Educación

¿Mejorar el rendimiento académico de tu hijo? Las clases de apoyo son la solución

clases particulares

Hay infinidad de razones por las que un alumno puede ver empeorado su rendimiento académico. Dificultades a la hora de concentrarse, complicaciones en una materia determinada o incluso un mal momento personal.

En estas circunstancias, la comprensión y la ayuda por parte de los padres son buenas formas de afrontar el problema, pero a veces resultan insuficientes. Es entonces cuando hay que buscar una solución más directa y efectiva. Y esta puede venir en forma de clases de apoyo.

Las clases particulares siempre han estado ahí como una solución idónea para que el niño tenga un apoyo extra a la hora de enfrentarse al día a día del colegio, por lo que son una opción a valorar por parte de los padres. Son, sin duda, muy beneficiosas para los más pequeños y sus ventajas son innegables. Y una de ellas, quizás la principal, sea la atención personalizada.

Atención personalizada

La mayor ventaja de las clases particulares es la atención exclusiva con la que cuenta el alumno. A diferencia de las clases de la escuela o instituto, el profesor particular está plenamente centrado en un alumno -o grupo reducido de alumnos-, lo que le ayuda a resolver dudas con mayor facilidad que en la escuela. Hay alumnos más tímidos o vergonzosos que tienen mayor dificultad para preguntar y exponer las dudas en clase. Este problema desaparece con las clases de apoyo escolar, pues el contexto es más propicio para ello.

Además, en un aula de 25 a 30  personas, todos reciben la misma clase y las mismas explicaciones, lo que en casos concretos puede ser un problema. Cada alumno es diferente y tiene un proceso de aprendizaje distinto. Hay a quien le cuesta más procesar información o necesita más de una explicación para entender el temario. Por ello, necesitan horas y ayuda extra para llegar al mismo nivel que sus compañeros. Las clases de apoyo son una gran opción para lograrlo.

¿Qué cualidades debe tener un profesor particular adecuado? 

Además de la especialización, es importante que un profesor particular cuente con determinadas cualidades, como la pedagogía o flexibilidad. Esto significa que un profesor de clases de apoyo escolar, debe tener los conocimientos, pero también debe saber cómo impartirlos.

Las necesidades de cada alumno son diferentes: hay quien necesita ejercicios más complicados u otros más dinámicos. O niños con dificultades de comprensión que lo único que necesitan es comprender bien lo que leen y explicaciones con vocabulario más sencillo y accesible. Por todo ello, el tutor particular deberá conocer diferentes metodologías de enseñanza y optar por la óptima en cada caso.

Asimismo, es importante que tenga la capacidad de adaptarse a la personalidad de cada niño y saber generar una relación de confianza con él. No olvidemos que los profesores de escuela o instituto tienen un corte más autoritario, por lo que es relevante que el niño no vea la clase de apoyo escolar como “una clase más”, sino que como un apoyo extra en un ambiente distendido que le ayudará en su rendimiento académico. Es del todo beneficioso si se genera una relación de confianza entre ambos.

Finalmente, es importante que un profesor tenga disponibilidad horaria. Los niños, sobre todo en edades tempranas, suelen tener actividades extraescolares y sus tardes suelen estar bastante ocupadas. Por ello, el profesor particular debe tener flexibilidad horaria y poder adaptarse al horario de sus clientes.

¿Clases online o cara a cara? 

La enseñanza telemática ha sido una herramienta fundamental durante la pandemia. Ante la imposibilidad de dar clases presenciales, los colegios tuvieron que recurrir a la informática para impartir los temarios. Con la misma idea, en GoStudent ofrecen clases de apoyo particulares desde casa. Los profesores de GoStudent dan sus clases desde un ordenador a sus alumnos.

Al fin y al cabo, los niños están completamente habituados al contexto informático y es una alternativa que ofrece cuantiosas ventajas: no hay necesidad de desplazamiento, el ahorro en el gasto y mayor flexibilidad. Es una opción a tener en cuenta que facilita sobre todo la conciliación familiar.

Por otro lado, siempre cabe la posibilidad de optar por la vía tradicional: las clases presenciales cara a cara. No son una mala opción para aquellos alumnos que tienen mayor dificultad a la hora de concentrarse y que un ordenador o una tablet puede suponer una distracción. ¡Aunque nunca se sabe!

Sin duda, las clases de apoyo son una gran herramienta para cualquier padre que  busque un rendimiento en el desempeño académico de su hijo. El profesor particular ofrece atención completamente personalizada y existen alternativas tanto presenciales como telemáticas. Y siempre habrá alguna que se adapte a las necesidades de cada alumno.

 

Redacción

Psicopico.com es un lugar donde aprender psicología de manera amena y sencilla. Intentamos acercar a todo el mundo cómo el mundo te entiende a ti y cómo entiendes tú al mundo apoyados en la ciencia del comportamiento humano: la psicología. Artículos sobre psicología social, psicología deportiva, salud, inteligencia emocional, orientación profesional y educativa y mucho más.

Si quieres saber más sobre las últimas investigaciones sobre neurociencia y psicología también puedes visitar canalpsico.com

Añadir Comentario

Click aquí para dejar un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Servicios de psicología y publicidad: info@psicopico.com