Autoayuda Educación Inteligencia Emocional

7 técnicas psicológicas para no discutir.

tecnicas evitar discusión

Normalmente, las discusiones no son de buen gusto para nadie. Muchas veces son generadas por la falta de ciertas habilidades sociales o de comunicación que terminan por explotar haciéndonos perder el control y terminando a gritos. ¿Realmente es necesario llegar a estos extremos? La falta de asertividad es una de las causas más corrientes en las discusiones. La psicología propone algunas técnicas para controlar estas situaciones a través de la mejora de la inteligencia emocional y la asertividad.

Hace un tiempo dedicábamos un artículo a la Comunicación no violenta y comunicación asertiva, antes de continuar te recomiendo su lectura. Ser asertivo implica conocer los propios derechos y defenderlos, respetando a los demás. Expresar sentimientos tanto positivos como negativos sin ser agresivos. En esta ocasión nos centraremos más concretamente en las técnicas asertivas para evitar discusiones inapropiadas.

>> Artículo relacionado: Los 19 derechos asertivos básicos. 

7 técnicas para no discutir de forma asertiva.

Las habilidades sociales se pueden entrenar y mejorar. Se trata de desarrollar los déficits conductuales que una persona tiene en referencia a su comportamiento externo. La respuesta asertiva es una de estas habilidades lo cual no es de gran utilidad cuando nos tenemos que enfrentar a una discusión. Estas son algunas técnicas asertivas recomendadas para evitar discusiones:

1. Disco rayado.

Como bien dice su nombre, el disco rayado consiste en repetir el propio punto de vista una y otra vez, de forma pausada y tranquila, sin entrar en las provocaciones ni discusiones y manteniendo un tono de voz calmado.

Imagina esta situación de ejemplo que seguramente se de en muchas cenas familiares de nochebuena o fin de año. Intenta evitar las típicas discusiones con tu cuñado:

  • Otro: Yo creo que Cristiano Ronaldo debería ganar el Balón de Oro y no Messi. 
  • : Messi es mejor jugador, debería ganarlo él. 
  • Otro: ¡Qué va! Cristiano Ronaldo ha hecho un temporada muy buena y ha ganado títulos. 
  • : Eso es cierto, pero Messi en general es mejor jugador. 
  • Otro: ¡No sabes lo que dices! Cristiano Ronaldo ha metido muchos goles y ganado las competiciones más importantes. 
  • : Lo entiendo, pero yo sigo pensando que Messi es mejor y el premio se le da al mejor. 
  • Otro: ¡No tienes ni idea!
  • : No sé si estoy o no en lo cierto, pero para mi Messi es el mejor y mantengo mi idea. 

Lo más probable en esta situación es que tu cuñado, al ver que eres firme en tu opinión termine por dejar de insistir sobre el mismo tema.

2. Banco de niebla.

En este caso, la técnica consiste en dar la razón a la otra persona en lo que consideres que pueda tener de cierto su opinión o crítica, pero negándose a entrar en mayores discusiones. Nos reservamos siempre nuestro derecho a ser nuestro propio juez en cuanto a nuestro comportamiento. Se utiliza cuando la otra persona intenta manipular de manera persistente y reducimos con ella los niveles de ansiedad y hostilidad, evitando entrar en justificaciones. Es decir, te doy la razón en alguna cosa pero mantengo mi opinión general al respecto. Debemos evitar decirlo de forma sarcástica o irónica.

Ejemplo:

  • Otro: Deberías comprarte un teléfono móvil nuevo, sé de muchos de oferta. 
  • : Tienes razón, este móvil ya está un poco viejo. 
  • Otro: Si no cambias tu móvil no podrás actualizarlo a las últimas versiones. 
  • : Sí, es posible. 
  • Otro: Sabes que ahora tienen mucha más capacidad de memoria, podrías sacar más y mejores fotos. 
  • : Cierto, tienes razón. Cuando tenga tiempo iré a mirar uno. 
  • Otro: Mira estos modelos nuevos que baratos son. ¡Yo los compro en China! 
  • : Ahora no quiero mirarlos, quizás mañana les eche un ojo. Ya te preguntaré si tengo alguna duda. Gracias. 

Con esta técnica obliga a escuchar y responder sólo a lo que la otra persona nos está diciendo y nos permite pensar en términos de probabilidades con lo cual siembre podremos convenir con la parte de la verdad que exista en la crítica.

