Ocio Social Videojuegos

Adicción a Clash Royale: análisis de un juego que engancha.

clash royale adicción

Quedan 3 horas para poder abrir otro cofre de Clash Royale y aprovecho para escribir sobre este adictivo juego que ha terminado por engancharme. Hace tiempo publicábamos un artículo sobre cómo enganchan los juegos de móvil desvelando algunos de los principios psicológicos que influían en nosotros para tenernos atentos a nuestro juego favorito, que puede llegar a crear inclusión adicción.

En Clash Royale se cumplen todos los puntos observados en otros juegos. Sin duda, una gran estrategia de marketing de Supercell, empresa creadora del juego. En este sentido, mi más sencilla enhorabuena por su creación. Sin embargo, que algo nos quede claro, el juego está creado para ganar dinero (y mucho), con lo cual hay que tener cuidado de no caer en la tentación de las compras incontroladas. Si tu hijo juega a Crash Royale ponle limitaciones.

Y es que el juego está instalado en smartphones de niños, adolescentes y adultos de todo el mundo que esperan con ansia por nuevos cofres, nuevas cartas y arenas para jugar. Si te han hablado de él, cuidado, es probable que juegues más de una partida.

Contenidos: 

  1. Modelo de negocio: psicología del consumo. 
  2. Estímulos. 
  3. Condicionando al jugador: programas de reforzamiento (y castigo)
  4. Competitividad
  5. Red social
  6. La dopamina tiene la culpa

Análisis psicológico de Clash Royale.

Ante todo decir que Clash Royale es un juego realmente divertido y que bien utilizado me atrevería a decir que puede fomentar muchas competencias en procesamiento de la información, rendimiento cognitivo y en la solución de problemas. Podríamos definirlo como un juego de rol al estilo de las famosas cartas de Magic, pero de manera sencilla, en tu móvil y contra gente de todo el mundo. Es por tanto un juego de estrategia en el que el jugador posee cartas con diferentes niveles y poderes para elegir la mejor táctica de cara a derrotar a su adversario en una batalla en tiempo real.

>> Artículo relacionado: Cómo solucionar problemas en 5 fases.

Clash Royale se trata por tanto de una suerte de ajedrez moderno. Hasta aquí todo correcto, siempre y cuando se use con moderación y control. Recordemos que el juego te podría llegar a atrapar en un bucle de compras por conseguir las mejores cartas y esto es lo que podría llegar a ser un problema. Evidentemente, los creadores del juego han hecho que estas compras (nada baratas, por cierto) se puedan realizar de manera rápida y sencilla. Lo dicho, moderación y control.

Empecemos el análisis partiendo de los principios del artículo ¿Cómo enganchan los juegos de móvil?.

1. El modelo de negocio: psicología del consumo.

El negocio lo han basado básicamente en ponerte el caramelito delante de los ojos y esperar que piques el anzuelo. Al igual que pasa en el famoso experimento de la nube sobre la fuerza de voluntad de Walter Mischel (1972),  en el que se midió el nivel de paciencia de los niños ante la exposición a unos caramelos. Clash Royale se sirve como un juego gratuito (si no haces compras extra), de sencillo acceso y con una apariencia gráfica muy apetitosa. Además, actúa el efecto validación social, en forma de bola de nieve: si juegan los demás debe ser bueno y divertido. Probemos.

>> Artículo relacionado: Fuerza de voluntad: el experimento de la nube

Las partidas duran 3 minutos, durante los cuales has de estar atento a los movimientos de tu rival y a tu estrategia (sin posibilidad de pausar), por lo que está pensado para poder jugar una partida en cualquier momento libre que tengamos. Eso está bien. El problema empezaría  a surgir si el tiempo que le dedicamos a jugar se lo quitamos a otras facetas de la vida más importantes: familia, atender correctamente las tareas del trabajo, no dejar de lado otras actividades por el juego.

El modelo de negocio no les va nada mal, en algún lado leí que han llegado a facturar hasta 2 millones de euros en un solo día. No me extrañaría nada que fuesen cifras reales.

2. Estímulos.

La dinámica del juego consiste en ir ganando partidas para poder abrir cofres que contienen diferentes cartas y premios para poder mejorar nuestro equipo. Para que no se te olvide abrir ningún cofre, el propio juego te enviará una notificación (que puedes desactivar) para avisarte de que tienes la posibilidad de conseguir nuevas cartas. Este aviso (estímulo), te llevará a la aplicación y no solo abrirás el cofre sino que seguramente juegues una partida más y revises las nuevas cartas. Evidentemente, cuantas más veces entremos en el juego, por estadística, las probabilidades de que alguien realice compras se multipliquen.

