Educación Inteligencia Emocional

Comunicación No Violenta y Comunicación Asertiva

Imagen: pixabay.com

La comunicación no violenta es aquella que realizamos mediante un sistema de comunicación cuya intención es relacionarse de una manera más empática y con una mayor compasión tanto con uno mismo como con los demás.

Con este sistema de comunicación lo que logramos es mantener y mejorar las relaciones interpersonales, tanto las más íntimas como las más banales, y de resolver más eficazmente los conflictos de una forma más honesta y que beneficie positivamente a las necesidades de todos los participantes en la interacción. El modelo de la comunicación no violenta fue creado por Marshall Rosenberg en 1984.

En este sistema para mantener relaciones positivas con los demás es importante centrar la comunicación en los pensamientos, necesidades y demandas de las personas, y evitando prejuzgar al interlocutor con lenguajes evaluativos. Todo ello evitando hacerlo desde la culpa, el miedo, la provocación o las amenazas. de una forma más compasiva.

>> Artículo relacionado: Comunicación interpersonal efectiva: máximas conversacionales. 

Elementos de la comunicación no violenta

  • Observar. Si no estamos relativamente atentos a lo que sucede es posible que entremos en evaluaciones o prejuicios fuera de lo que pasa en realidad lo que nos llevará a expresarnos de forma errónea.
  • Análisis de los propios sentimientos. Después de observar hay que diferenciar los sentimientos y pensamientos. ¿Cómo te sientes? Por ejemplo: ofendido, contento, disgustado…
  • Exponer necesidades luego de identificar los sentimientos conociendo siempre los valores humanos implicados.
  • Hacer una petición muy específica. Si quieres algo lo pides, sin rodeos, de forma clara y concreta pero expresándolo en forma de pedido no de una exigencia. La otra persona tiene que verse motivada a responder.

Ejemplo: Madre a su hijo: “No me gusta ver la ropa sucia tirada por el suelo de tu habitación (observación), me gusta que las habitaciones se mantengan ordenadas (análisis de sentimientos y necesidades), haz el favor de recoger la habitación y meter la ropa sucia en el cubo de la ropa sucia (petición concreta)“. Si la petición ha producido una conducta positiva hay que reforzarla positivamente.

Este modelo a veces es criticado por no ser realista ni adaptativo a la sociedad actual ya que pareces más susceptible o vulnerable a posibles ataques de terceros, pero esto ha sido probado en sociedades y ambientes tremendamente violentos como prisiones y ha resultado ser eficaz.

>> Artículo relacionado: 7 técnicas psicológicas para no discutir. 

Pautas de comunicación no violenta

  1. Evitar lenguaje estático (bueno/malo, normal/anormal, correcto/incorrecto).
  2. Uso de un lenguaje más dinámico que pueda dar origen a cambiar la situación de partida.
  3. No hacer comparaciones.
  4. Evitar palabras que dicten sentencia: “debe”, “debería” o “tiene que” u otras que sentencien y exageren como: “nunca”, “como siempre”, “alguna vez”, “siempre que”, “a menudo”, “habitualmente”,  “con frecuencia” o “rara vez”.
  5. Evitar emitir prejuicios, como decir que se es deshonesto, vago, arrogante, etc
  6. Ser amable en el discurso, firme y claro.

Comunicación asertiva

La psicología compara el modelo de la comunicación no violenta de Rosenberg (o empática) con la comunicación asertiva. Las características de comunicarse de forma asertiva son las que siguen:

  • Conducta general: el sujeto actúa con naturalidad y espontaneidad, escuchando de forma atenta.
  • Conducta verbal: la persona asertiva habla objetivamente, expresa justo lo que quiere desde la postura de su “Yo”, habla cuando tiene que decir algo y habla bien de sí mismo si es necesario hacerlo.
  • Voz: firme, relajada y bien modulada.
  • Mirada: existe contacto visual, mirada franca y ojos expresivos.
  • Postura: relajada y tranquila.
  • Manos: movimientos relajados.

>> Artículo relacionado: Los 19 derechos asertivos básicos

Una persona asertiva es la que defiende sus derecho a expresarse libremente sin dañar a los demás. La asertividad permite a la gente defenderse de las críticas o de las peticiones excesivas de los demás. Hay que tener en cuenta que lo que no se pretenden siendo asertivo es lograr todo lo que uno quiere a toda costa, ni controlar o manipular a los demás. El propósito solo es eser uno mismo, lo que mejorará la autoestima y la comunicación interpersonal.

Áreas de la asertividad

  • Autoafirmación: defender los derechos, hacer peticiones y expresar opiniones personales.
  • Expresar sentimientos positivos: hacer y recibir elogios y expresar agrado y afecto.
  • Expresión de sentimientos negativos: manifestar desacuerdo o desgrado de forma apropiada.

>> Artículo relacionado: 10 consejos para mejorar la comunicación

Aceptar las críticas

Aceptar errores sin necesidad de sentirse culpable, aunque sí responsable del hecho en cuestión, es una de las características más importantes de las personas asertivas. Ya que las críticas a veces se entienden como ataques personales o laborales y la gente puede responder de tres formas:

  • Responder con otra crítica (modelo agresivo)
  • Justificarse, excusarse o negarlo (modelo pasivo)
  • Reconocer la crítica si es cierta sin sentirse mal por ello (modelo asertivo)

Para aceptar críticas de forma asertiva es necesario tener en cuenta estas 7 pautas:

  1. Aceptar claramente la crítica, si es cierta.
  2. Negar la crítica si no es cierta, pero sin ofender a la persona que la realiza.
  3. Reconocer la crítica y no generalizar a otras parecidas.
  4. No reaccionar atacando con otra crítica.
  5. Mantener un tono de voz adecuado, sin gritar pero tampoco con voz muy débil. Normal.
  6. Mantener una postura relajada. A veces comunicamos con el cuerpo.
  7. Mirar a los ojos a la persona que está realizando la crítica.

Todo el mundo quiere recibir una comunicación honesta y si nosotros también ponemos de nuestra parte se creará un clima reconfortante para ambas partes. Prueba a mantener una comunicación no violenta en tu día a día. Hablando se entiende la gente.

Sobre el autor

Iván Pico

Graduado en Psicología (UNED). Nº Colegiado G-5480. Diplomado en Ciencias Empresariales (USC). Máster en Psicología del Trabajo y las Organizaciones. (INESEM). Máster Universitario Oficial en Orientación Profesional (UNED - cursando). Posgrado en Neuromarketing (Universidad Camilo José Cela). Técnico Deportivo Nivel II, fútbol sala (RFEF). Especialista en Psicología Aplicada al Deporte. Etc, etc...Ver Página personal de Linkedin para información adicional.

2 comentarios

Click aquí para poner un comentario

Deja un comentario

¿Quieres consultar algo?

Sí, ayúdame. No, sólo curioseo. Existe también un servicio de recepción online con chat directo para consultas instantáneas. Pulsa el botón naranja de abajo.

¡Suscríbete!