Grupos Inteligencia Emocional Salud Social

Los grupos de encuentro, de Carl Rogers. Expresando sentimientos.

grupos de encuentro

Los grupos son sistemas sociales complejos presentes en prácticamente todos los contextos de nuestra existencia. El comportamiento grupal puede ser utilizado como herramienta con diversas finalidades de intervención. Somos seres sociales y las personas formamos parte de grupos que satisfacen nuestras necesidades primarias (sentido de pertenencia, identidad…) y sirven de fuente de retroalimentación de nuestras conducta.

Los grupos como herramienta de intervención psicológica pueden ser con sentido terapéutico (psicodrama, Gestalt, análisis transaccional, psicoanálisis, familiar sistémica, cognitivo-conductual, bioenergética…) o de aprendizaje (discusión, tutelaje, seminarios…) en los que un coordinador grupal o terapeuta profesional dirige una actividad grupal de forma directa con un objetivo terapéutico concreto. El coordinador tiene el rol de director. Un tercer tipo de grupos son los llamados grupos expresivos.

>> Artículo relacionado: Que NO son y que SÍ son las técnicas de dinámicas de grupo

¿Qué son los grupos expresivos?

Al contrario que en los grupos terapéuticos y de aprendizaje, en los grupos expresivos el coordinador de la actividad cobra un perfil de facilitador de la misma, fomentando así el encuentro entre personas iguales. Los grupos expresivos pretenden que la expresión emocional y de las propias vivencias sean el eje de la actividad de cara a la consecución del objetivo de la intervención. Los grupos expresivos más comunes son los grupos de encuentro humanistas  y los grupos de autoayuda.

Los grupos de encuentro, de Carl Rogers.

El mayor referente de este tipo de grupos es el que refleja Carl Rogers  en su libro Grupos de Encuentro publicado en el año 1970. En esta obra, Rogers explica como en los grupos de encuentro humanistas la concepción del terapeuta como experto pasa a un rol de facilitador de un proceso basado en la fuerza de crecimiento del propio grupo.

Tal y como lo define Rogers en su libro “el facilitador de un grupo que se reúne de forma intensiva puede desarrollar un clima psicológico de seguridad, donde se genera en forma gradual libertad de expresión y disminuyen las actitudes defensivas”. De esta forma se crea un clima que permite la expresión de sentimientos inmediatos de los miembros del grupo tanto hacia ellos mismos como hacia los demás.  Se genera una libertad emocional para expresar todo tipo de sentimientos, ya sean positivos, negativos o neutros que proporciona un clima de confianza recíproca. Los miembros del grupo acaban por aceptarse a nivel emocional, físico y mental tal como son.

Fases de los grupos de encuentro.

La mejor forma de explicar el funcionamiento de los grupos de encuentro es formular las 15 fases que se suceden a lo largo del proceso grupal:

  1. Confusión inicial. El líder (recordemos que solo cumple un papel facilitador, no directivo) explica a los presentes que las sesiones tendrán muy poca estructura y que cada uno será responsable de sus reacciones en el grupo.
  2. Resistencia a la expresión personal. Como la mayoría de las personas hacemos, los sujetos del grupo tienden a evitar compartir sus sentimientos y emociones. Es un sistema defensivo para evitar sentirse vulnerables ante el resto de personas.
  3. Descripción de las emociones vivenciadas en el pasado. Normalmente una de las personas, y si no el facilitador le ayudará, tomará la iniciativa de hablar, pero con la mayor probabilidad lo hará de situaciones pasadas y con poco valor emocional o afectivo.
  4. Expresión de emociones negativas. Se produce la primera expresión de vivencias presentes, normalmente dirigidas al facilitador o a los demás participantes y sin excesiva carga emocional todavía.
  5. Expresión y exploración de un material personal importante. Una vez que se percibe que al expresar emociones negativas no se produce nada extraño ni malo, las personas sienten un sentido de pertenencia al grupo mayor y comienzan a arriesgarse a la hora de compartir situaciones personales de mayor valor.
  6. Expresión de las emociones interpersonales. Surge la espontaneidad de los participantes, comienzan a expresarse sin meditación previa.
  7. Desarrollo de la capacidad curativa en el grupo. Aumenta la cohesión grupal, lo cual permite sentirse apoyado y protegido por el resto de participantes.
  8. Autoaceptación y comienzo del camino hacia el cambio de actitudes. Al aumentar la confianza, la persona empieza a comportarse y expresarse más acorde a sus sentimientos reales presentes.
  9. Derrumbe de la imagen. Las personas que conforman el grupo comienzan a sentirse tal y como son, sin restricciones ni censuras.
  10. Retroalimentación. Los participantes comienzan a percibir la retroalimentación del resto de sus compañeros ante su expresión y comportamiento. Se recibe y se aporta retroalimentación al resto del grupo.
  11. Confrontación. Surgen las emociones y actitudes más negativas de manera más frecuente y con mayor facilidad.
  12. Relación terapéutica fuera del grupo. El abrirse emocionalmente a otras personas suele generar lazos interpersonales, se comparten experiencias importantes que funcionan de nexo de unión para encontrarse fuera del grupo en otros lugares.
  13. Encuentro entre los participantes. Se termina desarrollando una cercanía emocional y una relación expresiva del sentir de cada participante.
  14. Expresión de sentimientos positivos y cercanía. Ya no solo se habla de las cosas malas, sino también de las buenas. Esto aumentará todavía más el sentido de pertenencia al grupo y reforzará las actitudes positivas.
  15. Modificación de conductas en el grupo. Finalmente, el grupo, creado con la finalidad de la mejora personal de alguna cualidad, o problema personal comienza a ver los resultados de las sesión o sesiones grupales con la modificación de la conducta problema inicial.

Se basan en explorar el territorio afectivo de las personas con el objetivo de desenmascararse frente al resto de participantes arriesgándose a compartir cosas personales y hablar de sí misma con el resto de personas que componen el grupo.

Este método es utilizado en psicología y en coaching para el desarrollo de personas, la educación no directiva, la mejora del autoconcepto o la formación en valores personales y sociales.

>> Artículo relacionado: El psicodrama, una terapia creativa. 

Referencias bibliográficas. 

Rogers, Carl. (1970). On Encounter Groups. New York: Harrow Books, Harper and Row, ISBN 0-06-087045-1

Sobre el autor

Iván Pico

Graduado en Psicología (UNED). Nº Colegiado G-5480. Diplomado en Ciencias Empresariales (USC). Máster en Psicología del Trabajo y las Organizaciones. (INESEM). Máster Universitario Oficial en Orientación Profesional (UNED - cursando). Posgrado en Neuromarketing (Universidad Camilo José Cela). Técnico Deportivo Nivel II, fútbol sala (RFEF). Especialista en Psicología Aplicada al Deporte. Etc, etc...Ver Página personal de Linkedin para información adicional.

Comentar

Click aquí para poner un comentario

Deja un comentario

¿Quieres consultar algo?

Sí, ayúdame. No, sólo curioseo. Existe también un servicio de recepción online con chat directo para consultas instantáneas. Pulsa el botón naranja de abajo.

¡Suscríbete!