Deporte Inteligencia Emocional

El deporte mejora la inteligencia emocional, según la ciencia.

deporte-inteligencia-emocional

El deporte reporta gran cantidad de beneficios no solo físicos y sino también mentales. Dentro de estos últimos, implica una mejoría de la gestión emocional, competencia transversal tanto para la vida como para la incorporación al entorno laboral. Inteligencia emocional y deporte correlacionan entre ellos y varios estudios científicos así lo han demostrado. Pon deporte en tu vida. Pon emoción en tu vida.

>> Artículo relacionado: Cómo el deporte te puede ayudar a encontrar trabajo.

La ciencia lo confirma, la práctica deportiva fomenta la inteligencia emocional.

Deporte universitario e inteligencia emocional.

La actividad deportiva forma parte de la formación integral de las personas y está incluida dentro de los programas curriculares de educación, tanto primaria como secundaria e incluso forma parte de la vida universitaria. En este último caso se centra el estudio realizado por Sauer, Desmond y Heintzelman (2013) que estudiaron la relación entre práctica deportiva e inteligencia emocional en estudiantes universitarios americanos, valorando las diferencias entre hombres y mujeres en las expectativas laborales, siendo estas más altas en las personas que habían practicado deporte.

Mejora personal y deporte.

El deporte exige resolución de problemas de forma creativa y ser una persona creativa es una de las cualidades más valoradas a la hora de seleccionar trabajadores. Parece obvio decir que el trabajo en equipo es uno de los puntos fuertes de la práctica deportiva, sobre todo en los deportes colectivos en los que las metas se consiguen gracias al trabajo común. Otros aspectos relevantes del deporte es la exposición a situaciones que exigen resiliencia, como sobreponerse a malos resultados o la mejora en el liderazgo y competencias sociales.

>> Artículo relacionado: Resiliencia: factores de mejora.

El deporte mejora los componentes de la inteligencia emocional.

Todas estas habilidades fomentadas por el deporte parecen estar directamente relacionadas con la inteligencia emocional, dado que todos los componentes de la inteligencia emocional (Goleman, 1996), parecen tener cabida dentro del deporte: autocontrol emocional (manejo de estrés y ansiedad en situaciones de juego); autoconocimiento emocional (toma de decisiones en función de las características propias); habilidades sociales (interactuación con compañeros, rivales y cultura organizacional y deportiva); automotivación (iniciativa deportiva); empatía (entender las frustraciones de los demás, las victorias y las derrotas).

>> Artículo relacionado: Componentes de la inteligencia emocional.

Este planteamiento ha sido confirmado por diferentes estudios que relacionan la práctica deportiva con la inteligencia emocional (Meyer y Fletcher, 2007) o más reciente la investigación realizada por Almagro, Fernández, Ozcorta y Sáenz-López (2014) sobre inteligencia emocional percibida y el bienestar psicológico de los estudiantes en función de la actividad física recibida en el que los niveles de satisfacción con la vida eran mayores para los universitarios que habían practicado deporte durante sus estudios universitarios. Esto parece relacionarse con la predicción del éxito laboral que demostró el estudio con jóvenes universitarios que realizada práctica deportiva durante sus estudios (Sauer, Desmond y Heintzelman, 2013).

>> Artículo relacionado: Autoeficacia profesional: un empujón hacia el éxito laboral.

El deporte mejora la fatiga subjetiva y las relaciones.

Estos estudios reafirman las investigaciones de Brown y Schutte (2006) sobre la mejora en la fatiga subjetiva de las personas que realizaban actividad física. Es decir, la personas que practican deporte tienen mayor resistencia al agotamiento y mental ante la necesidad de descanso, soportando mejor las situaciones de estrés.

Además, como ya comentamos, la práctica deportiva afecta de manera positiva en las oportunidades de relacionarse, socializar y comprometerse (Berger y Molt, 200; Saklofske et al, 2007), siendo las habilidades emocionales uno de los componentes más importantes de la inteligencia emocional.

El deporte como asignatura transversal.

El deporte forma gran parte de las actividades extracurriculares, las cuales sirven de refuerzo para el desarrollo del adolescente hacia la vida adulta. Esto ha sido corroborado por un reciente estudio en el que se analizaron los niveles de inteligencia emocional junto a otros factores protectores, como la resiliencia, en jóvenes que realizaban diferentes actividades extraescolares entre las que se incluía pertenecer a equipos deportivos, una vez más los resultados correlacionaron de forma positiva (Ruvalcaba, Gallegos, Borges, Gonzalez, 2017).

>> Artículo relacionado: ¿Qué es la inteligencia emocional? Definición histórica.

_

Este artículo es un extracto del trabajo fin de máster titulado Efectos de la práctica deportiva en equipo durante la adolescencia en los componentes sociales e interpersonales de la inteligencia emocional, precursora del éxito laboral, trabajo realizado por Iván Pico Martínez en 2017, creador y director de psicopico.com.

Referencias:

Brown, R. F., & Schutte, N. S. (2006). Direct and indirect relationships between emotional intelligence and subjective fatigue in university students. Journal of Psychosomatic Research, 60, 585-593.

Goleman, D. (1996). Inteligencia emocional (4a ed. edición). Barcelona: Kairos.

Meyer, B.B., Teresa B. Fletcher, T.B.  (2007) Emotional Intelligence: A Theoretical Overview and Implications for Research and Professional Practice in Sport Psychology, Journal of Applied Sport Psychology, 19(1), 1-15

Ruvalcaba, N.A., Gallegos, J., Borges, A., Gonzalez, N. (2017) Extracurricular activities and group belonging as a protective factor in adolescence, Psicología Educativa, 23 (1). 45-51.

Saklofske, D. H., Austin, E. J., Rohr, B. A., & Andrews, J. J. W. (2007). Personality, emotional intelligence and exercise. Journal of Health Psychology, 12, 937-948.

Sauer, S., Scott Desmond, S., Martin Heintzelman, M. (2013). Beyond the playing field: the role of athletic participation in early career success.  Personnel Review, 42, 6 . 644-661.

Sobre el autor

Iván Pico

Graduado en Psicología (UNED). Nº Colegiado G-5480. Diplomado en Ciencias Empresariales (USC). Máster en Psicología del Trabajo y las Organizaciones. (INESEM). Máster Universitario Oficial en Orientación Profesional (UNED). Posgrado en Neuromarketing (Universidad Camilo José Cela). Técnico Deportivo Nivel II, fútbol sala (RFEF). Especialista en Psicología Aplicada al Deporte. Etc, etc…
Ver Página personal de Linkedin para información adicional o en la sección ¿Quién soy de la web? :)

Comentar

Click aquí para poner un comentario

Deja un comentario