Además, la consecución de cofres está pensado para mantenerte atento a abrir la aplicación para ver los nuevos cofres a lo largo de todo el día ya que. Existen cofres que se abren cada 3 horas (es un tiempo prudente para realizar un descanso en el trabajo), cada 8 horas (son las horas que dormimos), etc.

Por si esto fuera poco, el juego notifica constantemente de las nuevas cartas para comprar, nuevas partidas para visualizar, etc.

El juego por tanto está repleto de estímulos visuales muy cuidados, incluso estímulos auditivos muy agradables. Si estás en bar y alguien abre la aplicación con sonido, seguramente te gires hacia esa persona y reconozcas la música de inicio de Clash Royale. De hecho, al principio de validación social se le une el principio de simpatía, de la influencia social.

>> Artículo relacionado: Principios de influencia social.

3. Condicionando al jugador: programas de reforzamiento (y castigo).

Una de las mejores maneras de mantener a un cliente es la fidelización. Cuando en un bar quieren que vuelvas suelen invitarte a una ronda. Pues en este juego, cada cierto tiempo te regalan cofres de cartas y monedas para mejorarlas. Para lograr el condicionamiento de la persona el juego utiliza lo que en psicología se llama programa de reforzamiento de razón variable, como en las máquinas tragaperras. Así, cada cierto tiempo conseguirás cartas mejores dentro de tus cofres y claro está, que si abres un cofre con cartas malas estarás deseando abrir más para conseguir el premio de una carta mejor. Esa incertidumbre nos mantendrá pendientes de abrir nuevos cofres.

>> Artículo relacionado: ¿Cómo enganchan los juegos de móvil?

Además, para mantenerte enganchado utilizan otro de los programas de condicionamiento más efectivos, el reforzamiento de intervalo fijo. Este es el que explicábamos en el punto anterior, sabes que cada cierto tiempo vas a tener un refuerzo positivo en forma de cofre, así que entras y vuelves a jugar.

Por si fuera poco, el juego te permite conseguir un refuerzo positivo (cofre) si consigues ganar varias batallas (conquistar torres). Si consigues 10 torres, podrás abrir otro cofre más que dará pasado a tener que esperar para poder conseguir el siguiente (intervalo fijo de nuevo). ¿Casualidad que sean 10 torres las que tienes que conseguir? Evidentemente no. Durante el juego solo puedes conseguir 3 torres máximo, con lo cual para conseguir tu refuerzo positivo, como mínimo has de tener que jugar 4 partidas, aunque la sensación que te dará es que necesites menos. De hecho, aunque ganes 12 torres en 4 juegos, solo te reforzará con el cofre como si ganases 10.

Los refuerzos se utilizan para incrementar conductas, por eso incluso puedes jugar aunque no puedas conseguir cofres para conseguir subir de escenarios y conseguir monedas para mejorar cartas,  aunque de forma más lenta, es una forma de mantener el condicionamiento latente y no se extinga fácilmente. ¡Sï, la psicología vuelve al ataque! Lo que menos quieren es que se extinga el  condicionamiento del juego.

También tiran de psicología para aplicar castigos negativos o coste de respuesta. Sí, porque cada vez que pierdes una batalla te quitarán “coronas” y eso jode. Jode mucho. Te retiran un estímulo agradable (trofeos) cada vez que haces algo negativo (una mala partida). Es lo mismo que sucede en el sistema de puntos de retirada de carnet: cometo una infracción y me retiran puntos, si en cambio hago todo bien, terminaré recibiendo puntos adicionales.

Por tanto,  ¿Cómo evito perder partidas y no recibir ese castigo? ¡Pues comprando cofres para conseguir mejores cartas o jugando mucho más! Ahí es donde buscan el negocio y donde tenemos que tener cuidado para jugar de forma responsable.

>> Artículo relaconado: Programa de economía de fichas para la mejora de conductas

 4. Competitividad.

Ganar. A todos nos gusta ganar. Y para eso necesitamos jugar, aprender, mejorar, (comprar), probar nuestras cartas, etc. El juego nos presenta varias formas de hacernos sentir reconfortados. Por un lado, subir el nivel de experiencia mejorando las cartas. Por otro lado, a medida que conseguimos trofeos podemos acceder a nuevos escenarios de juego (arenas) que nos permiten descubrir nuevas cartas. Y todos, todos, queremos jugar en la mejora arena posible. Es como un futbolista que comienza a jugar en campos de tierra pero su sueño es jugar en el Camp Nou. Para eso, Clash Royale, permite formar equipos (clanes) y mejorar mediante partidas de entrenamiento. Sí, como los deportistas.

