Salud

10 actividades para entrenar la mente en casa

estimulacion cognitiva

Podemos definir el deterioro cognitivo como una disminución significativa del funcionamiento intelectual experimentado en un intervalo de tiempo que pueda ser comparado con un funcionamiento intelectual normal previo. No todas las habilidades cognitivas decrecen por la edad y dependen en gran medida de si se han realizado actividades de estimulación y rehabilitación cognitiva adecuadas que mejoren el rendimiento de manera preventiva.

De hecho, el envejecimiento psicológico no parece seguir el mismo camino que el envejecimiento neurobiológico debido a la gran importancia que tiene el impacto del ambiente sobre nuestra cognición. Existe una gran variabilidad a la hora de envejecer con un buen rendimiento cognitivo y en gran parte depende de nuestro propio entrenamiento mente.

>> Artículo relacionado: Desarrollar la creatividad: técnicas para el fomento del pensamiento creativo. 

Nuestra inteligencia, en cada uno de sus constructos como puede ser la inteligencia emocional, se puede mejorar, si la mantenemos activa. Sobre todo en la llamada inteligencia fluida que es aquella que referencia a la capacidad de razonamiento inductivo, fluidez verbal o al tiempo de reacción. Esta inteligencia fluida se deteriora más rápidamente y de forma más prematura que el otro gran tipo general de inteligencia, la inteligencia cristalizada que se relacionada más con las habilidades verbales (información y vocabulario) u que suele ser más estable que la fluida.

10 actividades para entrenar la mente en casa.

A continuación proponemos algunas sencillas actividades para mejorar el rendimiento cognitivo y evitar el deterioro temprano, ya sea debido a la edad o a otros factores patológicos. La estimulación cognitiva mediante ejercicios implican diversas áreas relacionadas con los procesos psicológicos más básicos como pueden ser la atención, la memoria, la percepción o las funciones ejecutivas.

1. Ejercicios de praxias.

Básicamente se trata de realizar ejercicios que impliquen cierta coordinación óculo-pie y óculo-mano como puede ser realizar tareas de la casa de forma ordenada, subir las escaleras y contar cuantas hay a medida que subimos o ejercicios de coordinación dinámica general como practicar gimnasia de mantenimiento o actividades similares.

2. Ejercicios de cálculo.

Sumas, restas, divisiones, multiplicaciones… todo lo que hacíamos en el colegio lo podemos trasladar a ejercicios básicos que mejorarán además la capacidad atencional. También se pueden utilizar juegos que impliquen necesidad de cálculo básico como el bingo, juegos de cartas, etc. También se puede trabajar ejercitando el cambio de las monedas que recibimos al realizar una compra.

3. Ejercicios de orientación.

Estimular la orientación temporal, espacial y la propia personal es otra de las tareas que debemos tener en cuenta. Para ello podemos realizar pequeñas actividades como completar mapas o revisarlos y saber transcribirlos e interpretarlos.

4. Ejercicios de atención.

Aunque todos está relacionados con la atención en menor o mayor grado, se pueden realizar ejercicios específicos como ordenar letras de palabras descolocadas o descubrir números repetidos en una serie.

5. Ejercicios de lenguaje.

Podemos trabajar el el lenguaje desde cuatro aspectos: lenguaje automático (evocación verbal, como repetir los meses del año); lenguaje espontáneo (describir  imágenes); denominación (citar nombres de elementos de la cocina, del cuerpo humano, etc.) o ejercicios de repetición.  En este aspecto también podemos trabajar los ejercicios de categorías léxicas o familias de palabras o sinónimos y antónimos.

6. Ejercicios artísticos.

La creatividad se puede trabajar a cualquier edad y si de pequeños éramos capaces de hacer dibujos a diario, ¿por qué no vamos a poder dibujar de mayores? Sencillas actividades de colorear, dibujar o incluso copiar otro dibujo mantienen despierta nuestra mente creativa. Dentro de esta faceta artística podemos incluir otro tipo de actividades como la costura o la marquetería.

>> Artículo relacionado: Envejecer de forma óptima: de hacernos viejos hacernos bien. 

7. Ejercicios de memoria.

Por ejemplo, se puede crear un álbum fotográfico con la historia de nuestra vida y forzar así a nuestra memoria a tener que dar respuesta a preguntas pasadas. A cada fotografía se le puede asociar una historia y usarla para los ejercicios de lecto-escritura del apartado siguiente.

8. Ejercicios de lecto-escritura.

Se pueden realizar ejercicios de compresión lectora tan sencillos como leer una noticia de un periódico y contestar a preguntas básicas de conocimiento del texto, las 6W del periodismo: qué, cómo, cuándo, porqué, dónde y quién.

La redacción o la creación de escritos fomentan, como en el caso anterior, nuestras funcionalidades cognitivas básicas. Se pueden realizar tareas de creación de cuentos o historias a través de palabras sueltas que deben unirse para formar una historia coherente.

9. Ejercicios de asociación.

Relacionar palabras con colores, ciudades u otros objetos. Por ejemplo: el limón es amarillo y ácido.

10. Otros ejercicios relacionados con el ocio.

Realizar pasatiempos, crucigramas, sopas de letras, jeroglíficos o jugar a un sencillo juego de mesa como puede ser el ajedrez o las cartas también fomenta que nuestro cerebro se mantenga activo. Incluso, por qué no, jugar a videojuegos que en algunos casos mejoran la capacidad atencional y perceptiva. Otra actividad que mantiene nuestra cognición activada es escuchar música e incluso practicar con algún instrumento.

 

Esto solo es una pequeña muestra de las actividades que las personas que empiezan a sufrir deterioro cognitivo pueden realizar como prevención y mejora de su rendimiento en busca de un envejecimiento activo que le permita mantener su nivel de bienestar psicológico y físico en niveles óptimos. Además, vivimos en una sociedad en la que el porcentaje de la población mayor se ha visto incrementada en los últimos años considerablemente por lo que se vuelve de mayor interés el fomento de las actividades de prevención de deterioro cognitivo. La tecnología es parte importante de la mejora de estas habilidades y ya existen programas que facilitan la estimulación cognitiva. Descarga Stimulus gratis para comprobar los beneficios que sobre la cognición pueden tener este tipo de herramientas.

Sobre el autor

Iván Pico

Graduado en Psicología (UNED). Nº Colegiado G-5480. Diplomado en Ciencias Empresariales (USC). Máster en Psicología del Trabajo y las Organizaciones. (INESEM). Máster Universitario Oficial en Orientación Profesional (UNED). Posgrado en Neuromarketing (Universidad Camilo José Cela). Técnico Deportivo Nivel II, fútbol sala (RFEF). Especialista en Psicología Aplicada al Deporte. Etc, etc...
Ver Página personal de Linkedin para información adicional o en la sección ¿Quién soy de la web? :)

Comentar

Click aquí para dejar un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.