3. Aplazamiento asertivo.

Como bien dice la palabra, se trata de aplazar la respuesta que vayamos a dar a la persona que nos está criticando, hasta que nos sintamos más tranquilos y capaces de responder de forma correcta. Es muy útil cuando la crítica es muy directa y ofensiva, cuando te hacen sentir presionado para contestar. Esta técnica se puede combinar con las dos anteriores de disco rayado y banco de niebla. Dos no discuten si uno no quiere.

Ejemplo:

  • Otro: ¡Si quieres te compro el móvil nuevo ya yo ahora! ¡Hay una muy buena oferta ahora mismo en Amazon Ofertas! 
  • : ¿Ah, sí? Me parece interesante, pero tengo que pensarlo mejor antes de decidirme si cambiar o no de teléfono. 
  • Otro: ¡Tú sabrás! Pero, la oferta termina en unas horas. 
  • : Si no digo que no sea buena la oferta, pero lo pienso y en esta semana lo pienso y te digo. 
  • Otro: La oferta terminará agotándose. 
  • : Bueno, te digo en los próximos días y si no es esa oferta seguro que hay otras. 

4. Procesar el cambio.

Cuando una conversación está empezando a subirse de tono es mejor desplazar el foco de la discusión hacia un análisis de lo que está ocurriendo. Se trata de salirse del contenido de lo que estamos hablando para poderlo ver desde otra perspectiva.

Ejemplo de contestación después de una larga conversación que no lleva a ningún sitio.

  • : Creo que nos estamos saliendo de la conversación, quizás sea ya muy tarde para hablar de esto y no estamos pensando con claridad.

5. Ignorar.

Esta técnica se puede aplicar cuando el interlocutor está enfadado. Es similar al aplazamiento asertivo, no entramos en la discusión y se deja para otro momento. Hay que tener cuidado de que al decirlo no parezcamos bruscos y hacerlo de forma relajada y empática.

Ejemplo:

  • Otro: ¡Nunca me haces caso de nada de lo que te digo! ¡Contéstame!
  • Tú: No te voy a contestar a eso mientras no me hables correctamente y estés más tranquilo. 

6. Acuerdo asertivo.

Es una técnica parecida al banco de niebla, pero va un poco más allá. No se trata solo de ceder el terreno sin más comentarios sino que tratamos de dejar claro que una cosa es que se haya producido un error y otra cosa es la valoración general que se haga de nuestra persona.

Ejemplo:

  • Otro:  ¡Nunca vienes conmigo a ver el fútbol! 
  • : Tienes razón en que no estoy yendo, pero es porque me coincide con el trabajo. Cuando no me coincide siempre intento ir. 

7. Pregunta asertiva.

En este caso es útil para personas cercanas a nosotros (tu cuñado, por ejemplo). Partimos de la base de que la otra persona tiene razón en su crítica. Intentaremos evitar la discusión realizando una crítica “manipulativa”, haciendo que la otra persona deje de hacer juicios morales sobre nosotros y nuestro comportamiento pidiéndole asertivamente que nos diga lo que quiere. Se trata de solicitar más información o agotarla en el caso de que sea manipulativa. No debemos utilizarla con sarcasmo ni ironía para evitar provocar la ira en la otra persona.

Ejemplo:

  • Otro: ¡Nunca vienes conmigo a ver el fútbol!
  • : ¿Qué crees podría hacer para intentar ir a ver un partido contigo?

Es importante que estas técnicas para no discutir se combinen con el manejo de un buen lenguaje no verbal. Te invito a que leas el siguiente artículo: Los bloqueos y barreras en la comunicación no verbal.

_

Referencias bibliográficas: 

Castanyer, O.; Estela O. (2013) Asertividad en el trabajo: Cómo decir lo que siento y defender lo que pienso. Editorial Conecta.

Sobre el autor

Iván Pico

Graduado en Psicología (UNED). Nº Colegiado G-5480. Diplomado en Ciencias Empresariales (USC). Máster en Psicología del Trabajo y las Organizaciones. (INESEM). Máster Universitario Oficial en Orientación Profesional (UNED). Posgrado en Neuromarketing (Universidad Camilo José Cela). Técnico Deportivo Nivel II, fútbol sala (RFEF). Especialista en Psicología Aplicada al Deporte. Etc, etc…
Ver Página personal de Linkedin para información adicional o en la sección ¿Quién soy de la web? :)

Comentar

Click aquí para poner un comentario

Deja un comentario

¿Quieres consultar algo?

Sí, ayúdame. No, sólo curioseo. Existe también un servicio de recepción online con chat directo para consultas instantáneas. Pulsa el botón naranja de abajo.

¡Suscríbete!