Educación Grupos Organizaciones Social

Desarrollar la creatividad: técnicas para el fomento del pensamiento creativo

desarrollo creatividad

¿Qué es la creatividad? De forma sencilla, podemos definir creatividad como la capacidad de generar varias soluciones a un mismo problema. Es el proceso por el que se crean nuevas ideas o productos originales. Autores clásicos como Guilford (1967), primero en hablar acerca de las personas creativas, entienden el pensamiento creativo como una forma de pensar diferente, a la que llamó pensamiento divergente, ya que es un pensamiento que va en diferentes direcciones generando múltiples soluciones. Al contrario que el pensamiento convergente que solo requiere de una única respuesta y que suele ser el más evaluado en los test convencionales.

Artículos relacionados: 

¿Se puede desarrollar la creatividad?

El pensamiento creativo puede ser aprendido, hasta ciertos límites, y por lo tanto se puede enseñar a ser más creativo. Todas las personas tenemos en mayor o menor grado creatividad, como si se tratase de un espectro en el que cada uno se encuentra en uno u otro extremo, desde el más bajo hasta el extremo más alto, conocido como genialidad. Los genios son las personas con la creatividad más extrema, por lo que destacan en sus campos de actuación de manera más eficiente.

Ahora bien, no debemos olvidar el carácter hereditario de la creatividad como constructo propio de la personalidad de cada cuál. Sin embargo, en la conducta y pensamientos creativos existe parte innata y parte aprendida dentro de un entorno favorable (familia, trabajo, amistades, contexto social, interacciones…). Otro factor importante que influye en la creatividad es el estilo cognitivo de cada persona. Por lo que trabajarla, promoverla y mantener nuestros sistemas de procesamiento de información activos facilitará el desarrollo de nuestra creatividad. Es decir, un creativo es también trabajo y no solo talento innato.

10 características de las personas creativas.

Las personas creativas tienen una serie de características comunes a partir de las cuales son capaces de crear ideas o productos novedosos, impredecibles, únicos, sin precedentes, de manera sorpresiva e inesperada capaz de adaptarse a las circunstancias. Estas personas tienen en común estas 10 características principales:

  1. Coeficiente intelectual y flexibilidad intelectual.
  2. Pensamiento no convencional.
  3. Independencia y autonomía.
  4. Perserverancia.
  5. Alta motivación de logro.
  6. Gran sentido del humor.
  7. Autodisciplina y autocontrol.
  8. Gran amplitud de intereses.
  9. Preferencia por tareas complejas.
  10. Tolerancia a la ambigüedad.

Ser creativos nos convierte en personas más capaces de adaptarnos a las circunstancias, a todos nos gustaría ser más creativos. ¿Podemos ser más creativos?

¿Cómo podemos desarrollar la creatividad?

Para poder desarrollar un pensamiento creativo y su consecuente comportamiento creativo se deben cumplir dos criterios básicos:

  1. Minimizar o eliminar las barreras que impidan la expresión de la creatividad y crear un clima que estimule su expresión. Se trata de liberar a la persona de bloqueos emocionales que impidan la estimulación de la fluidez, flexibilidad y originalidad del proceso creativo.
  2. Entrenar las habilidades y características de las personas creativas a través de estrategias y técnicas que faciliten el proceso creativo.

“La creatividad requiere el coraje de dejar de lado las certezas.”

Erich Fromm (1900-1980)

Autores como Klausmeier (1993) indican que para enseñar la creatividad se deben tener en cuenta 5 aspectos:

  1. Se debe proveer gran variedad de materiales instruccionales y formas de expresión
  2. Desarrollar actitudes favorables hacia la realización creativa: ser receptivo a nuevas ideas.
  3. El profesor debe alentar continuamente a la expresión creativa espontánea.
  4. Se debe promover la productividad alentando a la transformación de ideas creativas en productos finales.
  5. Feedback. La retroalimentación y asistencia a la persona que instruimos en creatividad aportándole técnicas para solucionar problemas de forma creativa y realizar críticas constructivas que hagan crecer el interés y fomentar la creación de nuevas ideas.

Estrategias y técnicas para el fomento de la creatividad.

Brainstorming o tormenta de ideas.

El primer autor que ideó la técnica de la tormenta de ideas fue Osborn (1954) que basó su idea en cuatro principios fundamentales:

  1. Diferir o aplazar el juicio. Es decir, separar la fase de generación de ideas a la de la evaluación.
  2. Dejar volar la imaginación. Todas las ideas son aceptadas.
  3. Producir el mayor número de ideas. Cuantas más ideas más posibilidades de que alguna sea brillante.
  4. Combinar y mejorar las ideas de unos y otros.

>> Artículo relacionado: Qué no son y qué sí son las técnicas de dinámica de grupo. 

