Autoayuda Criminología Inteligencia Emocional Salud

Técnicas para controlar los celos.

técnicas control celos

Cuando una persona es moderadamente celosa indica que está demostrando interés por su pareja, siempre y cuando esto no sea un motivo de malestar personal, son celos razonables. Sin embargo, los celos pueden llegar a ser patológicos si se convierten en pensamientos obsesivos que impiden confiar en la pareja de manera natural y que acarreará muchos problemas de pareja, donde la confianza es el pilar básico de la relación. Cuando estos pensamientos invasivos se vuelven extremos los celos pueden afectar a la salud de la persona y, por desgracia, incluso desencadenar en malas conductas, como el control exhaustivo de la pareja y en los peores casos propiciar conductas violentas.

Desde la psicología, los celos como emoción se pueden analizar bajo la teoría cognitiva del esquema A-B-C. propuesta por Albert Ellis. Un acontecimiento activador (A) desencadena una serie de pensamientos distorsionados  (B, de beliefs en inglés), los cuales generan una serie consecuencias (C). El ejemplo para el caso de la celopatía podría ser algo así:

  • Acontecimientos (A): A tu novia le escribe un amigo un mensaje al móvil.
  • Pensamientos distorsionados (B): Pensar que está ligando con otro, o le es infiel y acabará dejando la relación y te quedarás solo.
  • Consecuencias (C): Sentimientos de tristeza, inferioridad, frustración y consecuentemente discusiones o comportamientos celotípicos más extremos.

Evidentemente este esquema no es sano y la persona está desarrollando unos pensamientos más allá de lo que realmente es y creando preocupaciones innecesarias que finalmente desencadenan en conflictos. ¡Ojo! no permitas caer en la tentación de defender una relación controladora e invasiva. La libertad y la confianza es fundamental y si tu pareja no lo cumple no tienes porqué culparte de ello.

Técnicas para controlar los celos.

Estos pensamientos generen un malestar emocional profundo, como puede ser el caso de las personas que piensan que generan pensamientos obsesivos sobre su físico por el hecho de que su chico/chica ha mirado a otra/o por la calle, por ejemplo. Para intentar evitar que se produzcan pensamientos celotípicos negativos y sus posteriores consecuencias existen diversas técnicas.

>> Artículo relacionado: Los pensamientos obsesivos y el fenómeno del oso polar. 

Primeramente, recordarte, que si sientes malestar psicológico ya sea por celos o de otra índole no dudes en ponerte en contacto con un psicólogo profesional para explicarle tu caso y establecer el programa adecuado, ya que cada persona es diferente y hay que conocer en profundidad las causas que generan el malestar, así como el entorno y otras variables influyentes.

Algunas de las técnicas más usadas para controlar los celos son:

1. Cambio de conductas.

Se trata de lograr modificar un comportamiento celopático dirigido a la comprobación del pensamiento celoso, por ejemplo que te están engañando. Para ello se pueden usar por una lado una estrategia de exposición imaginativa (recordar el pensamiento que provoca los celos). A continuación realizar una tarea de prevención de respuesta, es decir evitar que la persona compruebe si su pensamiento es cierto o no. La persona celosa ha de anotar qué tipos de pensamientos le provocan los celos (por ejemplo, un mensaje de texto) y reconocer qué haría para comprobar su veracidad (espíar el móvil). Una vez hecho esto, se practican los casos de forma imaginativa pero sin realizar la conducta de comprobación.

2. Cambio de pensamientos.

Se trata en psicoeducar al sujeto y explicarle que los celos se producen debido a ideas irracionalesLo que se tratará de realizar para controlar esto son autoregistros de cuando se producen esos pensamientos, bajo qué condiciones y qué emoción sintió la persona. A partir de ahí con la ayuda del terapeuta se debate sobre esas ideas irracionales y sus consecuencias para que la persona celoso vea de forma gráfica que no se produce realmente lo que piensa.

>> Artículo relacionado: Las 17 distorsiones cognitivas más frecuentes

3. Aumento de autoestima.

Es más frecuente que los celos se produzcan en una persona con baja autoestima, con un bajo concepto de sí mismas, inseguras y con sentimientos de inferioridad. Se deberán de trabajar la autoestima y la seguridad personal (fácil decirlo, difícil lograrlo). Trátate bien a ti mismo, quiérete un poco más y de esta forma reforzarás tus defensas emocionales. Puedes leer alguno de los artículos sobre inteligencia emocional de la web que quizás te puedan orientar, pero como siempre digo no dudes en confiar en un psicólogo profesional que te ayude a cambiar esas ideas irracionales sobre ti mismo. Igual que vas a un gimnasio a mejorar tu estado físico, no pasa nada por ir a un psicólogo a mejorar tu estado emocional.

4. Exteriorizar y tener una vida completa.

Muchas veces las personas celosas están volcadas en exclusivamente en sus parejas y dejan de lado a sus amigos, aficiones, familia o incluso tareas domésticas o laborales. Además, si te sientes mal por alguna situación de este tipo confía en un amigo o familiar que conozca la situación, seguramente sean más objetivos que tú y te ayuden a salir del bucle en el que estás metido. Esa conversación te ayudará no solo a eso, sino a completar tu vida tomándote unas cañas y charlando de otras cosas sin focalizar en tu pareja, verás que cuando llegues a casa nada ha cambiado para mal. Recuerda: libertad y confianza. Tu pareja está contigo teniendo la libertad de decidirlo por ella misma, siéntete afortunado por ello.

5. Control o abandono del consumo de drogas y alcohol.

Si tu caso es extremo y lo combinas con el consumo de sustancias agravará la situación en todos los aspectos. La persona consumidora de alcohol o drogas tenderá a estar más irritable  y dificulta los pensamientos racionales del sujeto.

6. Diviértete y relájate.

En consonancia con el apartado 4, la realización de actividades lúdicas o el ejercicio físico te permitirá desconectar de los pensamientos celosos y conseguir una mayor satisfacción personal. Puedes combinar esto con técnicas de relajación que te permitan tener momentos de relax para conocerte mejor a ti mismo y aprovechar para ordenar esos pensamientos intrusos.

_

Imagen: Pixabay.com

Sobre el autor

Iván Pico

Graduado en Psicología (UNED). Nº Colegiado G-5480. Diplomado en Ciencias Empresariales (USC). Máster en Psicología del Trabajo y las Organizaciones. (INESEM). Máster Universitario Oficial en Orientación Profesional (UNED - cursando). Posgrado en Neuromarketing (Universidad Camilo José Cela). Técnico Deportivo Nivel II, fútbol sala (RFEF). Especialista en Psicología Aplicada al Deporte. Etc, etc...Ver Página personal de Linkedin para información adicional.

3 comentarios

Click aquí para poner un comentario

Deja un comentario

¿NECESITAS AYUDA?

Sí, ayúdame. No, sólo curioseo.
Existe también un servicio de recepción online con chat directo para consultas instantáneas. Pulsa el botón naranja de abajo.

Iván Pico | Psicólogo Col. Nº G-5480

¡Suscríbete!