Organizaciones Salud

Presentismo laboral: un enfermo en el trabajo.

Uno de los mayores problemas con los que tiene que lidiar una empresa es el presentismo laboral, el cual podemos definir como el hecho de pasar muchas horas (o las acordadas por contrato) pero sin implicar un buen rendimiento o motivación por parte del empleado. Es decir, el presentismo laboral se produce cuando el trabajador está literalmente perdiendo el tiempo durante sus horas de trabajo. Si quieres saber más sobre como motivar a tus empleados para que no se produzca este efecto puedes consultar este artículo sobre motivación de los empleados: ¿Cómo motivar a los empleados 7 motivaciones básicas de todo trabajador.

Presentismo laboral: trabajar estando enfermo. 

Esta parte de la definición tiene un carácter más peyorativo hacia el empleado, sin embargo el presentismo laboral se produce por lo que el empleado creo como una causa más “ética”, como es el hecho de ir a trabajar a pesar de estar enfermo. Por tanto, el presentismo laboral hace también referencia a las personas que trabajan a pesar de no encontrarse en las mejores condiciones de salud,  lo cual provoca un bajo desempeño en sus actividades (Aronsson y Gustafsson, 2005).

El presentismo laboral es un neologismo creado como lo opuesto al ausentismo laboral (o absentismo laboral), con lo que podríamos hablar también de absentismo presencial (ausentismo y absentismo son palabras sinónimas) por lo que se refiere al comportamiento donde el empleado se encuentra físicamente en el puesto de trabajo, a pesar de sufrir problemas de salud que le dificultan concentrarse y llevar a cabo sus tareas de forma correcta. Según algunos estudios, en los Estados Unidos, el 83% de los empleados reconoce haber ido a trabajar estando enfermo al menos en una ocasión durante el año anterior.

Causas del presentismo laboral.

El miedo a perder el trabajo suele ser la causa más frecuente para este tipo de conductas pero se puede producir debido a otros motivos:

  1. Inseguridad laboral. La inestabilidad del mercado laboral “obliga” al empleado a ir a trabajar a pesar de no encontrase físicamente bien, por temor a perder el empleo.
  2. Responsabilidad. El empleado asume el esfuerzo de acudir a trabajar estando enfermo para no perjudicar a sus compañeros o equipo de trabajo. El trabajador siente que tiene que cumplir con sus obligaciones.
  3. Adicción al trabajo. La gente con esta patología no entiende de enfermedades a la hora de ir a trabajar. Puedes aprender más sobre el workaholism, o adicción al trabajo en este otro artículo: Workaholism: adicción al trabajo.
  4. Gestión de los recursos humanos. La organización puede tener problemas para remplazar al empleado enfermo, que dificulta que el empleado pueda quedarse en casa durante los días necesarios para recuperarse. En determinados trabajos es complejo encontrar un “sustituto” y hace sentir al empleado la necesidad de asistir igualmente. Sin embargo, el mundo no se parará por posponer las actividades o cancelarlas hasta que el trabajador se recupere.

>> Artículo relacionado: Karoshi: cuando el trabajo te mata(literalmente).

Consecuencias del presentismo laboral.

Entre las consecuencias que genera el presentismo se encuentran por ejemplo:

  1. Trabajo más lento. Se reduce la productividad, todos tenemos límites.
  2. Menor calidad del trabajo. ¿Realmente quieres sacar un trabajo malo a esperar unos días y realizarlo mejor?
  3. Mayor número de errores. Nuestra capacidad de atención se reduce, recuerda que el cuerpo tiene prioridades y se concentrará antes en sanarte que en terminar el trabajo de forma correcta.
  4. Peor imagen. Una persona con mala cara, o sonándose los mocos constantemente no es precisamente sinónimo de mejores ventas, por ejemplo.
  5. Riesgo de contagio a otros trabajadores en caso de que la enfermedad pueda ser transmisible (gripe, por ejemplo).
  6. Peor salud laboral del empleado. Una persona bajo los efectos del presentismo, ya sea por causas de salud, baja motivación o falta de trabajo terminará mermando su salud, se fatigará más y puede que termine por aburrir su propio trabajo.

Ir a trabajar estando enfermo no es hacerle un favor a la empresa.

Muchas personas caen en la falsa creencia de que si no van a trabajar le estarán causando un problema a la empresa. Expertos en el ámbito, como Del Líbano (2011) afirman que trabajar estando enfermo es más costoso y perjudicial para la productividad y el rendimiento de la empresa que permanecer en casa descansando. No le estás haciendo ningún favor a la empresa por ir a trabajar en malas condiciones.

>> Artículo relacionado: ¿Cómo motivar a tus empleados¿ 7 motivaciones básicas.

_

Referencias bibliográficas:

Aronsson, G., Gustafsson, K. (2005). Sickness presenteeism: prevalence, attendance-pressure factors, and an outline of a model for research. Journal of Occupational and Environmental Medicine, 47(9), 958-966.

Dessler G. (2009). Administración de Recursos Humanos. Pearson Educación: México.

Del Líbano. (2011). A Journey into the Heart of Workaholism: empirical findings from several multi-sample studies. Tesis doctoral, Universitat Jaume I, Castellón.

Sobre el autor

Iván Pico

Graduado en Psicología (UNED). Nº Colegiado G-5480. Diplomado en Ciencias Empresariales (USC). Máster en Psicología del Trabajo y las Organizaciones. (INESEM). Máster Universitario Oficial en Orientación Profesional (UNED - cursando). Posgrado en Neuromarketing (Universidad Camilo José Cela). Técnico Deportivo Nivel II, fútbol sala (RFEF). Especialista en Psicología Aplicada al Deporte. Etc, etc...Ver Página personal de Linkedin para información adicional.

Comentar

Click aquí para poner un comentario

Deja un comentario

¿Quieres consultar algo?

Sí, ayúdame. No, sólo curioseo. Existe también un servicio de recepción online con chat directo para consultas instantáneas. Pulsa el botón naranja de abajo.

¡Suscríbete!