Inteligencia Emocional Salud

Mejora tu autoestima, fuente de nuestro bienestar personal.

autoestima

Hablar de autoestima es hablar de las creencias que tenemos sobre nosotros mismos, de lo que percibimos acerca de nuestras propias capacidades, habilidades o pensamientos. Nosotros mismos somos el principal motor de nuestro bienestar psicológico y emocional por lo que tener una alta autoestima positiva será nuestra principal fuente de energía hacia el crecimiento personal.

¿Qué es la autoestima?

Podemos definir la autoestima como la valoración que una persona efectúa de sí misma en función de su propia descripción e implica una representación afectiva compleja y cambiante que se puede reflejar en un grado de satisfacción propia.

La personas con una alta autoestima se muestran bien consigo mismas y se consideran más fuertes de cara a afrontar los retos de la vida. Sin embargo, las personas con una autoestima baja suelen tender a percibir la realidad y así mismos de forma distorsionada con la consecuente repercusión sobre su propia aceptación personal y su autoeficacia percibida.

Diferencia entre autoestima y egocentrismo.

No por tener una elevada autoestima una persona es egocéntrica. El egocentrismo se basa en el sentimiento de superioridad y exclusividad sobre los demás. La autoestima representa más un estado armónico personal, de coherencia, que permite crecer, progresar y aprender del mundo que nos rodea y de nosotros mismos.

Baja autoestima y distorsiones cognitivas.

Una de las principales causas de una baja autoestima es la relacionada con las distorsiones del pensamiento, o distorsiones cognitivas. Cuando realizamos visiones desajustadas sobre nosotros mismos o el mundo que nos rodea se produce un procesamiento erróneo de la información que nos lleva a malinterpretar la realidad. Algunas de las interpretaciones irracionales más comunes son las que siguen y puedes aprender más sobre ellas en este otro artículo: Las 17 distorsiones cognitivas más frecuentes:

  1. Inferencia arbitraria.
  2. Catastrofismo.
  3. Comparación.
  4. Pensamiento dicotómico o polarizado.
  5. Descalificación de lo positivo.
  6. Razonamiento emocional.
  7. Construcción de la ida en base a opiniones externas.
  8. Adivinación.
  9. Etiquetado.
  10. Magnificación.
  11. Minimización.
  12. Leer la mente.
  13. Sobregeneralización.
  14. Perfeccionismo.
  15. Personalización.
  16. Abstracción selectiva.
  17. Los “debería”.

>> Artículo relacionado: Las 17 distorsiones cognitivas más frecuentes

Consejos para aumentar la autoestima.

La mejor forma de aprender las herramientas para mejorar la autoestima es mediante la ayuda profesional. Si sientes que tu autoestima está debilitada y te afecta a tu vida cotidiana acude a profesionales psicólogos especializados en emociones y prevenir la autocrítica patológica.

Y no solo cuando ya está debilitada, sino antes. Cuida tu mente.  Al igual que cuidamos otros aspectos más físicos de nuestra persona es conveniente mantener nuestros niveles emocionales en estados saludables por lo que acudir a cursos de autoestima será tu mayor baza para prevenir los estados emocionales negativos y mejorar el rendimiento personal en todas las facetas de la vida. Siéntete más vivo y mejor contigo mismo, la autoestima también se trabaja.

Reglas básicas para aumentar la autoestima.

Fortalezar nuestra autoestima es posible, pero ello implica conseguir una serie de objetivos fundamentales, como los que siguen:

  • Detectar los pensamientos negativos automáticos y ponerles freno.
  • Convertir lo negativo en positivo.
  • No generalizar.
  • Centrarse en lo positivo.
  • Ser consciente de los logros y disfrutarlos.
  • No comparase con los demás.
  • Aprender a diferenciar los comportamientos de las otras personas. Lo que se hace en un momento no es la definición de la persona.
  • Darse permiso para equivocarse. Se aprender de los errores.
  • Cambiar los “debería” por los “me gustaría”.
  • Aceptar los límites.
  • Aceptar las capacidades.
  • Esforzarse por mejorar.

Proceso de mejora de la autoestima.

Como ya dijimos, autoimagen y autoconcepto se pueden trabajar y para ello es conveniente que acudas a talleres de psicólogos profesionales que te guiarán en el proceso de aprendizaje para la mejora de la autoestima. Básicamente, el proceso para la mejora sería el siguiente:

  1. Detectar los pensamientos automáticos. Igual que nos damos cuenta de nuestros pensamientos más racionales y positivos, debemos practicar para para atender a los pensamientos más irracionales y negativos. Es una tarea complicada y que exige una alta carga de honestidad emocional para poder detectar precozmente los pensamientos intrusivos.
  2. Identificar la distorsión cognitiva subyacente. Podemos coger como referencia las distorsiones del pensamiento más habituales relacionadas más arriba para saber qué error cognitivo hemos cometido en cada momento. Ponerle nombre a nuestras distorsiones nos ayudará en el proceso de mejora. Se trata de realizar una correcta autocrítica patológica.
  3. Buscar evidencias. Es decir, debemos tratar de comprobar la validez de nuestros pensamientos automáticos. ¿Tienes pruebas de que lo que estás pensando es cierto? ¿Lo puedes demostrar? Con estas sencillas preguntas nos replantearemos si nuestro pensamiento se basa en pruebas objetivas o son solo suposiciones.
  4. Modificar el pensamiento irracional. Para ponerle fin a un problema, debemos conocer el error que lo ocasiona para poderlo solucionar. A partir de este momento podremos replantear nuestras ideas de manera más constructiva y cambiar lo que antes era un pensamiento negativo por uno positivo que nos permita seguir creciendo personalmente.
  5. Practicar la identificación de emociones y pensamiento. La mejor forma de fortalecer nuestra autoestima es practicar estos pasos para prevenir recaer en situaciones de pensamientos intrusivos. Conocerse a uno mismo es la base de la gimnasia cerebral.

Nadie ha dicho que sea fácil mejorar nuestra autoestima, pero es posible. Acude a un profesional si no eres capaz de hacerlo por ti mismo. Los psicólogos no mordemos. Y tú, ¿que haces por tu bienestar personal?

Sobre el autor

Iván Pico

Graduado en Psicología (UNED). Nº Colegiado G-5480. Diplomado en Ciencias Empresariales (USC). Máster en Psicología del Trabajo y las Organizaciones. (INESEM). Máster Universitario Oficial en Orientación Profesional (UNED - cursando). Posgrado en Neuromarketing (Universidad Camilo José Cela). Técnico Deportivo Nivel II, fútbol sala (RFEF). Especialista en Psicología Aplicada al Deporte. Etc, etc...Ver Página personal de Linkedin para información adicional.

Comentar

Click aquí para poner un comentario

Deja un comentario

¿Quieres consultar algo?

Sí, ayúdame. No, sólo curioseo. Existe también un servicio de recepción online con chat directo para consultas instantáneas. Pulsa el botón naranja de abajo.

¡Suscríbete!