Educación

¿Cuál es la importancia de los talleres de violencia de género?

violencia genero taller

Cuando hablamos de impartir prevención o sensibilización una de las mayores necesidades que imperan en nuestra sociedad es la relacionada con la violencia de género que se relaciona directamente con la discriminación de género y la desigualdad entre mujeres y hombres. Pongamos cifras: entre el año 2016 y 2018 murieron 176 personas en España de las cuales el 85,8% fueron mujeres por causas de violencia de género y violencia doméstica íntima según los datos proporcionados por el Consejo General del Poder.

Son cifras muy preocupantes que revelan que la violencia machista sigue siendo un grave problema que se debe atajar cuanto antes para evitar más muertes y problemas familiares y psicológicos relacionados. En demasiadas ocasiones los esfuerzos se centran sobre la víctima que los ha sufrido, lo cual es necesario, pero no debemos olvidar que para evitar llegar a necesitar esa ayuda se debe invertir en educación y prevención temprana. 

La mejor solución ante la violencia de género: educación y prevención temprana

Los talleres de prevención y charlas educativas deben comenzar desde las primeras etapas de la vida para que nuestros niños y niñas crezcan con normas sociales adecuadas y reducir los estereotipos de género o prejuicios negativos. Es la mejor herramienta para mantener así una armonía y un equilibrio que no dé pie a situaciones de superioridad y posterior sumisión de las víctimas, en su gran mayoría mujeres, que sufren en muchas ocasiones en soledad esas agresiones de las que no se ven capaces de salir. 

La promoción de la igualdad de género es un pilar básico de cualquier programa de sensibilización de cara a conseguir un mayor empoderamiento de las mujeres. Para ello, es importante contar con técnicos y especialistas formados en violencia de género que implementen un itinerario formativo adecuado tanto en la prevención temprana de niños y niñas como en otros focos de especial atención en materia de discriminación por razones de género como pueden ser los centros de trabajo. 

Objetivos de los talleres de prevención de violencia de género

Los educadores que imparten este tipo de actividades deben tener claros los objetivos de las mismas para transmitirlos a la audiencia: 

  • Educar en materia emocional: mejora de la autoestima, empatía y confianza así como conocer las variables que crean dependencia emocional. 
  • Identificar los diferentes tipos de violencia machista.
  • Conocer los espacios donde se puede producir violencia de género. 
  • Detectar los micromachismos generados en la sociedad actual.
  • Dar a conocer los protocolos de actuación en caso de una agresión y mejorar la comunicación. 
  • Conocer y aportar la legislación vigente más actualizada.

Tipos de violencia machista

Para conocer donde se pueden producir este tipo de situaciones ya sea a nivel micro o macro se debe de tener en cuenta que existen diversas formas de violencia pero que todas ellas son eso, violencia.

Violencia económica

A día de hoy, todavía existe una gran brecha económica entre géneros. Las mujeres reciben salarios inferiores o incluso en determinadas sociedades se les prohíbe directamente tener bienes patrimoniales. Además, dentro de la relación íntima la pareja puede llegar a controlar el dinero y medios económicos de la otra persona para controlar su forma de vida e impedir su plena autonomía. El empoderamiento de la mujer como base de su fortaleza económica y laboral. 

Violencia laboral

En parte relacionado con la anterior violencia, las mujeres presentan una mayor discriminación laboral que les impide acceder a puestos y responsabilidades mejores. La desigualdad de salarios, los despidos o no contrataciones por causas de embarazo, o la mayor discriminación por edad que se produce en mujeres en relación a los hombres. 

Violencia institucional

En ocasiones son las propias autoridades las que no facilitan nuevas políticas que regulen la discriminación y violencia machista de forma efectiva, retrasando procesos y no garantizando de manera correcta los derechos. 

Violencia psicológica

La más común. Además de la relacionada con la violencia doméstica o de pareja aparece también relacionada con el resto de tipos de violencia de manera directa, como punto de inicio de las mismas al ser más difícil de detectar precozmente. Los daños emocionales derivados del acoso, la humillación, los insultos o la manipulación entorpecen el propio desarrollo de la persona y la bloquean de tal manera que llega a desarrollar otros trastornos mentales, como depresión o ansiedad o incluso llegar al suicidio. El apoyo psicológico profesional para las mujeres maltratadas es de primera necesidad para la prevención y superación del trauma. 

Violencia física

Es aquella que afecta directamente a la integridad física de las personas: golpes, quemaduras o empujones no se pueden permitir en ningún caso. 

Violencia sexual

Toda persona es libre de decidir sobre su propio cuerpo y sexualidad. El cómo y el cuándo es decisión personal que no deben ser coaccionada bajo ningún concepto ni amenaza. Cualquier tipo de contacto sexual o íntimo no permitido debe ser erradicado para evitar el abuso, acoso o intimidación sexual. En este apartado podemos incluir las relacionadas con las nuevas tecnologías como compartir material íntimo sin permiso a través de redes sociales. 

Violencia simbólica

Es la relacionada con los estereotipos, prejuicios negativos, valores o mensajes que se transmiten en la sociedad, a veces de manera natural, que favorece que se mantengan las situaciones de desigualdad. Muchos de los micromachismos se encuentran dentro de esta categoría: chistes, frases hechas relacionadas con la mujer de forma despectiva o prejuicios hacia que no dictan la realidad. Por desgracia, y por poner un ejemplo, para la sociedad no es lo mismo ser un zorro que ser una zorra. Está tan arraigada en nuestra cultura que es difícil de erradicar, pero se debe continuar en esa labor de eliminación de estos dichos que poco ayudan a empoderar a la mujer. 

Además, se debe tener en cuenta que no solo los talleres y charlas formativas sirven para reeducar a la sociedad, ya que en ocasiones incluso se hace incluso una sobreexposición sobre la temática que no termina de llegar de forma correcta a nuestros jóvenes. 

La transformación de los ideales de género debe realizarse desde todos los ámbitos de la sociedad y la cultura para que esa información que se intenta transmitir a nuestra generaciones de jóvenes arraigue en su conciencia social para que dentro de algunos años la palabra violencia machista parezca algo del pasado y quede definitivamente erradicada. 

Iván Pico

Director y creador de Psicopico.com. Psicólogo Colegiado G-5480 entre otras cosas. Visita la sección "Sobre mí" para saber más. ¿Quieres una consulta personalizada? ¡Escríbeme!

Añadir Comentario

Click aquí para dejar un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.