Inteligencia Emocional Salud Viajar

Beneficios psicológicos de viajar.

beneficios de viajar

Viajar. A todo el mundo le gusta viajar. Y no me extraña. Si no fuera el problema económico y de tiempo, todo serían beneficios. Estos son algunos de los beneficios psicológicos de viajar.

>> Artículo relacionado: Viajar con trastornos mentales: 5 ilustraciones.

  1. El efecto placentero de planificar el viaje. La anticipación a los hechos ya suele desencadenar placer en el cerebro. Esto no solo sucede con viajar, sino con la mayoría de conductas reforzantes. Además, esa pequeña ansiedad que generas antes de un viaje, ese nerviosismo de antes de subir al avión, comprobar que llevas todo, ese día que te perdiste por las calles de Tokio, esas pequeñas cosas te harán subir un poco tu adrenalina. Recuerda que no toda la ansiedad es negativa.
  2. Mejora la capacidad de empatizar y comunicar. El hecho de relacionarnos con gente diferente aumenta nuestra capacidad comunicativa, sobretodo cuando el idioma es un impedimento. Nos vemos “forzados” a entender mejor a las otras personas por sus expresiones o estados emocionales que suplantarán el déficit en la comprensión del lenguaje. Además, viajando conocerás gente y no está de más ampliar tu red, aunque sea de Linkedin.
  3. Mejora la capacidad de resolución de problemas. Parece obvio, pero salir de donde tenemos todo hecho y listo nos obligará a dar solución a problemas que si estamos viendo la televisión todo el día no tendremos.
  4. Reiniciamos del estrés acumulado. Viajar nos permite apagar nuestra computadora habitual, configurada bajo los parámetros de lo cotidiano, estresada y caliente (como una CPU cuando está sobrecargada) para encender otros mecanismos diferentes.
  5. Mejora tu estado de ánimo. Te hace más feliz. Esto básicamente sucede porque cuando viajes, en general, lo haces porque es una actividad que te gusta y disfrutarás de ella con lo cual te estás dando un premio (refuerzo positivo). Te lo mereces y mejoras estado de ánimo y nuestra energía emocional. Por el contrario, existen personas que viajan forzadas y el efecto es el contrario: viven un calvario durante su estancia.
  6. Reduce el miedo y la inseguridad. Esto lo explicamos mejor en este otro artículo: El miedo a lo desconocido y el perccionismo inmovilizante.
  7. Nos ayuda a vernos desde otro perspectiva. Muchas veces necesitamos salir de nuestro hábitat para autoconocernos y replantearnos la vida. Es como salir de nuestro propio cuerpo y vernos como si de una tercera persona nos tratásemos. ¿Esto es lo que realmente quiero ser? Si estás siempre en el mismo lugar, esa pregunta será siempre contestada de la misma manera.
  8. Aprendes. Sí, en general. Es imposible no volver de un viaje sin haber aprendido alguna cosa, por muy pequeña que sea. Nuestro cerebro necesita motivación para aprender, viajar moverá tus neuronas y estas estarán después más preparadas para aprendizajes futuros.
  9. Reduce las probabilidades de un ataque al corazón. O eso dice este estudio.
  10. Mejora tus habilidades de gestión económica. Sí, cada vez que haces un viaje te planteas un presupuesto, con sus respectivos gastos, miras las mejoras ofertas, ahorras para el viaje, consultas hoteles, transporte, etc. Lo mismo deberás aplicar en tu día a día (a no ser que seas millonario, que también). Ahora pensarás que esto no es una variable psicológica, pero, ¿acaso no te sientes mejor si eres capaz de ahorrar un poco de dinero para gastarlo en un viaje?
  11. Mejora el trabajo en el equipo y las habilidades de planificación. A no ser que seas el típico que realiza todo el viaje y lleva a sus colegas de perritos falderos allá donde vayas, porque tú lo has planificado. Si este es tu caso, elimina lo de trabajo en equipo y quédate solo con que mejora tus habiliadades de planificación.

>> Artículo relacionado: Japón y la psicología

Y para ti, ¿qué supone viajar?

Sobre el autor

Iván Pico

Graduado en Psicología (UNED). Nº Colegiado G-5480. Diplomado en Ciencias Empresariales (USC). Máster en Psicología del Trabajo y las Organizaciones. (INESEM). Máster Universitario Oficial en Orientación Profesional (UNED). Posgrado en Neuromarketing (Universidad Camilo José Cela). Técnico Deportivo Nivel II, fútbol sala (RFEF). Especialista en Psicología Aplicada al Deporte. Etc, etc…
Ver Página personal de Linkedin para información adicional o en la sección ¿Quién soy de la web? :)

Comentar

Click aquí para poner un comentario

Deja un comentario