Salud

¿Qué es la Atención Temprana? Factores de riesgo

atencion temprana que es

El concepto de Atención Temprana, anteriormente también llamado Estimulación Precoz, hace referencia al conjunto de intervenciones interdisciplinares y/o transdisciplinares dirigidas a la población infantil, concretamente la comprendida entre los 0 y 6 años de edad, así como a su familia y entorno, cuyo objetivo es dar una respuesta eficiente y pronta a las posibles necesidades transitorias o permanentes de los niños y niñas con trastornos del desarrollo o con posible riesgo a padecerlo.

La Atención Temprana va a permitir darle la posibilidad a los bebés y niños de esas edades a potenciar sus habilidades tanto a nivel físico, intelectual y social que le permite desarrollarse mejor gracias a que estos profesionales aportarán los estímulos necesarios adaptados a las necesidades y tipo de trastorno asociado al desarrollo, que de otra manera tendrían más complejo aprender. Estos profesionales abarcan desde psicólogos, pediatras, pediatras, logopedas, fisioterapeutas o terapeutas ocupacionales que aportarán desde sus disciplinas específicas la estimulación necesaria para cada caso concreto.

Es por esto que se habla también de una intervención transdisciplinar ya que cada uno de estos especialistas deberían tener añadir a sus estudios una formación específica en algún tipo de Máster en Atención Temprana que les permita ejercer su profesión de forma adaptada a las necesidades individuales de forma global. Los psicólogos forman parte importante de los profesionales que intervienen en atención temprana, por la importancia de la psicología y el entendimiento del comportamiento humano con base científica para entender mejor el desarrollo evolutivo del niño.

¿Qué casos podrían necesitar atención temprana?

Durante el desarrollo infantil el sistema nervioso adquiere la maduración necesaria que da lugar de forma progresiva a diversas funciones fundamentales para el resto de vida de la persona, tales como el control postural, la movilidad autónoma, el lenguaje o la interacción social mediante la comunicación. Por tanto, el desarrollo infantil está directamente relacionado con una correcta adaptación al medio del ser humano a nivel biológico y psicoafectivo. Un buen desarrollo infantil dependerá de dos pilares fundamentales: la base genética y los factores ambientales.

En cuanto que a los problemas de base genética es un factor impuesto más difícil de controlar e intervenir se puede abordar el resto de factores ambientales y conductuales de manera que la vida y el desarrollo de se realice de la manera más propicia en relación a esa base biológica. Por tanto, como ya dijimos, la Atención Temprana se dirige generalmente a la infancia comprendida entre los 0 y 6 años de aquellos niños y niñas que tenga un riesgo biológico, psicológico o social que pueda afectar a su desarrollo (Robles-Bello y Sánchez Teruel, 2013).

Riesgo biológico en el desarrollo infantil

Antes de seguir leyendo este artículo aconsejamos desde un primer momento consultar con un médico especialista. En este primer grupo de casos se hace referencia a aquellos que padecen una alteración o discapacidad diagnosticada y documentada, como es el caso de trastornos en el desarrollo motriz, trastornos del lenguaje, trastornos cognitivos o sensoriales, etc. Dentro de ellos los podemos subdividir en 3 grupos de riesgo en un recién nacido (GAT, 2005; 2011):

