Deporte

El orgasmo deportivo de ascender: aspectos psicológicos.

orgasmo deportivo

La sensación de ascender de categoría es lo más similar a un orgasmo deportivo. No tenía pensado escribir sobre este tema, pero esta semana se ha producido uno de esos milagros deportivos donde un humilde equipo asciende a la máxima categoría del deporte nacional.

El O Parrulo Ferrol F.S., dirigido por el excelente entrenador (y amigo) Diego Ríos, ha llevado a un equipo que empezaba la temporada con el objetivo de la permanencia a conseguir el ascenso a la Primera División española, la mejor liga del mundo de futsal (¡felicidades!). Como decíamos al principio, la sensación emocional y de satisfacción de esos jugadores, cuerpo técnico y directiva quizás sea lo más parecido a un orgasmo. Más adelante hablaremos de esto.

Ascender, orgasmo deportivo.

Cabe recalcar que el éxito del Parrulo Ferrol se ha conseguido con el menor de los presupuestos de la Segunda División, lo que es claro indicio de que la motivación tanto de jugadores, cuerpo técnico y directiva es preferentemente intrínseca (interés o placer personal) y no extrínseca (motivación externa, dinero, fama…). Conseguir eso no es nada fácil y por eso poníamos de ejemplo de líder de un equipo a Diego Ríos en este otro artículo sobre diferencias entre un líder y un gestor de grupos.

>> Artículo relacionado: Técnicas de incremento de la motivación. 

Autoeficacia deportiva.

Primeramente, rectifico lo de milagro, ha sido fruto del gran trabajo y la capacidad de creer en las posibilidades propias.  Hablábamos hace unas semanas sobre esto mismo. En psicología, a esta capacidad se le llama autoeficacia percibida, que es la creencia e nuestras propias posibilidades para conseguir un reto o una meta nueva. Es una de las bases del éxito profesional y llevado al terreno deportivo podríamos hablar pues de autoeficacia deportiva. Puedes saber más sobre ella haciendo click aquí.

>> Artículo relacionado: Autoeficacia profesional: un empujón hacia el éxito laboral.

La superación de retos pequeños es una de las mejores formas de conseguir éxitos mayores, poca gente está capacitada para lograr el éxito inmediato sin caer en el intento. Sin embargo, si logramos subir un primer escalón, quizás ese pequeño refuerzo nos sirva de motivación suficiente para seguir subiendo escaleras. La dirección por objetivos, su correspondiente retroalimentación y el sentimiento de eficacia que genera en los jugadores les hará sentir esa necesidad de ir a más, todos queremos más.

>> Artículo relacionado: ¿Cómo motivar a los empleados? Motivaciones básicas.

Es un efecto similar a la adicción, se activa el sistema de recompensa del cerebro y queremos que siga activo y para mantenerlo cada vez necesitaremos más cantidad de refuerzo. Ganar engancha. Pero ojo, para ello el entrenador necesita establecer metas suficientemente motivantes para los deportistas y eso requiere de cierta planificación y conocimiento de las necesidades de sus jugadores, ya que no todos funcionan igual. Puedes aprender más sobre cómo hacerlo en este otro artículo pinchando aquí y aquí

El orgasmo deportivo. ¿Por qué gusta más ascender que lograr la permanencia?

Lograr la permanencia, siempre y cuando sea éste un objetivo de difícil realización en la temporada. En ambos casos, existe un refuerzo, pero son diferentes. Para explicarlo vamos a apoyarnos en la psicología conductual y más concretamente en el condicionamiento operante.

La permanencia deportiva.

En el caso de la permanencia en la categoría lo que se produce es un reforzamiento negativo, es decir la motivación de los jugadores es la evitación de un estímulo aversivo (el descenso).

Además, es muy diferente la satisfacción de conseguir una permanencia durante la liga regular que durante un play-off de descenso. El motivo es que a la contingencia (probabilidad) del hecho conseguido se le une la contigüidad del estímulo. Durante la liga regular, se pierde esa contigüidad y el reforzamiento se vuelve más distante en el tiempo. A no ser que te salves en la última jornada. Como se puede apreciar, se celebra más la permanencia los equipos que la logran en la última jornada in extremis que los que lo hacen a falta de más jornadas. La activación del sistema de recompensa (del neurotransmisor dopamina) tiene la culpa.

Ascenso deportivo.

Cuando ascendemos de categoría sucede una cosa parecida, pero incrementada por la consecución del objetivo positivo, la victoria (la recompensa). Lo que sucede en este caso es un proceso de reforzamiento positivo. El aprendizaje se refuerza por el hecho de mantener un conducta adecuada y conseguir el premio merecido. Nos dan el caramelo (premio) por habernos portado bien. Por eso, hablábamos antes de la consecución de pequeños objetivos como medida de refuerzo adaptado a las necesidades.

>> Artículo relacionado: Cómo establecer metas motivaciones por parte del entrenador.

Cada vez realizaremos mejor las conductas necesarias para lograr la recompensa y cada vez querremos más recompensa. En el deporte, las conductas que se aprenden como desencadenantes de recompensas son aspectos de entrenamiento (físico y técnico-táctico), disciplina y otras medidas que se verán reforzadas por el hecho de ganar. Además, cuando se producen situaciones de ascenso normalmente se tienen más estímulos reforzadores como pueden ser los ambientales (mayor afición) o, porque no decirlo, las primas económicas.

Sí, ganar siempre es mejor que perder, simplemente porque refuerza más. Otro día hablaremos sobre aquello de “nos ha venido bien perder”, ¿en serio prefieres perder? ¿Seguro? Una cosa es perder y otra cosa es generar resiliencia ante adversidades, no buscas perder, buscas la recompensa, la victoria.

>> Artículo relacionado: Resiliencia: factores de mejora.

Como sucede en el caso de la permanencia, cuando el ascenso se produce durante la liga regular las sensaciones son diferentes a cuando se consiguen ganando una final en la que la contigüidad de la recompensa aumenta. Por tanto, es lo mismo que pasa con un orgasmo, nos gusta tenerlos porque la recompensa (placer) es inmediata a la conducta realizada.

Ascender, el gran orgasmo deportivo.

Sobre el autor

Iván Pico

Graduado en Psicología (UNED). Nº Colegiado G-5480. Diplomado en Ciencias Empresariales (USC). Máster en Psicología del Trabajo y las Organizaciones. (INESEM). Máster Universitario Oficial en Orientación Profesional (UNED). Posgrado en Neuromarketing (Universidad Camilo José Cela). Técnico Deportivo Nivel II, fútbol sala (RFEF). Especialista en Psicología Aplicada al Deporte. Etc, etc…
Ver Página personal de Linkedin para información adicional o en la sección ¿Quién soy de la web? :)

Comentar

Click aquí para poner un comentario

Deja un comentario