Ansiedad Salud

La importancia de acudir a un psicólogo para superar las fobias

La psicología es capaz de ayudar a comprender aspectos de nuestra personalidad que escapan al entendimiento, ya que las emociones son un mundo complejo, de manera que estabilizar esa complicada red de emociones resulta útil y positivo, para continuar con una vida normal, pero es algo que no podemos hacer de forma exclusiva cada uno.

El miedo intenso o irracional ante determinadas situaciones u objetos, están considerados los trastornos psicológicos más frecuentes en el mundo, de hecho, se estima que en España el 4% de la población padece alguna fobia específica.

Por qué contratar los servicios de un psicólogo

Acudir a un psicólogo no implica que la locura haya tomado nuestro cerebro, ni tampoco que estemos ante un grave problema mental, por lo general los pacientes se sienten inestables y no saben cómo proceder. Las fobias, por ejemplo, son un miedo irracional que puede afectar a la calidad de vida de forma considerable, sobre todo cuando por culpa de ella, se comienzan a evitar situaciones, viajes, planes y demás actividades.

Ante esta coyuntura nace unpsicologoenmadrid.es, portal dedicado a resolver dudas sobre las fobias más comunes, además de ser un centro de psicología comprometida con sus pacientes. Las fobias deben superarse antes de que reduzcan nuestra vida a un espacio limitado, junto con otros trastornos emocionales y de la personalidad, que impiden disfrutar los días adecuadamente.

Existen distintos tipos de fobias: a la oscuridad, a la altura, a los animales, o incluso a tragar, entre otras; estos miedos traen consigo una gran ansiedad, y de forma constante, hacia el hecho de encontrar dicha fobia, en algunos casos el miedo es tan fuerte que puede provocar un ataque de pánico. Entre los miedos más comunes de la actualidad que afectan en demasía a la rutina diaria, se encuentran: la fobia social ,el miedo a volar y la agorafobia.

La fobia social

El trastorno de la fobia social consiste en el miedo intenso a ciertas situaciones en la que una persona se cree que puede ser observada o evaluada por otras personas, de manera que teme comportarse de un modo ridículo delante de los demás; esa persona piensa que la evaluación de otras personas es negativa y muy perjudicial, provocando que la ansiedad vaya aumentando de intensidad, llegando al punto de que dicha ansiedad se presente mucho antes de que ocurra cualquier tipo de situación fóbica.

Los síntomas del trastorno son: temblores, palpitaciones aceleradas, ruborización, sudoración excesiva, náuseas y respuestas de conducta a la situaciones de pánico, como hablar acelerado y otras estrategias de choque.

En algunos casos las personas con trastorno de ansiedad social pueden consumir alcohol y drogas para disminuir sus temores en eventos sociales. Entre los factores que contribuyen a que un individuo desarrolle la fobia social se encuentran: las reglas rígidas (querer siempre decir algo interesante), los supuestos disfuncionales (si me mantengo callado, dirán que soy aburrido), creencias negativas de sí mismo (soy estúpido, no soy interesante).

El miedo a volar

El miedo a volar no significa temor a tener un accidente aéreo, de hecho, las personas que padecen esta fobia dicen que se sentirían más seguras si el avión hiciera un vuelo más cercano al suelo. Para saber por qué las personas sufren miedo a volar, primero se deben reconocer las posibles causas:

  • Miedo a las alturas.
  • Miedo a caerse.
  • Falta de control.
  • Miedo a los espacios cerrados.
  • Desconfianza total.
  • Sensación de falta de contacto con el suelo.
  • Miedo a quedar atrapado.
  • Desconocer el funcionamiento de un avión es otro factor importante que provoca el miedo a volar.
  • No poder controlar lo que está ocurriendo.

Una forma de evitarlo es estudiar cómo funciona un avión, debido a que el conocimiento se convierte en la mejor forma de controlar las emociones.

La agorafobia

Ágora proviene del término griego que significa plaza pública, y del término Phobos, que significa temor. La agorafobia o miedo a salir de casa y exponerse en espacios abiertos, es un trastorno de ansiedad, a través del cual, la propia amplitud del lugar impide al afectado poder escapar o recibir ayuda.

La agorafobia y el pánico se manifiestan por lo general al mismo tiempo, entre los miedos que se presentan en el individuo son relevantes: sufrir un infarto, desmayarse, perder el control o hacer el ridículo. En resumen, este miedo consiste en la ansiedad o ataques de pánico, producido por estar en situaciones o lugares, donde darse a la fuga o ser asistido en caso de urgencia sea complicado.

Sobre el autor

Iván Pico

Graduado en Psicología (UNED). Nº Colegiado G-5480. Diplomado en Ciencias Empresariales (USC). Máster en Psicología del Trabajo y las Organizaciones. (INESEM). Máster Universitario Oficial en Orientación Profesional (UNED). Posgrado en Neuromarketing (Universidad Camilo José Cela). Técnico Deportivo Nivel II, fútbol sala (RFEF). Especialista en Psicología Aplicada al Deporte. Etc, etc...
Ver Página personal de Linkedin para información adicional o en la sección ¿Quién soy de la web? :)

Comentar

Click aquí para dejar un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.