Salud

Identificación temprana del deterioro cognitivo en la vejez

deterioro cognitivo vejez

Nuestra calidad de vida aumenta de manera paralela a nuestra esperanza de vida. Vivimos más tiempo y pasamos más tiempo pensando en de qué manera poder disfrutar de nuestra vida cuando seamos mayores. Llega un momento en el que parece que ya estamos planificando nuestra jubilación casi más que la parte de nuestra vida en la que estamos en el mercado laboral. Vivimos para el hoy pero también para el mañana. 

Plan de futuro: poner la vejez en las mejores manos

Tener este tipo de pensamiento es cada vez más productivo porque el tiempo que vivimos en la vejez cada vez es mayor y de más calidad. Y no solo del nuestro sino también de mejorar el tiempo de vida de nuestros seres queridos más mayores, sobre todo cuando sufren algún tipo de enfermedad degenerativa que les impida mantener su ritmo habitual de vida. Cuando esto sucede es esencial que su cuidados sean los más especializados posibles, ya sean en Residencias para Alzheimer, centros de día o conociendo las necesidades que esta situación degenerativa tendrá en el día a día de estas personas para la atención y detección temprana del problema y su evolución a lo largo de los años. 

Deterioro cognitivo en la vejez

Todos nos hacemos viejos, por fuera nuestras arrugas nos delatan y por dentro nuestro organismo también empieza a notar los achaques de la edad. Se sabe que existen cambios en el cerebro conforme envejecemos que parecen ser la base biológica del déficit en el funcionamiento cognitivo.

Tipos de deterioro cognitivo

Existen dos tipos principales de deterioro cognitivo a causa de la vejez: 

  • Deterioro normal (declive): aunque suene difícil decirlo nuestro declive cognitivo normal puede empezar incluso a partir de los 30 años, pero como parte normal de nuestro ciclo vital: 
    • Desarrollo: infancia, niñez y adolescencia.
    • Madurez: etapa de mayor estabilidad y donde se da la plenitud vital. 
    • Involución: que es la etapa que corresponde a la vejez tras la edad adulta.
  • Deterioro patológico: aquel que excede del deterioro normal; a la ejecución de un sujeto en un test de inteligencia habría que restar (además de otras condiciones personales como su escolaridad) su deterioro normal (declive) antes de estimar su deterioro patológico. 

 

El deterioro cognitivo compromete las actividades sociales, profesionales e incluso

familiares de la persona. Este deterioro patológico se infiere producido por un trastorno orgánico cerebral, como puede ser la enfermedad de Alzheimer, entre otras. 

 

Identificación de los cambios cognitivos

Es importante establecer una clara delimitación entre los cambios cognitivos que se

producen de forma normal y aquellos patológicos. Si se entiende el funcionamiento cognitivo como un continuo que cursa desde la normalidad hasta un estadio de

demencia severa (si ésta se produce), debe existir un conjunto de estadios intermedios, en cada uno de los cuales se asociaría un nivel determinado de funcionalidad. Cuando se aprecia cierto deterioro y no se cumplen los criterios de demencia habría que pensar en un grado de deterioro benigno y/o en una fase premórbida de la demencia. 

Esta hipótesis se relaciona directamente con la hipótesis de capacidad de reserva o plasticidad cognitiva: sólo después de un determinado nivel de disminución del funcionamiento cognitivo se puede prever la aparición de un proceso de demencia, aunque el deterioro hubiera comenzado a cursar con anterioridad. En las personas con un mayor potencial de reserva cognitiva (determinada por factores como el nivel de educación y los hábitos de vida) la enfermedad se retrasaría hasta un momento posterior.

Principales alteraciones cognitivas previas a la demencia

El deterioro cognitivo debe ser reconocido antes de poder diagnosticar una demencia más severa. Las facultades que se deben ver alteradas para pensar en una posible demencia son, entre otras, las que siguen como principales motivos de sospecha: 

  • Deterioro de la orientación.
  • Dificultad en adquisición de información nueva.
  • Trastornos en el lenguaje.
  • Dificultad para realizar tareas complejas. 
  • Deterioro de la memoria reciente.
  • Incapacidad para la programación.
  • Problemas en el razonamiento lógico.
  • Déficits en las funciones intelectuales.
  • Dificultades en el cálculo.
  • Los síntomas persisten durante 6 meses.

Iván Pico

Director y creador de Psicopico.com. Psicólogo Colegiado G-5480 entre otras cosas. Diplomado en Ciencias Empresariales y Máster en Orientación Profesional. Máster en Psicología del Trabajo y Organizaciones. Posgrado en Psicología del Deporte entre otras cosas. Visita la sección "Sobre mí" para saber más. ¿Quieres una consulta personalizada? ¡Escríbeme!

Añadir Comentario

Click aquí para dejar un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Servicios de psicología y publicidad: info@psicopico.com