Inicio » Blog » Por qué no debes obsesionarte con la báscula para perder peso
Salud

Por qué no debes obsesionarte con la báscula para perder peso

obsesion bascula peso

Ese momento en el que te subes a la báscula y ves los números moverse es uno de los instantes más temidos por mucha gente. En nuestros pensamientos tenemos un peso ideal que se contradice con los números que nos refleja una máquina de forma objetiva. Para muchas personas esto puede volverse obsesivo y usan la báscula todos los días, lo cual es incluso contradictorio para controlar nuestro propio peso si se usa de manera irracional y constante. Resulta más efectivo pesarse una vez por semana o dos veces al mes y de manera controlada que hacerlo todos los días.

El hecho subirse a la báscula de forma continua no nos aporta datos realmente relevantes. De hecho, pueden ser gramos de variación producidos por tal cantidad de factores que sería muy difícil usarlos como medida clara de si se ha aumentado o reducido realmente el peso, a parte de que no es una medida de calidad y de salud verídica, que al final es lo más importante. Sin embargo, puede servirnos de referencia si usamos básculas de precisión que nos aporten datos de forma inteligente para llevar un control, no solo del peso, sino de nuestro índice de masa corporal, entre otros valores. Puedes ver básculas en aparatosinteligentes.com y comparar cual se ajusta más a tus necesidades.

¿Es bueno pesarse en la báscula todos los días?

Como veníamos diciendo, pesarse todos los días no es lo más correcto porque no es un dato relevante y demasiado fluctuante. Esta variación de peso, esos números reflejados en la pantalla de la báscula, pueden ser un arma de doble filo. Todo será muy motivante si cumple nuestras expectativas, pero frustrante si no lo hace y cuando hablamos de gramos de peso la diferencia no debería ser como para obsesionarnos y llevarnos esos pensamientos negativos durante todo el día. El ningún caso, nuestro peso debe ser el condicionante de nuestro estado de ánimo. De hecho, esta obsesión descontrolada podría llevarnos en casos extremos a problemas mayores relacionados con trastornos de la alimentación y similares.

La preocupación por un peso específico en tan poco tiempo da pie a realizar cambios bruscos en la alimentación o ejercicio para conseguir ver la ansiada cifra en el panel digital de nuestra báscula. Esto nos puede llevar a tener pensamientos obsesivos y rumiantes que nos llevarán a pensar en el peso durante todo el día sin quitárnoslo de la cabeza. Esta función de nuestro cerebro se llama pensamiento irónico bimodal, que funciona de tal manera que aunque queramos olvidarnos de algo que tenemos en nuestra imagen mental (el número de nuestra báscula) somos incapaces porque nuestro cerebro necesita recordarlo de forma rumiativa para saber, precisamente,  que no queremos pensar en ese dato.

Por tanto, pesarse todos los días puede ser contraproducente porque nos va a obligar a tener un autocontrol excesivamente presionante e innecesario. Lo único que conseguiremos es perder tiempo y no peso.

Recomendaciones para no obsesionarse con la báscula

Antes de nada es muy importante recordad que para cualquier tipo de dieta que se realice ya sea de pérdida o ganancia de peso se debe consultar con profesionales médicos y/o dietistas y nutricionistas y acompañarlo con actividad física saludable. Una vez hecha nuestra planificación acorde a nuestro bienestar podemos hacer usos de estas recomendaciones para evitar la obsesión con la báscula.

Establecer una rutina para pesarse

Como dijimos, lo más recomendable es pesarse una vez a la semana o cada quince días. Debemos elegir siempre un mismo día y una misma hora para pesarse. Por ejemplo, todos los miércoles cada quince días, por la mañana al levantarse, desnudos y antes de desayunar. Podemos ponernos una alarma para acordarnos para olvidarnos el resto del tiempo de este hecho. Estableciendo esta rutina el mismo día a la misma hora evitaremos las posibles fluctuaciones de peso por variables incontrolables y nos proporcionará un dato más real de la evolución del peso. Nuestro organismo necesita ajustarse a los cambios.

Colocar la báscula en un lugar poco accesible

Normalmente la báscula es un elemento decorativo más de nuestros baños, aunque sea así, no la ubiques en un lugar muy accesible para evitar la tentación de subirse a ella fuera de nuestra rutina habitual. Puedes guardarla en un cajón o colocarla en un sitio elevado fuera de nuestro alcance visual.

Usa otros niveles no solo el peso

Nuestro felicidad personal no se mide el kilogramos. Debes anteponer esto ante todo. Además, el ideal de peso o no es un factor altamente cultural que ha variado a lo largo del tiempo por lo que lo único que te debe mover a controlar el peso es mejorar tu salud, estado de ánimo y bienestar personal. Para ello, si quieres controlarlo en cifras, apóyate en otras medidas como el índice de masa corporal y realiza controles médicos rutinarios para conocer tu estado de salud mediante algún tipo de analítica. Puedes tener un peso ideal pero el colesterol por las nubes.

Comparte tu peso sin vergüenza con gente de confianza

Nuestro peso está altamente culturizado y preguntarle a alguien cuanto pesa hasta está mal visto. ¿Por qué? No debería darnos vergüenza compartir este dato. Aunque es un dato personal es altamente observable. Lo más importante es decirlo de manera confiada para trasmitir a la otra persona que no te preocupa el peso y si lo quieres eliminar o aumentar es por cuestiones de salud o bienestar. Debemos elegir bien con quien compartilo, mejor con gente de confianza que nos sirva de apoyo que con gente que pueda usarlo como medio de broma o ataque. El peso es un prejuicio que se suele usar de forma negativa y despectiva que podría dañarnos si lo utilizan con ese fin y podría llevarnos a aumentar nuestras obsesiones.

Mejora tu inteligencia emocional

El autocontrol es uno de los componentes básicos de la inteligencia emocional,básico para cualquier tipo dieta y proceso similar. Para ello, es importante que sigas cultivando tu estado emocional general y mantengas unas relaciones interpersonales positivas. Aprender a controlar nuestras emociones, relajarnos y comunicarnos forma parte de nuestro equilibrio personal y nos ayudará a mantener controlados nuestros impulsos, ya sea por comer o subirse a una báscula para saber si hemos o no aumentado de peso.

 

Iván Pico

Director y creador de Psicopico.com. Psicólogo Colegiado G-5480 entre otras cosas. Visita la sección "Sobre mí" para saber más.

Añadir Comentario

Click aquí para dejar un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

loading...

Servicios de psicología y publicidad: info@psicopico.com