Educación

Qué es la disgrafia y cómo tratarla

disgrafia

La disgrafia es un trastorno del aprendizaje de la expresión escrita. Los niños y niñas con este problema presentan dificultades para escribir correctamente con las consecuencias que ello conlleva a la hora de expresarse, relacionarse y aprender. Los escritos de estos niños pueden ser casi ilegibles o de una realización de sus trazos muy lenta. Además, suelen cometer errores ortográficos graves debido a una incapacidad para vincular los sonidos con las letras que debe escribir. 

Disgrafia, cuando escribir es un problema

Existen otros trastornos del aprendizaje relacionados con la disgrafia, como son la dislexia o la discalculia ya que las zonas cerebrales afectadas por todos ellos son ampliamente compartidas, por lo que se deben tener en cuenta a la hora de la evaluación e intervención. Los profesionales especialistas en realizar este diagnóstico son de carácter interdisciplinar, fundamentalmente por parte de un logopeda y un psicólogo infantil, además de terapeutas ocupacionales, psicopedagogo o los propios maestros ya sea de educación infantil, primaria o especial. 

Ejercicios y tratamiento

El trabajo del grupo terapéutico enfocará su labor en la estimulación cognitiva para la mejora de los procesos atencionales, mejora de pautas corporales y la estimulación necesaria para que el niño o la niña relacione correctamente el significado con el trazo de la letra o palabra de forma coordinada, siendo los ejercicios de motricidad fina y la lateralidad parte importante del trabajo. Los ejercicios guiados suelen ser los que mayor facilidad de aprendizaje presentan para estos casos hasta conseguir que se consolide de manera automática la escritura a los sonidos y significados. 

A la hora de realizar el tratamiento se deben tener en cuenta otros posibles trastornos asociados, como atencionales u otras patologías previas y adaptar los ejercicios a las necesidades de los niños. La realización de fichas de grafomotricidad, colorear dibujos, rellenar espacios o incluso trazar líneas en el aire suelen ser de gran ayuda. Además, se debe tener en cuenta la mejora postural y el esquema corporal general.

Tipología

Existen dos grandes tipologías de disgrafia. Por un lado la evolutiva, más común en los niños en torno a los 7 años que están en proceso de aprendizaje de la escritura o incluso en adultos analfabetos. La disgrafia adquirida no se produce por déficit propio del aprendizaje sino que el problema es derivado de lesiones cerebrales. 

Además, dentro de cada uno de estos grandes grupos podríamos diferenciar entre dos subtipos propios de ambos tipos de disgrafias: 

  • Disgrafia fonológica: son capaces de deletrear palabras pero no aquellas inexistentes. 
  • Disgrafia superficial: deletrean palabras inexistentes, pero regularizan las irregulares. 

¿Cómo se detecta la disgrafia?

Son muchos los síntomas que pueden alertar tanto a los padres, profesores o profesionales de que la persona está teniendo problemas con su escritura, cuanto antes se identifiquen y se pase a realizar un trabajo conforme a las necesidades educativas especiales del niño mejores resultados se producirán. Algunas señales de alerta son las siguientes: 

  1. Escritura ilegible o de muy mala letra y desorganizada. Incluso letras escritas al revés o espacios irregulares entre las letras u omisión de las letras. 
  2. Rechazo a escribir, quizás producido por la frustración o comparación con los demás. 
  3. Incapacidad de transcribir pensamientos al papel. 
  4. Alteración del trazo, a veces trazos fuertes y otras veces y sin sentido aparente más débiles. Diferentes presiones al escribir. 
  5. Mala ortografía y puntuación. 
  6. Renglones torcidos. 
  7. Mezcla de tipos de letra, mayúsculas y minúsculas o formatos diferentes dentro de la misma palabra. 
  8. Cansancio muscular de la mano que escribe. 
  9. Problemas de lateralidad para decidir con qué mano escribir. 
  10. Problemas de motricidad fina: realización de puzzles, coger el lápiz, abrocharse botones o similares. 
  11. Escritura muy lenta o de frases incompletas. 
  12. Dificultad para escribir de izquierda a derecha. 

Si detectas alguno de estos problemas es importante acudir a un profesional para iniciar las pautas apropiadas para redirigir el proceso de enseñanza-aprendizaje. 

Iván Pico

Director y creador de Psicopico.com. Psicólogo Colegiado G-5480 entre otras cosas. Visita la sección "Sobre mí" para saber más. ¿Quieres una consulta personalizada? ¡Escríbeme!

Añadir Comentario

Click aquí para dejar un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Chat
1
💬 ¿Te ayudo?
Psicopico
👋 ¡Hola! Soy Iván Pico, psicólogo. Gracias por tu visita. ¿Necesitas una consulta más personalizada?

Soy especialista en aplicar la psicología a la resolución de conflictos diarios.

Psicología aplicada al trabajo, la educación, el deporte, las tecnologías o las relaciones personales.

🔜 Consulta Express: Por solo 5€ recibe mi respuesta profesional de valoración (máximo 300 palabras o 1 minuto de audio).

🦸‍♂ Empieza tu proceso de orientación con unas tarifas muy asequibles.

¡Escríbeme sin compromiso para conocer más detalles

📲+34627 40 47 96 | info@psicopico.com