de otras medidas como pueden ser:

  • Si eres menor, comunica inmediatamente a un adulto de confianza (padres, profesores, etc.) la situación que estás viviendo. Tranquilo, te van a entender y ayudar. Y si eres un adulto también contar la situación que vives.
  • No responder ante provocaciones. >>Artículo relacionado: 7 técnicas psicológicas para no discutir
  • Controlar a quien le damos nuestros datos de contacto.
  • Realizar búsquedas en internet de nuestros propios datos (egosurfing). Buscar nuestro nombre, teléfono y otros datos de contacto delicados.
  • Tener actualizados los antivirus y cortafuegos de nuestro sistema operativo.
  • No borrar las pruebas del acoso: texto o imágenes con amenazas, cadenas de emails, llamadas perdidas, etc. Pueden ser útiles en caso de denuncia.
  • No usar avatares o fotos de perfil que puedan incitar o provocar, así como no subir públicamente cualquier tipo de fotos en ese sentido.
  • Leer las condiciones de uso de las comunidades.
  • Revisar la privacidad de las redes sociales. Toda.
  • Ignorar o bloquear a quien te moleste, en caso de ser grave y reincidente guardar los mensajes incluso sin leerlos para no caer en la provocación.
  • Revisar las reglas de netiqueta en Internet:
    1. Respeto y buena educación.
    2. Comportamiento natural en Internet, como en la vida real.
    3. Conoce el lugar del ciberespacio (saber si es una red social, si es público o no, etc.)
    4. Respeta el tiempo de los demás. No por estar en Internet tiene tiempo infinito para contestarte.
    5. Redacta de forma correcta tus mensajes. Así evitarás malos entendidos. Utiliza si es necesario emoticones para enfatizar.
    6. Respeta la privacidad de los demás. Borra tus datos personales y el historial si usas un ordenador público, y si ves los de otra persona no los uses.
    7. Mantente lejos de discusiones sobre temas que no dominas.
    8. No juzgar a los demás por los fallos. En Internet, todos somos humanos igualmente.

Recuerda que esta es una información general y que debes acudir a adultos de confianza y denunciar las situaciones. Si conoces algún caso de ciberacoso no dudes en condenarlo, la sensibilización y la educación en el manejo de nuevas tecnología es cosa de todos. Piensa en esto la próxima vez que mandes una foto por Whatsapp a un grupo.

En España existe ya un número gratuito de ayuda confidencial del Instituto Nacional de Ciberseguridad para estos casos, es el 900116117, tanto para menores como para adultos que quieran recibir asesoramiento sobre estos casos.

_

Referencias: 

López-Pradas, Inés C., Romera,Eva M., Casas, José A., Ortega-Ruiz, R. (2017). Cybergossip and cyberbullying during primary school years. Psicología Educativa, 23(2), 73-80, ISSN 1135-755X. http://www.sciencedirect.com/science/article/pii/S1135755X17300246.

Sobre el autor

Iván Pico

Graduado en Psicología (UNED). Nº Colegiado G-5480. Diplomado en Ciencias Empresariales (USC). Máster en Psicología del Trabajo y las Organizaciones. (INESEM). Máster Universitario Oficial en Orientación Profesional (UNED). Posgrado en Neuromarketing (Universidad Camilo José Cela). Técnico Deportivo Nivel II, fútbol sala (RFEF). Especialista en Psicología Aplicada al Deporte. Etc, etc...
Ver Página personal de Linkedin para información adicional o en la sección ¿Quién soy de la web? :)

Comentar

Click aquí para dejar un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.