Autoayuda Inteligencia Emocional

9 señales de que eres una persona introvertida

persona-introvertida

Normalmente suele ser difícil admitir que se es una persona introvertida. A menudo identificamos a una persona introvertida como una persona a la que no le gusta la gente. Sin embargo, Susan Cain en su libro Quiet: The Power of Introverts in a World That Can’t Stop Talking nos muestra que los introvertidos pueden ser personas cálidas, interesadas en los demás y con un gran potencial.

A continuación mostramos 9 señales comportamentales de las personas introvertidas que pueden ayudarte a saber si tu personalidad está menos orientada al exterior de lo que realmente crees.

  1. Te gusta tener tiempo para ti mismo. Prefieres pasar el tiempo leyendo, jugando a la consola, escuchando música o viendo películas.
  2. Los mejores pensamientos o ideas los tienes mientras estás solo. Te da la oportunidad de reflexionar en silencio sobre los problemas.
  3. Lideras mejor cuando son otros los que toman la iniciativa. Los introvertidos a veces no son capaces de dar ese primer paso pero una vez dado o asociados a una persona extrovertida pueden convertirse en unos excelentes líderes.
  4. Eres el último en levantar la mano cuando alguien pregunta algo en grupo. No es que sepas más o menos que los demás, pero simplemente no tienes la necesidad de estar en el centro de atención.
  5. Otra personas te preguntan por tu opinión. Los introvertidos tienen menos probabilidades de debatir en situaciones públicas ya que son otros los que toman la iniciativa pero es muy probable que en tu silencio alguien te pregunte: ¿y tú que opinas?
  6. A menudo usas cascos en situaciones públicas. Los cascos son tus aliados. Te sumerges en tu música en las situaciones públicas para distanciarte de la posibilidad de interacción.
  7. Prefieres no involucrarte con personas que parecen enojadas. Las personas introvertidas son más sensibles a las evaluaciones negativas por lo que una mirada de una persona que parece enfadada, quizás por ti, se vuelve una amenaza.
  8. Recibes más llamadas, mensajes o emails de los que envías a no ser que no tengas elección. Los introvertidos tienden a solo responder a los mensajes o llamadas, casi nunca son ellos los que inician el proceso de socialización. Es por eso que los introvertidos no suelen dedicarse a trabajos del tipo comercial o teleoperador que exige iniciar la relación con el cliente de forma directa. Vuelve a relacionarse con el deseo de no ser evaluado: si llamas corres el riesgo de que te digan “no”, lo cual es bastante desmoralizador.
  9. No inicias pequeñas conversaciones espontáneas con dependientes o personas de contacto casual. Digamos que un introvertido no es el que inicia la conversación de ascensor sobre el tiempo que hace con un vecino. Piensa que quizás a la otra persona no le importa lo que le diga o no es problema suyo, solo actuará si se siente suficientemente cercano para compartir las reflexiones privadas.

Con todo esto podríamos decir que ser una persona introvertida también tiene sus ventajas. Son menos propensas a meter la pata en situaciones incómodas. Además, al estar más acostumbradas a lidiar con sus propias reflexiones es probable que se aburran menos estando solas. Existe el riesgo de que una persona que no conozca de verdad a un introvertido la juzgue como una persona distante o incluso con afán de superioridad sobre los demás.

Así que, debes darte permiso para ser un poco más abierto para coger lo mejor de los mundos introvertido o extrovertido siendo fiel a tu propia personalidad pero sin parecer una persona antisocial. Lo mismo sucece para las personas extrovertida que quizás deberían aprovechar también las buenas cualidades de los introvertidos como la mayor capacidad de reflexión.

_

Imagen: Pixabay.com

Referencias

  • Artículo original: Susan Krauss Whitbourne para Psychology Today
  • Ponari, M., Trojano, L., Grossi, D., & Conson, M. (2013). “Avoiding or approaching eyes”? Introversion/extraversion affects the gaze-cueing effect. Cognitive Processing, 14(3), 293-299. doi:10.1007/s10339-013-0559-z

Sobre el autor

Iván Pico

Graduado en Psicología (UNED). Nº Colegiado G-5480. Diplomado en Ciencias Empresariales (USC). Máster en Psicología del Trabajo y las Organizaciones. (INESEM). Máster Universitario Oficial en Orientación Profesional (UNED). Posgrado en Neuromarketing (Universidad Camilo José Cela). Técnico Deportivo Nivel II, fútbol sala (RFEF). Especialista en Psicología Aplicada al Deporte. Etc, etc…
Ver Página personal de Linkedin para información adicional o en la sección ¿Quién soy de la web? :)

Comentar

Click aquí para poner un comentario

Deja un comentario