  • Riesgo neurológico:.
    • Recién nacido con un peso inferior o una edad gestiaonal menor a la normal.
    • Puntuaciones muy bajas en el test de APGAR (test que se realiza al reción nacido con mediciones en esfuerzo respiratorio, frecuencia cardiaca, tono muscular, reflejos y color de la piel).
    • Recién nacido con respiración mecánica más de 24 horas.
    • Hiperbilirrubinemia que precise exanguinotransfusión.
    • Convulsiones neonatales.
    • Sepsis, meningites o encefalitis neonatal.
    • Disfunción neurológica persistente.
    • Daño cerebral evidente.
    • Malformaciones del Sistema Nervioso Central.
    • Neuro-Metabolopatías.
    • Cromosomopatías y otros síndromes dismórficos.
    • Hijo/a de madre con patología mental y/o infecciones y/o drogas que puedan afectar al feto.
    • Recién nacido con hermano con patología neurológica.
    • Gemelo, si el hermano presenta riesgo neurológico.
    • Cuando el pediatra lo considere oportuno.
  • Riesgo Sensorial-Visual. 
    • Ventilación mecánica prolongada.
    • Gran prematuridad.
    • Peso inferior  a 1500 grs.
    • Hidrocefalia.
    • Infecciones congénitas del Sistema Nervioso Central.
    • Patología craneal detectada.
    • Síndrome malformativo con compromiso visual.
    • Asfixia Severa.
    • Infecciones postnatales del Sistema Nervioso Central.
  • Riesgo Sensorial-Auditivo
    • Hiperbilirrubinemia que precisa exanguinotransfusión.
    • Gran prematuridad.
    • Recién Nacido con peso inferior a 1500 grs.
    • Infecciones congénitas del Sistema Nervioso Central.
    • Ingesta de aminoglucósidos durante un periodo prolongado o con niveles plasmáticos elevados durante el embarazo.
    • Síndromes malformativos con compromiso de la audición.
    • Antecedentes familiares de hipoacusia.
    • Infecciones postnatales del Sistema Nervioso Central.
    • Asfixia severa.

Riesgo psicológico o social que necesite atención temprana posterior

En este caso, englobamos a todos aquellos niños y niñas que viven en una situación o condición social poco favorecedora para su desarrollo, debido a la falta de cuidados personales o las interacciones inadecuadas con los  padres o familia derivados por ejemplo de maltrato, adicciones, abusos, negligencias o abusos. Los propios responsables de los niños recién nacidos o en sus primeras edades pueden no estar cumpliendo con sus obligaciones y necesidades con sus hijos. Algunos de estos riesgos son (GAT, 2005; 2011):

  • Precaria situación económica familiar.
  • Embarazo no deseado, accidental o traumático.
  • Conflictos familiares.
  • Separación traumática de los miembros de la familia.
  • Padres con coeficiente intelectual muy bajo.
  • Entorno no estimulante.
  • Enfermedades graves.
  • Adicción a drogas y alcoholismo.
  • Prostitución.
  • Delincuencia o situaciones en las que los padres están encarcelados.
  • Madres muy jóvenes o adolescentes.
  • Malos tratos infantiles o domésticos.
  • Falta de cobertura sanitaria o dejadez (no vacunar o no realizar revisiones médicas periódicas).
  • Niños en hogares de acogida.

Atención temprana y familia

El trabajo de los profesionales de la atención temprana es también muy importante dentro del ámbito familiar, ya que guían a los padres en la buena dirección y trabajo con sus hijos en casa y aprenden a conocer mejor lo que les pasa para entender mejor la situación. El trabajo de los padres en casa es fundamental para el buen progreso de los niños. Además, si esta relación funciona correctamente es probable que los niños no tengan que recibir esta atención temprana durante el resto de su desarrollo ya que sus propias familias serán los que desempeñen este papel para seguir ejerciendo esa atención estimulante tan importante para la más correcta madurez de sus hijos dentro de las posibilidades de cada caso.

_

Referencias:

GAT (2005). Libro blanco de la Atención Temprana. Madrid: Real Patronato de Prevención y de Atención a Personas con Minusvalía.
GAT (2011). La realidad actual de la Atención Temprana en España. [The current reality in the early intervention in Spain]. Madrid: Real Patronato de la Discapacidad.Robles-Bello, Mª A., Sánchez-Teruel, D. (2013). Atención Infantil Temprana en España. Papeles del Psicólogo, 34(2), pp.  132-143

 

Tags

Iván Pico

Director y creador de Psicopico.com. Psicólogo Colegiado G-5480 entre otras cosas. Visita la sección "Sobre mí" para saber más.

Añadir Comentario

Click aquí para dejar un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.