Salud

Cuándo acudir a terapia psicológica

Quizá no te sientas en tu mejor momento a nivel anímico y te plantees si puedes necesitar acudir a un psicólogo o si, por el contrario, puede ser algo pasajero sin demasiada importancia. A continuación te acercamos algunas claves que te darán, de manera orientativa, la respuesta a sobre si puedes necesitar ir a terapia. 

 

Has sufrido algo que no puedes dejar atrás

 

Si has experimentado en el pasado algo que para ti ha podido resultar traumático y piensas en ello con frecuencia, puede ser necesario acudir a terapias psicológicas. Por ejemplo, esto puede venir por el dolor de la muerte de un familiar o ser querido, la pérdida de un trabajo, algo que para ti ha sido un shock, etc. Si estás ante un episodio que te está generando dolor, y no lo asimilas bien, con la ayuda de profesionales, podrá llevarte al aislamiento de amigos y seres queridos. Si te percatas de esto o ves que, de manera directa, ya te está ocurriendo es el momento de ponerte en manos de profesionales. 

 

También puede darse el efecto contrario. Que hayas experimentado una pérdida y hayas tenido algún tipo de reacción que te lleve a tener comportamientos y actitudes maniáticas, vayas a fiestas, estés todo el día haciendo planes, incluso cuando antes no hacías, no puedes dormir, etc. Estas también serán señales de que algo no va bien.

 

Sufres de dolores recurrentes de cabeza o estómago sin aparente explicación

 

En ocasiones los nervios y el estrés se somatizan. Si tienes problemas emocionales es fácil que acaben manifestándose en dolores crónicos de estómago y cabeza, así como otros problemas relacionados con la apatía.

 

Te cuesta disfrutar de las cosas

 

Si notas que ya no disfrutas como antes de las actividades que te gustaban, esta puede ser otra señal. Si observas que no disfrutas igual al ver a tus amigos, familiares, hacer determinadas actividades que siempre te han gustado, etc, esto es una señal clara de que algo va mal. 

 

Generalmente, estas sensaciones irán acompañadas de una desilusión generalizada e incluso un sentimiento de infelicidad. Ante esto, ir a un psicólogo es fundamental para volver a conectar con tu vida y con tu camino.

 

Los que te rodean están preocupados por ti

 

Si tus amigos o seres queridos ya te han preguntado si estás bien, si te ocurre algo y preguntas similares, probablemente, es porque ven de un modo claro que algo ha cambiado en ti. Por lo general, estos signos siempre los ven antes de un modo claro las personas de fuera y, al final, los afectados son los últimos en percibirlo.

 

Si ves que este es tu caso quizá es porque necesitas ayuda y no estás tan bien como piensas o no puedes con todo. Recurrir a ayuda psicológica hará que te sientas mucho mejor y recuperes ciertos aspectos que puedes haber perdido: la ilusión, la motivación, etc.

Intentas hacer algo tú pero no te sientes mejor

Es probable que tú mismo sepas que hay algo que falla pero quieres intentar solucionarlo por ti mismo: hacer más deporte, practicar las actividades que te hacen sentir mejor, hablar con alguien de tu confianza, etc. Pero aún así ves que no mejoras. Esto es mucho más frecuente de lo que puedes pensar y la solución pasa por ponerse en manos de profesionales.

Redacción

Psicopico.com es un lugar donde aprender psicología de manera amena y sencilla. Intentamos acercar a todo el mundo cómo el mundo te entiende a ti y cómo entiendes tú al mundo apoyados en la ciencia del comportamiento humano: la psicología. Artículos sobre psicología social, psicología deportiva, salud, inteligencia emocional, orientación profesional y educativa y mucho más.

Si quieres saber más sobre las últimas investigaciones sobre neurociencia y psicología también puedes visitar canalpsico.com

Añadir Comentario

Click aquí para dejar un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Servicios de psicología y publicidad: info@psicopico.com