Educación Salud

Beneficios de aprender un idioma en el extranjero

aprender idiomas

Aprender un nuevo idioma es una de las formas más eficientes de incrementar nuestra capacidad cognitiva así como otros procesos psicológicos muy beneficiosos para nuestro desarrollo personal y nuestra forma de interactuar con el mundo que nos rodea. Siempre que podamos, vivir una experiencia en el país del idioma que estamos aprendiendo es la mejor opción para que nuestro cerebro se adapte a la nueva lengua, por lo que realizar algún tipo de curso académico en idiomas en el extranjero incrementará nuestra capacidad de aprendizaje y sobre todo la consolidación del nuevo idioma.

¿Cuáles son los beneficios de aprender un idioma en el extranjero?

La ciencia ha demostrado en multitud de estudios que las personas bilingües desarrollan mejor sus habilidades de comunicación, si en el proceso de aprendizaje incluimos hacerlo en el propio país de la lengua los beneficios se disparan. Estos son algunos de ellos.

1. Adquisición de experiencias vitales.

Viajar es beneficioso para la salud mental, aprendamos o no idiomas, por todas las nuevas experiencias que se viven al salir de nuestra zona cómoda. Aprendemos a relacionarnos con otras personas por necesidad y llenamos de nuevos estímulos nuestro cerebro. Si de paso estamos aprendiendo un idioma son todo ganancias.

2. Apertura mental y flexibilidad cognitiva.

Cuando estamos en el extranjero, nuestra mente tiene que flexibilizarse para adaptarse a las nuevas culturas, nuevos idiomas y nuevas formas de ver el mundo del lugar en el que estamos viajando. Esta agilidad mental se rentabiliza en el tiempo y seremos capaces durante más años de adaptarnos a nuevas situaciones y mejoramos en la resolución de problemas. Viajar enriquece nuestra mente.

3. Mayor inmersión en el idioma.

Si por ejemplo, nos pasamos un año escolar en Canadá aprendiendo un idioma, nos veremos obligados a utilizar el idioma del país desde el mismo momento que nos levantamos por la mañana hasta que nos acostamos por lo que nuestro cerebro se verá necesitado de adaptarse a esa situación sí o sí. Es una forma más de supervivencia por lo que es la mejor forma de aprender más rápido, porque el propio contexto nos lo exige.

4. Mejora la autoestima y la autoconfianza.

Uno de los principios fundamentales para mejorar nuestra autoestima es vernos capaces de superar retos. El viajar a otro país y pasar un tiempo fuera, exigiéndonos nuevas responsabilidades y viéndonos capaces de asumirlas es una impulso enorme para nuestra autoestima y la confianza en nosotros mismos. La adrenalina que genera una nueva expectativa y el refuerzo positivo de resolver nuevos problemas dispara nuestra dopamina y nos hará sentirnos mejor con nosotros mismos y cada vez con más ganas de viajar. Necesitamos viajar para seguir superándonos.

5. Mejora los procesos psicológicos básicos.

Aprender un idioma, y más si es en el extranjero, potenciará nuestra capacidad general de memoria, atención (mayor capacidad atencional) y procesamiento de la información (mejora en habilidades lógico-matemáticas, por ejemplo). Lo dice la ciencia. En un estudio de la Universidad de New Brunskwick (Canadá) se demostró que las personas que eran bilingües puntuaban más alto a la hora de retener teléfonos o direcciones.

6. Previene demencias mentales, como el Alzheimer.

Saber más de un idioma puede retrasar la aparición de diversas demencias mentales, como el Alzheimer. Según algunos estudios incluso hasta cinco años.

7. Amplía nuestras relaciones interpersonales.

Viajar establecerá nuevos vínculos con personas nuevas. Se crean nuevas amistades que muchas veces chocan en culturas diferentes. Ya sea con los propios compañeros de curso, procedentes de todo el mundo, como con los autóctonos de la zona. Aprender un idioma mientras estamos en otro país será una nueva excusa para viajar a visitar a esos amigos que dejamos durante el curso para volver a verlos, ya en sus países de origen.

8. Mejora la creatividad.

El tener que aprender otro idioma flexibiliza nuestra forma de procesar la información y eso no solo se aprovechará para el estudio y comprensión del idioma sino para el resto de facetas creativas de nuestras vidas. Cada día que aprendamos una nueva estructura gramatical, una nueva palabra estamos aprendiendo a utilizarla en nuevos contextos por lo que nuestra capacidad creativa se incrementa. Además, cuando no sabemos una palabra en el idioma nos veremos obligados a tirar de ingenio para explicarnos como podamos ya que en ese país solo nos entenderán en el idioma que estamos aprendiendo. Sino sabemos decirlo de una forma, lo diremos de otra. Creatividad.

9. Mejora nuestrao Curriculum Vitae.

Quieras o no, el hecho de haber vivido en otro país durante un tiempo va a ser un plus para nuestro Curriculum Vitae. Cualquier empresa valorará muy positivamente el haber tenido experiencias fuera de su entorno, por lo enriquecedoras que son en todos los aspectos ya mencionados.

Aprender un nuevo idioma, y más si es en el extranjero, es una de las mejores formas de mantener altos nuestros niveles de bienestar.

Sobre el autor

Iván Pico

Graduado en Psicología (UNED). Nº Colegiado G-5480. Diplomado en Ciencias Empresariales (USC). Máster en Psicología del Trabajo y las Organizaciones. (INESEM). Máster Universitario Oficial en Orientación Profesional (UNED). Posgrado en Neuromarketing (Universidad Camilo José Cela). Técnico Deportivo Nivel II, fútbol sala (RFEF). Especialista en Psicología Aplicada al Deporte. Etc, etc...
Ver Página personal de Linkedin para información adicional o en la sección ¿Quién soy de la web? :)

Comentar

Click aquí para dejar un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.