Salud

Fases del alcoholismo

Fases del alcoholismo

Desde la primera consumición, hasta llegar desarrollar problemas graves de adicción o incluso neurológicos se han estimado 4 fases: prealcohólica, alcoholismo temprano, fase crucial y una última fase crónica.

Fase prealcohólica
  • La ingesta de alcohol se produce de forma “social” va progresando a ser una alternativa para aplacar las tensiones del día a día. Como hemos dicho, la sensación de dopamina en el cerebro alegra el día, pero cuidado con que empiece a ser cotidiano.
  • La tolerancia al alcohol aparece relativamente pronto. Un día es una caña después de salir del trabajo, luego es una copa…
  • Empieza a beber alcohol antes y después de ingerirlo socialmente. La malsana copa de “cobertura” en casa mientras te preparas para salir con los amigos.
  • Necesita beber cada vez mayor cantidad y con más frecuencia para obtener los efectos psicotrópicos deseados.

>> Artículo relacionado: Familia y drogas: ¿qué hacer?

Alcoholismo temprano
  • Episodios cortos de amnesia. La memoria falla, aunque esto no es general.
  • Los síntomas de abstinencia empiezan a aparecer y el sujeto inicia cada vez más tempranamente la ingesta de alcohol.
  • Algunos sujetos empiezan a padecer de trastornos del sueño, despertándose durante la noche.
  • El alcohol comienza a ser una preocupación e interfiere en la vida: absentismo laboral, excusas sociales e incluso pequeños robos para conseguir alcohol.
  • Sentimientos de culpa. El bebedor esconde las botellas o bebe a escondidas. Sin embargo en este periodo el sujeto suele desmentir sus problemas con el alcohol.

>> Artículo relacionado: Alcholismo y Síndrome de Korsakoff: cuando el alcohol se come el cerebro.

Fase crucial
  • Pérdida de control sobre el comportamiento.
  • La persona se vuelve adicta.
  • Tolerancia reducida: en esta fase el sujeto podría llegar a tener los mismos efectos del alcohol con menos cantidad por lo que parece que tiene más control de la situación. Arma de doble filo, ya que piensa que ya lo tiene controlado.
  • La vida social empieza a desintegrarse: trabajo, familia, amigos, etc…
Fase crónica
  • El alcohol ha vencido a la persona que puede llegar a pasar periodos de más de una semana ebria e ingerirá todo tipo de sustancias que contengan alcohol.
  • Lesiones físicas. El hígado se resiente y el cerebro sufre cambios físicos. Déficits vitamínicos, muchos de ellos derivados de la despreocupación por la higiene y la nutrición. Causas que puede llevar al coma etílico y la muerte.

>> Artículo relacionado: Familia y drogas: ¿Qué hacer?

Estas fases solo son orientativas y cada persona pasa de una forma u otra por ellas, o incluso se salta alguna de las fases. Lo positivo de todo ello es que hay personas que logran frenar la progresión de la enfermedad y moderar su consumo.

Sobre el autor

Iván Pico

Graduado en Psicología (UNED). Nº Colegiado G-5480. Diplomado en Ciencias Empresariales (USC). Máster en Psicología del Trabajo y las Organizaciones. (INESEM). Máster Universitario Oficial en Orientación Profesional (UNED). Posgrado en Neuromarketing (Universidad Camilo José Cela). Técnico Deportivo Nivel II, fútbol sala (RFEF). Especialista en Psicología Aplicada al Deporte. Etc, etc...
Ver Página personal de Linkedin para información adicional o en la sección ¿Quién soy de la web? :)

2 comentarios

Click aquí para poner un comentario

  • “Lo positivo de todo ello es que hay personas que logran frenar la progresión de la enfermedad y moderar su consumo.”

    Tengan mucho cuidado con lo que dicen, la enfermedad del alcoholismo es progresiva, eso quiere decir que no se puede frenar y llega un punto en el que se modera el consumo. Cada vez va empeorando, aunque dejes de consumir muchos años, en el momento en el que se vuelve a consumir empiezas como la última vez que dejaste de tomar. No existen los EX alcohólicos. El alcoholismo no tiene cura pero si tiene una solución (abstenerse sin el primer trago un día a la vez).

    • Hola Ana.
      Gracias por la aportación.
      Lo que se quiere expresar es que el problema se frena, se ralentiza, solo con la abstinencia. Como bien dices, una persona que vuelve a tomar alcohol puede volver a llegar los mismos síntomas del inicio con suma facilidad, por lo que es de vital importancia mantener esa abstinencia cuando se ha estado anteriormente en fases graves de alcoholismo.

      Un saludo.