>> Artículo relacionado: Diferencias entre expertos y principiantes en la solución de problemas. 

Una de las cosas más llamativas del juego es que, en teoría, juegas en tiempo real contra otra persona. Esto suele ser mucho más motivante que si juegas tu solo, ya que el refuerzo se vuelve más contingente y contiguo. De hecho, el juego permite enviarle alguna notificación al adversario que puede servir de refuerzo o castigo. Quieras o no, ser competitivo y ganar en directo y a otra persona física es mucho más motivante. La evolución es competición, siempre y cuando sea utilizando medios éticos, claro.

Además, el sentirnos capaces de ganar a un adversario y mejorar mejorar nuestra autoeficacia percibida, reforzada por el número de coronas, batallas, monedas y cartas conseguidas.

>> Artículo relacionado: Autoeficacia profesional: un empujón hacia el éxito profesional.

5. Red social.

El juego permite interactuar con personas del todo el mundo y pertenecer a grupos (clanes), lo cual incentiva el sentimiento de pertenencia, que también actúa como sistema motivacional para mantenerse al nivel del resto de equipo. Se pueden visualizar partidas de otra gente, realizar torneos e incluso jugar contra tus amigos.

Además, el hecho de poder ser vistas tus partidos por otra gente y poder debatir sobre estrategias y cartas de juego es un aliciente más hacia el entretenimiento que hace un poco más real la virtualidad del juego. De hecho, existen ya torneos presenciales de Clash Royale con cuantiosos premios económicos para los mejores.

>> Artículo relacionado: El número de Dunbar: cuántos amigos podemos llegar a tener.

6. La dopamina tiene la culpa.

El neurotransmisor dopamina es el encargado de activar el sistema de recompensa del cerebro. El cerebro se inunda de dopamina cuando algo nos agrada y nos refuerza a volver a conseguir ese estímulo agradable. El problema es que para conseguir ese placer cada vez necesitamos un estímulo mayor. En cierto modo, es el mismo proceso que sigue cualquier otro tipo de adicción. Con lo cual repito: moderación y responsabilidad.

Desde mi punto de vista, es un juego interesante, entretenido y bien pensado pero como dijimos con gran número de condicionantes que buscan el éxito económico de su empresa, como todas. Con lo cual procura no caer en los gastos desorbitados o que la adicción al juego te impida en tus labores diarias.

Cómo evitar compras indeseadas dentro de Clash Royale.

Si no quieres llevarte una sorpresa en la factura y evitar que tu hijo o hija haga compras dentro del juego sigue estos consejos:

  1. Visita la guía para padres que la propia compañía creadora del juego pone a tu disposición. En la propia aplicación puedes acceder a ella dándole a la configuración general (rueda superior derecha) >> guía de padres. También puedes acceder a ella a través de este enlace (en inglés).
  2. Restringe el acceso a compras en la configuración de tu teléfono.
    1. iOS (iPhone, iPad):  Ajustes > General > Restricciones > Activar restricciones > Elegir código de restricción. Una vez hecho esto podrás ver lo que está permitido comprar dentro de tu smartphone. Desactiva las compras para Clash Royale y listo.
    2. Android: Abre Google Play Store > Icono Menú > Ajustes > Pedir autentificación para realizar compras > Selecciona la opción > Sigue instrucciones.

Seguramente existan otros muchos aspectos de Clash Royale que han conseguido que sea un juego tan popular y adictivo. Te invito a compartir en comentarios tus propias conclusiones.

Sobre el autor

Iván Pico

Graduado en Psicología (UNED). Nº Colegiado G-5480. Diplomado en Ciencias Empresariales (USC). Máster en Psicología del Trabajo y las Organizaciones. (INESEM). Máster Universitario Oficial en Orientación Profesional (UNED - cursando). Posgrado en Neuromarketing (Universidad Camilo José Cela). Técnico Deportivo Nivel II, fútbol sala (RFEF). Especialista en Psicología Aplicada al Deporte. Etc, etc...Ver Página personal de Linkedin para información adicional.

4 comentarios

Click aquí para poner un comentario

Deja un comentario

¿NECESITAS AYUDA?

Sí, ayúdame. No, sólo curioseo.
Existe también un servicio de recepción online con chat directo para consultas instantáneas. Pulsa el botón naranja de abajo.

Iván Pico | Psicólogo Col. Nº G-5480

¡Suscríbete!