La idea tiene como objetivo crear una lista tan larga como sea posibles de posibles soluciones aun determinado problema para finalmente valorarlas y seleccionar aquellas que sean mejores o más brillantes en base a los supuestos (discutibles) de que la cantidad ocasiona calidad y que el pensamiento en grupo es superior al pensamiento individual. Se divide en tres fases:

  1. Planteamiento del problema.
  2. Descubrimiento de las ideas: expresar ideas.
  3. Descubrimiento de soluciones: valoración de las ideas propuestas, modificación y elección de la mejor.

Desarrollo de una sesión de brainstorming.

Hay algunos aspectos prácticos a tener en cuenta al hacer una sesión:

  • Escoger un secretario que anote las ideas, a poder ser escribirlas en un papel para su visualización en grupo. En el caso de una sesión individual se pueden generar una mapa de ideas. Un
  • Elegir un moderador. Sobre todo para los casos de los grupos de más de 4 personas. Alguien que limite y ponga orden al debate.
  • Mantener el ambiente relajado y alegre. Para fomentar este ambiente antes de iniciar el tema principal se puede plantear la resolución de un problema más banal en tono de humor como por ejemplo: como abrir una nuez solo con un palillo.
  • Limitar la sesión. Es contraproducente que la sesión dure más de 30 minutos.
  • Hacer copias. Pasar a limpios las ideas generadas.
  • Añadir y evaluar. Al día siguiente, no el mismo día, el grupo deberá volverse a encontrar para volver a revisar las ideas anotadas y evaluarlas para desarrollar las ideas más relevantes.

Idea Checklist o listas de comprobación.

La técnica de listas de comprobación es similar a la técnica de la tormenta de ideas, y se basa en la elaboración de preguntas que ayuden a estimular la generación de ideas.

7 son las sugerencias para elaborar estas listas de comprobación:

  1. Adaptar: coger ideas de otras fuentes y modificarlas. Por ejemplo, nutrirse de ideas a existentes.
  2. Modificar: coger la idea seleccionada y modificar su aspecto. A partir de la idea base moldearla para darle nuevas formas.
  3. Sustituir: cambiar atributos de la idea o producto creado.
  4. Disminuir: quitar atributos de la idea.
  5. Aumentar: ampliar los atributos del producto creativo.
  6. Invertir: caso especial de reorganización de ideas.
  7. Combinar: juntar varias ideas que parecían no relacionarse en un principio.

Attribute Listing o lista de atributos.

Según esta técnica, las ideas creativas surgen cuando se modifican las cualidades esenciales del producto creado. Implica por tanto una serie de pasos sucesivos que modifican las cualidades del objeto o idea o bien se le transfieren una cualidad e otro objeto. La técnica se basa en dos procesos:

  • Modificación: identificación de las características principales del objeto y realización de un listado para generar después ideas que modifiquen cada una de las características para a continuación observar qué sucede con ese cambio.
  • Transferencia: se utiliza el pensamiento analógico para encontrar ideas u objetos  más o menos semejantes al que queremos modificar para identificar en éste los atributos que queramos transferir a nuestra idea. Se incorporan y se observa lo que sucede con el resultado.

Synectics o sinéctica.

El objetivo de esta técnica es resolver los problemas usando diferentes analogías. En una primera fase se convierte lo extraño en familiar, para ello se debe relacionar las características más extrañas de una idea con las conocidas. A continuación se pasa a convertir lo familiar en extraño para poderlo contemplar desde otro punto de vista. Para esto existen cuatro mecanismos principales:

  1. Analogía personal: identificarse con el problema para convertirse en parte del mismo.
  2. Analogía directa: pensar en problemas parecidos de otros campos de actuación para ver como se resuelven.
  3. Analogía simbólica: utilizar imágenes objetivas para resolver el problema.
  4. Analogía fantástica: imaginar soluciones alejadas de la realidad para resolver un problema, para posteriormente adaptarlo a la necesidad real.

En definitiva, crear un clima que favorezca la expresión de la creatividad acompañadas de técnicas de fomento de ideas son los pilares básicos para el trabajo de la creatividad y su desarrollo tanto de forma individual como en grupo.

_

Referencias:

Guilford, J.P. (1967). La naturaleza humana. 

Klausmeier, H. J. Goodwin, W. (1993) Habilidades Humanas y Aprendizaje. Psicología Educativa. Editorial Harla. México.

Osborn, A. (1954). Applied Imagination.

Sobre el autor

Iván Pico

Graduado en Psicología (UNED). Nº Colegiado G-5480. Diplomado en Ciencias Empresariales (USC). Máster en Psicología del Trabajo y las Organizaciones. (INESEM). Máster Universitario Oficial en Orientación Profesional (UNED). Posgrado en Neuromarketing (Universidad Camilo José Cela). Técnico Deportivo Nivel II, fútbol sala (RFEF). Especialista en Psicología Aplicada al Deporte. Etc, etc...
Ver Página personal de Linkedin para información adicional o en la sección ¿Quién soy de la web? :)

Comentar

Click aquí para dejar un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.