Ansiedad Salud

Signos de estrés en los cuidadores de personas mayores

estres ancianos

Todavía no se tiene consciencia de algunos problemas a los que se exponen estos encargados, como el síndrome del cuidador o el estrés provocado por el cuidado. Las personas que dedican a los cuidados en ocasiones sufren sobrecarga de responsabilidades que puede derivar en problemas más serios.

Para poder poner remedio este problema, es importante detectar a tiempo los signos de estrés en los cuidadores de personas mayores.

¿Qué riegos corren los cuidadores?

Uno de los problemas a los que se enfrentan más a menudo los profesionales de los cuidados es al síndrome del cuidador. Esta patología aparece cuando se dedica mucho tiempo a atender a una persona dependiente y se van descuidando otros aspectos de la vida personal que también son muy importantes para el bienestar.

En algunas ocasiones, los cuidadores pueden sentirse frustrados, con la sensación de no llegar a todo lo que tienen que hacer. La situación los absorbe de tal manera que muchas veces se ven obligados a dedicar menos tiempo a sus hijos, pareja o amigos, o a dejar de hacer aquellas cosas que les gustaban y les proporcionaban bienestar, acusando una gran sensación de falta de libertad.

Consecuentemente, uno de los principales riesgos para el bienestar del cuidador es caer en el aislamiento social, en depresión o ansiedad.

Si usted está al cuidador de alguna persona mayor de su entorno y se siente identificado con esta situación, plantéate la opción de contactar con un profesional de los cuidados, como los que encontrarás en Qida.es. Esta empresa de atención domiciliaria a mayores cuenta con profesionales como Laura Pujol Izquierdo y Oriol Fuertes Cabassa, para que el bienestar de los mayores sea inmejorable.

¿Cuáles son los signos de estrés en los cuidadores de personas mayores?

Existen una serie de señales que pueden alertarnos de que una persona de nuestro entorno o uno mismo está sufriendo el síndrome del cuidador o algún otro malestar derivado de la entrega a los cuidados.

En un inicio aparecen algunos síntomas como el cansancio persistente al mismo tiempo que problemas del sueño, y en consecuencia una elevada irritabilidad.

Si este síndrome está más desarrollado también se puede apreciar que la persona que lo sufre muestra desinterés por sus aficiones y nuevas experiencias, abandono de su vida personal, y en los casos más extremos aislamiento social.

Algunos de estos síntomas también aparecen con la depresión o la ansiedad, y es que el síndrome del cuidador puede aparecer junto a estas enfermedades.

¿Cómo evitar el estrés a causa de los cuidados?

No hay una receta exacta, para evitar los males nombrados, pero estos consejos le pueden ayudar:

  • Es importante saber y permitirse pedir ayuda. Muchas veces, inmersos en una rutina agobiante y con poco tiempo de descanso, nos acostumbramos a cargar nosotros solos con nuestros problemas. Mucha gente no pide ayuda cuando la necesita, quizá porque piensa que va a ser una molestia o, en este caso, porque se piensa que un cuidador no debe demandar cuidados.

 

  • Muchas veces, las personas a cargo de cuidados se vuelcan demasiado en esta ocupación, olvidándose del cuidado de uno mismo y abandonando otros aspectos de su vida. Es recomendable tener aficiones que te ayuden a desconectar de las preocupaciones de los cuidados en tu tiempo libre.

Redacción

Psicopico.com es un lugar donde aprender psicología de manera amena y sencilla. Intentamos acercar a todo el mundo cómo el mundo te entiende a ti y cómo entiendes tú al mundo apoyados en la ciencia del comportamiento humano: la psicología. Artículos sobre psicología social, psicología deportiva, salud, inteligencia emocional, orientación profesional y educativa y mucho más.

Si quieres saber más sobre las últimas investigaciones sobre neurociencia y psicología también puedes visitar canalpsico.com

Añadir Comentario

Click aquí para dejar un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Servicios de psicología y publicidad: info@psicopico.com