Salud

Cómo afecta una rinoplastia en tu salud mental

¿La cirugía estética puede contribuir a mejorar el bienestar de las personas? En los últimos tiempos, la salud mental se ha convertido en una cuestión de elevada relevancia para las instituciones médicas y sociales. Está estrechamente vinculada con la perspectiva que tenemos de nosotros mismos. Por esa razón, a menudo se piensa en los distintos tipos de rinoplastia como medios para lograr una autoestima sana y equilibrada.

 

¿Por qué se realizan las rinoplastias?

Una rinoplastia puede cambiar el tamaño, el aspecto o las proporciones de la nariz. También puede efectuarse para corregir deformidades provocadas por una lesión, reparar una anomalía congénita o mejorar algunas dificultades respiratorias.

 

Beneficios psicológicos de una rinoplastia

A través de esta operación plástica se consiguen resultados visibles estéticamente, así como de naturaleza psicológica. A continuación, vamos a ahondar en estos últimos:

 

Olvidar los traumas y las marcas de un accidente

Lamentablemente, una de las causas para operarse la nariz son las secuelas de los accidentes de coche. Los pacientes acuden a un cirujano, porque su rostro se ha deformado y necesitan reconocerlo de nuevo.

En otras palabras, estas personas deciden recurrir a la rinoplastia para recuperar su aspecto anterior y, de este modo, dejar atrás los recuerdos del siniestro. Así es como muchos accidentados han podido vencer ciertas consecuencias psicológicas derivadas de estos eventos tan traumáticos.

 

Superar los complejos a causa de nuestra nariz

Es posible que nuestra nariz sea muy grande o tenga protuberancias. En estas situaciones, creemos que un arreglo nos proporcionaría un cambio total en la cara. Hablamos de pequeñas imperfecciones, con las que contamos desde el nacimiento, que pueden llegar a ocasionarnos profundos complejos. Hasta pueden hacernos sentir limitados en nuestras oportunidades.

El problema de estos pacientes puede resolverse con la rinoplastia, ya que abre la posibilidad de eliminar su inseguridad con respecto a una parte de su cuerpo.

 

Ganar confianza y seguridad

Los especialistas aprecian un incremento de la salud y confianza en las personas tras la intervención. En un primer momento, resulta complicado someterse a una rinoplastia. Sin embargo, luego se observa que los resultados son los deseados.

La mejora estética de la nariz conlleva, al mismo tiempo, una mejor percepción de nosotros mismos y de nuestras decisiones. Consiguiendo una firmeza y seguridad que les abrirá más puertas a los pacientes.

 

Dismorfofobia y rinoplastia

El Desorden Dismórfico Corporal (o dismorfofobia) se trata de un síndrome bastante famoso desde hace décadas. Podría resumirse en la excesiva preocupación por una deformidad que resulta mínima o inexistente.

La ejecución de operaciones estéticas, sobre todo rinoplastias, en las personas que lo padecen suele derivar en situaciones conflictivas. Pues la supuesta imperfección:

  • “No acaba de ser corregida”.
  • “Se agrava”.
  • “se traslada a otra zona del cuerpo”.

Es crucial identificar a esta clase de pacientes antes de la rinoplastia, ya que se prevendrán varias intervenciones quirúrgicas innecesarias, además de evitar un mayor deterioro psicosocial.

 

¿Cuándo no someterse a una rinoplastia?

Quienes deseen cambios radicales en su imagen, dada una incapacidad de relacionarse a causa de su aspecto físico, no son los pacientes idóneos para estas operaciones. ¿Por qué? Porque las expectativas sobre la rinoplastia han de ser a nivel estético, no psicológico.

En general, no es recomendable someterse a esta cirugía en caso de que:

  • Estés pasando por una mala racha.
  • Estés siguiendo un tratamiento psicológico o psiquiátrico.
  • No sepas bien que cambio buscas.
  • Pretendas alcanzar la perfección estética.
  • Vayas a darle mucha importancia a cómo te verán los demás.
  • Estés más pendiente de la aprobación de las personas que de la tuya propia.

Por lo que sí, una rinoplastia puede mejorar tu salud mental, pero sólo si tienes las expectativas adecuadas con la intervención.

 

Conclusiones sobre la rinoplastia y la salud mental

La cirugía estética cada vez resulta más aceptada, permitiendo a los pacientes superar traumas y complejos que les impiden lograr su bienestar emocional. Por ello, los diferentes tipos de rinoplastia se presentan como un medio para contribuir a la salud mental de muchas personas. No obstante, las expectativas sobre dicha operación deben ser estéticas y no psicológicas. Y, por supuesto, si te sometes a ella, debe ser por tu deseo personal, no por opiniones externas.

Redacción

Psicopico.com es un lugar donde aprender psicología de manera amena y sencilla. Intentamos acercar a todo el mundo cómo el mundo te entiende a ti y cómo entiendes tú al mundo apoyados en la ciencia del comportamiento humano: la psicología. Artículos sobre psicología social, psicología deportiva, salud, inteligencia emocional, orientación profesional y educativa y mucho más.

Si quieres saber más sobre las últimas investigaciones sobre neurociencia y psicología también puedes visitar canalpsico.com

1 Comentario

Click aquí para dejar un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

  • Hola!

    Creo que en una de las partes de tu artículo das con la clave: hablas de que es necesario “identificar a los pacientes con dismorfofobia” antes de iniciar cualquier operación quirúrgica. Me parece esencial esto, ya que si no es así estamos reforzando este comportamiento y promoviendo repertorios conductuales claramente disfuncionales a medio y largo plazo.

Servicios de psicología y publicidad: info@psicopico.com