Inteligencia Emocional

El mindfulness, una técnica para controlar tus emociones

mindfulness

El equilibrio emocional, sin duda, ayuda a mantener una buena calidad de vida.

Mantener un equilibrio entre nosotros y el entorno, no siempre es algo sencillo, pues ello requiere que puedas controlar tus emociones y gestionar correctamente los conflictos. Lograr ambas cosas, implica entre otras, mantener una rutina de deportes, ejercicios de relajación y un buen descanso.

La técnica de mindfulness te ayudará a conectarte contigo mismo, haciéndote más consciente de tus sentimientos, tu entorno y las circunstancias que vives en determinado momento, teniendo un autocontrol que evite que te sientas abrumada ante las circunstancias de la vida.

mindfulness

¿Cómo te ayuda el mindfulness en el control de tus emociones?

Practicar mindfulness te ayuda a centrar tu atención en el presente, en lo que te sucede y sientes, pero sin crear juicios de valor sobre ellos. El mindfulness permite que logres conectar mente y cuerpo, y así puedas observar tus emociones como si fueras otra persona, como un espectador, lo que hace posible que tengas mayor conciencia sobre esas emociones y los pensamientos que te generan.

 

Al tener plena conciencia, será posible que puedas gestionarlos de la mejor forma para ti, alinearlos en tu provecho o simplemente observarlos, saber que están allí y tener la disposición de esperar que desaparezcan.

Beneficios del mindfulness

Son muchos los beneficios que puedes obtener si incursionas en esta práctica. Si eres perseverante, observarás cómo tu estado físico y emocional comienza a mejorar, puesto que:

  • Con la práctica de mindfulness podrás evitar estados de estrés y ansiedad que te dañan emocionalmente y que terminan afectando a tu organismo.
  • Lograrás alcanzar un sueño profundo, lo que significa que tu descanso será reparador, recuperarás energías y esto se manifestará en una mejor disposición para afrontar tu rutina diaria.
  • Al practicar constantemente tu enfoque en el momento actual, en el aquí y ahora, sin duda, comenzarás a ver una mejora en tu capacidad de concentración.
  • Fortalece la neuroplasticidad del cerebro, es decir, la capacidad que tiene este órgano para auto-modificarse; así, es posible que se sustituyan los pensamientos negativos por los positivos, con la práctica constante verás como pasas de ser una persona insegura a una optimista. Esto es posible porque se produce una especie de reseteo del cerebro, haciendo que procese la información de una forma diferente a como lo ha venido haciendo.
  • Estimula la producción de antidepresivos por parte del organismo, esto es posible por una parte, por la respiración profunda, pausada y consciente que se realiza en los ejercicios de mindfulness; y, por la otra, la práctica de mindfulness te ayuda a concentrarte en las cosas que te generan beneficios, mientras que te ayuda a salir rápidamente de los pensamientos negativos. No se trata de no tener o negar los pensamientos negativos, sino de no concentrarse en ellos para obviarlos y comenzar a enfocarse en otros que son beneficiosos.
  • La práctica del mindfulness es muy efectiva para retrasar el envejecimiento, las células se mantienen oxigenadas gracias a las respiraciones profundas que se practican constantemente.
  • Adicionalmente, algunos estudios habrían comprobado que la mente es capaz de influir en el cuerpo hasta el punto de sanarlo; en ese sentido, el mindfulness es una técnica muy conveniente para ser utilizada de forma paralela a tratamientos médicos.

Como podrás observar, la práctica del mindfulness es una excelente forma de darle un cambio a tu vida, si te sientes agobiada, estresada, si sientes que no puedes avanzar, es hora que decidas incluir en tu rutina diaria esta técnica.

Avanza de forma progresiva, primero dedica minutos al día, y a medida que te vayas sintiendo cómoda, aumenta el tiempo de práctica hasta llegar por lo menos a 30 minutos diarios, tiempo ideal según los expertos para mejorar tu calidad de vida.

Debes escoger un momento y lugar que sea conveniente para ti, que no haya lugar a distracciones y que te sientas relajada y a gusto, esto incluye que asumas posturas que ayuden en la relajación y que te sientas cómoda.

En esta práctica, la consciencia en la respiración es fundamental. Debes concentrarte en todo el ciclo de respiración del cuerpo, desde que inhalas el oxígeno, hasta sentir como ese oxígeno recorre cada órgano y lo revitaliza.

Controla tú a los pensamientos, no permitas que sea lo inverso, lo ideal es que mantengas en blanco tu mente, con la práctica podrás lograrlo. Recuerda ser perseverante, constante, y en poco tiempo, verás los resultados positivos que esta técnica generará para mejorar tu calidad de vida. En todo caso, siempre podrás acudir a especialistas para que te guíen en esta práctica, lo que te ayudará a evolucionar un poco más rápido.

Sobre el autor

redaccion@psicopico.com'

Redacción

Comentar

Click aquí para dejar un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.