Autoayuda

¿Cómo nos pueden ayudar las frases motivadoras?

frase motivadora
Muchas veces estas frases proceden de alguna persona que ha destacado en un determinado campo de la vida, ya sea a nivel profesional como personal. Además, estas personas al ser conocidas tienen un impacto mayor sobre quien las lee ya que al haber sido dichas por personas influyentes y conocidas adquieren cierto grado de simpatía y nos identificamos más rápidamente con ellas.
Es el caso de frases motivadoras cortas de grandes empresarios, deportistas de élite, actores y actrices, activistas políticos o grandes filósofos que como estudiosos de los procesos vitales nos llegan con mayor impacto y credibilidad a nuestras ideas, por lo que en muchos casos nos sirven de referencia y las añadimos a nuestro código ético vital personal en busca del éxito.

¿Por qué nos ayudan las frases motivadoras?

Hay que tener cierto cuidado a la hora de utilizar las frases como elemento motivador cotidiano porque una simple frase no sirve por sí misma como activadora sino que debe existir una cierta predisposición positiva previa de la persona que la lee para que la incorpore como herramienta motivadora de manera eficiente.  De hecho, una frase de este estilo utilizada ante una persona con un estado depresivo puede ser incluso frustrante para la misma, al no verse capaz de asimilarla como cierta. Por lo que hay que usarla con cierto optimismo realista.

Criterios de funcionamiento de las frases motivadoras.

Además de la predisposición positiva de la persona que hablamos en el párrafo anterior, existen otros criterios básicos para que las frases influyan en nuestra conducta, fundamentalmente estos cinco:

  1. Que tenga identidad propia. Es decir, funcionan mejor si provienen de una persona que sea un ejemplo propio de su buen uso que podamos transferir al nuestro propio.
  2. Que tenga un gran componente emocional. Todo aquello que remueve nuestras emociones será mejor procesado y por tanto mejor recordado por lo que el impacto será mayor.
  3. Que aporte conocimiento nuevo. Es decir, que no digan obviedades.
  4. Que sea fuente e inspiración rápido. Que no cueste entenderlas y que sea sencillo transferirlas como estímulo para iniciar la nueva conducta proactiva.
  5. Que sirva de desbloqueo. A veces una frase puede ser el interruptor que desbloquee temporalmente un pensamiento que pueda estar siendo recurrente o incluso irracional. Por eso, al igual que en el punto anterior, deben ser frases contundentes pero sencillas de entender, sin excesivos rodeos y directas para relacionarlas directamente con el tipo de problema en el que estamos bloqueados nosotros.
Hoy en día y gracias a internet, las redes sociales y las comunicaciones es muy fácil compartir frases de este tipo o encontrar la que más se ajusten a lo que necesitamos. ¿A ti te han funcionado alguna vez?

Iván Pico

Director y creador de Psicopico.com. Psicólogo Colegiado G-5480 entre otras cosas. Visita la sección "Sobre mí" para saber más.

Añadir Comentario

Click aquí para dejar un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

loading...

Servicios de psicología y publicidad: info@psicopico.com