Salud

¿Cómo afecta la nicotina al cerebro?

La nicotina modifica el funcionamiento del cerebro, concretamente actúa sobre los receptores colinérgicos de nicotina que forman parte del circuito de recompensa, liberando dopamina, que es el neurotransmisor de la motivación y la recompensa. Además, lo hace de manera muy rápida, entre solo 10 a 15 segundos es transportada desde los pulmones hasta sus receptores a través del torrente sanguíneo. De hecho, la forma más rápida de llevar una sustancia al cerebro es fumándola, lo cual genera unos efectos mucho más fuertes de refuerzo condicionado. El tabaco es la droga que presenta la mayor probabilidad de dependencia con tan solo probarla una vez (32%).

La adicción al tabaco es debida, como ya dijimos, a la liberación de dopamina, concretamente en la zona cerebral del estriado ventral (nucleo accumbens), la llamada vía de la dopamina mesolímbica, vía del refuerzo y la recompensa del cerebro. Estas zonas se activan de forma natural cuando realizamos algún logro motivante: aprobar un examen, mejorar las marcas deportivas, ganar un partido, experimentar un orgasmo, etc. Son los llamados subidones naturales que generan nuestras propios fármacos naturales sin necesidad de introducirlos de forma artificial. Tenemos nuestra propia morfina o heroína cerebral: endorfinas; la marihuana cerebral: anandamida, la cocaína o anfetaminas cerebrales: dopamina; o del tema que nos ocupa, nuestra propia nicotina cerebral: la acetilcolina.

>> Artículo relacionado: Cafeína: ¿aumenta el rendimiento cognitivo y físico?

Cuando una droga consigue activar estas zonas de manera abusiva y explosiva generan la adicción. Las drogas se saltan los propios neurotransmisores cerebrales y estimulan los receptores de éstas de manera que no es necesario conseguir la recompensa de forma natural, más a corto plazo y más intensa. ¿Te imaginas conseguir una medalla olímpica de maratón sin necesidad de salir a correr? Pues eso es lo que entiende el cerebro cuando te fumas un cigarrillo. No es natural. No es sano. Déjalo y ponte a hacer una actividad reforzante de verdad.

Además, el uso de sustancias no naturales provoca una mayor abstinencia y ansía por el consumo (craving) entrando en un círculo vicioso de preocupación por la búsqueda de la droga, adicción, dependencia y abstinencia. A largo plazo, ya no será la recompensa que produce la sustancia directamente, sino la anticipación de esta recompensa la que genere el círculo vicioso. Las neuronas dopaminérgicas dejan de responder al estímulo primario y lo hacen ya directamente al estimulo condicionado, que puede ser el ambiente como por ejemplo estar en una terraza de una bar tomando un café, que incita a encender el cigarro. En este caso además, el aumento de dopamina migra al estriado dorsal del cerebro.VÍA DE LA DOPAMINA MESOLÍMBICA

Ahora es cuando alguno lee esto y dice que él no tiene adicción al tabaco y que solo fuma cuando quiera. Y puede ser cierto, los sistemas de recompensa no son iguales para todo el mundo y pueden tener una naturaleza más impulsiva o menos. Es decir, hay gente que gana maratones olímpicos con menos preparación física que otros pero que consiguen la misma recompensa final.

¿Qué hace la nicotina en el cerebro?

Pues bien, la nicotina, se dirige principalmente a los receptores colinérgicos de nicotina del circuito de recompensa donde existen dos tipos de receptores de nicotina: el subtipo α4β2  y el y el subtipo α7.

El objetivo de fumar a nivel cerebral es intentar:

  • Desensibilizar todos los receptores nicotínicos α4β2.
  • Conseguir la máxima liberación de DA.
  • Prevenir el craving (ansia por fumar).

Los receptores α4β2 se encuentran inicialmente en estado de reposo (cerrados) y se abren al fumar un cigarrillo liberando dopamina generando el sentimiento de refuerzo, placer y recompensa. Una vez que se termina el cigarrillo, estos receptores se desensibilizan por lo que no pueden funcionar temporalmente reaccionando a la acelticolina (neurotransmisor natural cerebral) ni a la propia nicotina. Esta desensibilización coincide aproximadamente con lo que se tarda en inhalar un cigarrillo estándar.  El problema de esto es que cuando se abren, se han resensibilizado a su estado de reposo y quieren más refuerzo debido a la falta de liberación de dopamina. Es un círculo vicioso.

REFUERZO Y RECEPTORES NICOTINA¿Por qué las cajetillas de tabaco tienen 20 cigarrillos?

No por fumar más cigarrillos vas a conseguir más placer, los receptores se cierran solo con uno y no pueden reaccionar hasta pasado un tiempo. Ahora piensa, ¿cuántos cigarrillos tiene un paquete de tabaco? 20. ¿Cuántas horas pasas despierto? unas 16 horas. Pues a las tabacaleras les llega con ponerte 20 cigarrillos con los porcentajes adecuados de nicotina, ni cigarrillos más grandes ni más cortos, para mantener a un fumador medio con sus receptores de nicotina completamente desensibilizados. Es un tema de costes de producción. ¿Pensabas que los cigarrillos tenían ese tamaño por algo aleatorio? Lo tienen para que fumes un paquete diario sintiendo placer, un cigarrillo cada 45 minutos. Fumar más ya no genera placer cerebral e irá vinculado a otro tipo de condicionamiento, pero no fisiológico.

Corteza orbitrofrontal
Corteza orbitofrontal

¿Cómo daña el cerebro la nicotina?

Piénsatelo bien a la hora de empezar a fumar o decídete a intentar dejarlo ya que fumar acelera el proceso de envejecimiento del cerebro y empeora la capacidad para tomar decisiones, resolver problemas o controlar los impulsos. La causa es el adelgazamiento de la corteza orbitofrontal del cerebro. Según un reciente estudio publicado en la revista Biological Psychiatry se ha demostrado que cuanto más cigarros fuma al día una persona y más tiempo lleva siendo fumadora más adelgaza esta zona cerebral. Esto además, está relacionado con un mayor riesgo a las adicciones. Fumar tiene un efecto acumulativo por lo que los fumadores crónicos tienen más difícil dejarlo. La “buena” noticia, es que se ha descubierto que las personas que dejan de fumar son capaces de recuperar parte del grosor perdido de su corteza orbitofrontal. No pierdas el tiempo y deja el cigarrillo.

 

_

Enlace al estudio completo sobre daño cerebral: Cigarette smoking and thinning of the brain’s cortex.

Sobre el autor

Iván Pico

Graduado en Psicología (UNED). Nº Colegiado G-5480. Diplomado en Ciencias Empresariales (USC). Máster en Psicología del Trabajo y las Organizaciones. (INESEM). Máster Universitario Oficial en Orientación Profesional (UNED - cursando). Posgrado en Neuromarketing (Universidad Camilo José Cela). Técnico Deportivo Nivel II, fútbol sala (RFEF). Especialista en Psicología Aplicada al Deporte. Etc, etc...Ver Página personal de Linkedin para información adicional.

2 comentarios

Click aquí para poner un comentario

Deja un comentario

¿NECESITAS AYUDA?

Sí, ayúdame. No, sólo curioseo.
Existe también un servicio de recepción online con chat directo para consultas instantáneas. Pulsa el botón naranja de abajo.

Iván Pico | Psicólogo Col. Nº G-5480

¡Suscríbete!