Salud Viajar

¿Cómo afecta la naturaleza a la salud mental?

natruraleza psicologia

Se cree que nuestra especie posee una necesidad innata de interactuar con el medio ambiente y las otras formas de vida. La exposición a las diferentes áreas verdes puede ayudar a dominar el estrés, restablecer la atención y la concentración, como también mejorar el estado emocional. Si estás buscando un país verde, Andorra es el indicado, ya que su territorio es 90% naturaleza, además si ves la información sobre los impuestos del Principado, sus escuelas y su sistema de salud, vas a entender por qué es el país con mayor esperanza de vida.

Los problemas de salud mental son una de las principales causas de enfermedad y discapacidad en todo el mundo. En consecuencia, surge la necesidad de adoptar medidas preventivas para proteger y promover el bienestar mental. Varios estudios han demostrado que la exposición a la naturaleza puede aportar importantes ventajas para la salud mental.

Se ha demostrado en estos estudios que los entornos naturales mejoran el estado de ánimo, la autoestima y los niveles de estrés de las personas. Un estudio epidemiológico reveló que la exposición a un espacio más verde durante un período de tiempo prolongado estaba relacionada con una mejor salud mental.

En estos estudios, la cantidad de vegetación que rodea el hogar, la proporción de terreno de una zona residencial dedicada a espacios verdes o la distancia de la casa al espacio verde más próximo se utilizaron como medidas de exposición a largo plazo. Numerosos estudios observacionales han relacionado este tipo de experiencias con una mejor salud mental, incluyendo grandes investigaciones poblacionales y longitudinales.

Los espacios verdes urbanos son cada vez más vitales a medida que la humanidad sigue expandiéndose y la gente sigue acudiendo a las ciudades. En la actualidad, más de la mitad de la población mundial reside en ciudades. Estas zonas urbanas suelen ser entornos mayoritariamente construidos con poco acceso a la naturaleza.

¿Por qué pasa esto?

La abundancia de espacios abiertos puede mejorar la salud mental al proveer un refugio de paz, restauración y tranquilidad. Incluso con un acceso sólo visual, puede ayudar a concentrarse y relajarse. Además, los espacios verdes ofrecen un lugar para hacer actividades físicas e interactuar con la comunidad. Los espacios naturales también se han relacionado con una menor exposición a otros factores de estrés ambiental, como la contaminación atmosférica y el ruido, que podrían tener un impacto negativo en el bienestar mental.

Espacios verdes en la infancia

Se cree que los niños se benefician más de la exposición al verde. En las últimas décadas se ha producido un cambio significativo en el lugar donde los niños pasan su infancia. Los jóvenes de hoy crecen en zonas con poco espacio verde, y pasan la mayor parte del tiempo dentro de casa. Los espacios verdes, en cambio, permiten el juego libre.

Los elementos de la naturaleza pueden animar a explorar el entorno no sólo descubriendo nuevas formas de vida (insectos, árboles, plantas, etc.), sino también poniendo a prueba las propias capacidades físicas para correr, trepar y utilizar la creatividad. En consecuencia, el contacto con la naturaleza puede ser muy beneficioso para el desarrollo del niño y su bienestar mental.

Las personas mayores y los espacios verdes

Para las personas mayores, los espacios verdes pueden suponer un importante impulso para su bienestar mental. Por ejemplo, pasan más tiempo en su vecindario que las generaciones más jóvenes, debido a su jubilación o a su menor movilidad. La naturaleza de la zona incentiva los paseos diarios y los encuentros con los vecinos, lo que fomenta la actividad física y social.

Un estudio reveló que las mujeres de entre 54 y 91 años que vivían en el quintil más alto de espacios verdes residenciales, tenían un 13% menos de posibilidades de sufrir depresión.

Dado el importante aumento del número de personas mayores y su creciente concentración en zonas urbanas, donde pueden ser más susceptibles a la contaminación atmosférica, el calor, el ruido y el aislamiento social que los más jóvenes, estos resultados son especialmente críticos.

En las últimas décadas, los lugares donde residimos y trabajamos han cambiado drásticamente. Muchas personas de generaciones anteriores vivían en granjas y trabajaban en zonas rurales. Ahora, la mayoría de las personas viven en áreas urbanas y pasan la mayor parte de su tiempo en casa, en el trabajo o en las escuelas, etc. Nuestra conexión con la naturaleza está cada vez más determinada por nuestro acceso a los parques urbanos. Un número creciente de estudios ha constatado que la exposición a estos entornos está relacionada con una mayor calidad de la salud mental. En consecuencia, los espacios verdes tienen un importante potencial como fuente de salud pública y deben ser tomados en cuenta.

 

Redacción

Psicopico.com es un lugar donde aprender psicología de manera amena y sencilla. Intentamos acercar a todo el mundo cómo el mundo te entiende a ti y cómo entiendes tú al mundo apoyados en la ciencia del comportamiento humano: la psicología. Artículos sobre psicología social, psicología deportiva, salud, inteligencia emocional, orientación profesional y educativa y mucho más.

Si quieres saber más sobre las últimas investigaciones sobre neurociencia y psicología también puedes visitar canalpsico.com

Añadir Comentario

Click aquí para dejar un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Servicios de psicología y publicidad: info@psicopico.com