Neuromarketing Social

(Español) Psicología Política: de la filosofía al neuromárketing para influenciar en el voto

Esta noticia non está dispoñible en galego…sentímolo. Proba en castelán. Apertas! For the sake of viewer convenience, the content is shown below in the alternative language. You may click the link to switch the active language.

Psicología política: herramientas de los políticos para influir en el voto y como prevenir ser manipulado

Desde la Antigüedad, el hombre ha pensado en herramientas para poder persuadir a su oponente y, de ser posible, hacerle cambiar su forma de pensar. 

Hoy día, el escenario es el mismo, muchas personas tratan de ser persuasivas y convencer a los demás para que piensen igual. 

Elementos de persuasión

El filósofo Aristóteles estableció un camino con tres puntos esenciales para lograr persuadir. Se trata del ethos, pathos y logos. El primero de ellos, ethos, hace referencia a la credibilidad de una persona; el segundo, pathos, apela a los sentimientos o a las emociones y logos, que se refiere al razonamiento.  

Así, los argumentos se debían hilar siguiendo estos tres pilares: la credibilidad del discursante, las emociones del público y el uso de la lógica. 

En su obra titulada Retórica, Aristóteles afirmó: “De los argumentos procurados por el razonamiento, hay tres clases: unos que radican en el carácter del que habla, otros, en situar al oyente en cierto estado de ánimo, otros, en fin, en el mismo discurso”.  

Actualmente, estas categorías se siguen usando para convencer a las masas o a una audiencia sobre un determinado tema. 

Ethos

Cuando se hace uso del ethos, son importantes los saberes que se tengan sobre el tema, o la autoridad que emane de la persona que discurre. Las referencias a otras autoridades también son válidas y la actitud, la empatía o la confianza que se pretende ganar por parte del público.

Pathos

El pathos es la parte del argumento en la que se apela a las emociones o sentimientos para influir sobre ellas y lograr que piensen de cierta manera. 

Pathos, en el arte, también significa ‘sufrimiento’, por ello se dice que busca despertar la empatía en el espectador o, en este caso, en la audiencia.  Para que esto sea provechoso, el discursante puede aparentar abrirse ante el público para despertar los sentimientos de los demás, presentando un lado muy humano. 

Asimismo, puede recurrir a las historias, con el mismo fin de tocar el corazón de quienes escuchan. Las metáforas también son parte de los recursos usados. 

Logos

Logos hace referencia al discurso o a la razón. En este instante del discurso, el conferencista recurre a la inteligencia de su público, usando argumentos lógicos. En este momento, podría hacer uso de estadísticas, experimentos, investigaciones, gráficos, hechos o cualquier otro recurso que le permita ganar credibilidad. 

Aunque estos recursos siguen siendo fundamentales, actualmente, también hay otras estrategias mucho más elaboradas, producto de los estudios e investigaciones por parte de quienes se dedican a la rama de la política. 

Estrategias más sofisticadas

En el presente, con la aparición del neuromarketing, se están usando estrategias más sofisticadas en el mundo político. Incluso, se habla sobre una influencia oculta sobre los individuos. 

Otro recurso más moderno es el rastreo ocular, o eye tracking, lo cual permite conocer las emociones del rostro de las personas. 

Esta tecnología es capaz de medir las emociones universales propuestas por el psicólogo Paul Ekman: tristeza, sorpresa, felicidad, asco, ira y miedo, además de más de 100 emociones y 8 estados de ánimo, para predecir los comportamientos de las personas. 

Por supuesto, esto se aplica a la neuropolítica, un área que busca entender cómo se comportan los individuos, usando algoritmos para entender las microexpresiones.  

Es decir, las estrategias son mucho más avanzadas. Si, por ejemplo, una persona está observando un vídeo de una campaña política y sonríe, si ese contenido lo ve desde un móvil o una laptop, la cámara puede hacer un registro de los movimientos faciales. Tal como explicó un especialista en este campo, se pueden leer las expresiones más mínimas por medio de una cámara y comprender cómo reaccionan los ciudadanos al contenido.  

Un detalle de este tipo de softwares, es que son inmediatos, pues, quienes trabajan en campañas políticas necesitan evaluar los resultados de forma rápida.

En el neuromarketing abundan las herramientas para hacer este tipo de trabajos, pues se ha pensado incluso en el uso de electrodos, o EEG, para observar la actividad en algunas partes del cerebro cada vez que un candidato hace determinadas afirmaciones. 

Aunado a ello, las plataformas digitales han facilitado el trabajo a los candidatos electorales o, mejor dicho, a quienes trabajan en sus campañas, ya que estos son espacios directos en el que los electores interactúan y expresan sus pensamientos. 

Entre las estrategias, también se incluyen las promesas y el acercamiento a ciertas ideologías, ofreciendo empleos, mejor calidad de vida y un provenir mucho mejor, tanto a nivel individual como colectivo.    

En esta área se hacen uso de estrategias para persuadir, tratando de cambiar la actitud de las personas hacia un tema. Pero, esta tares no es muy sencilla, así que requiere una fuente fiable, un buen contenido, además de hacer uso de un canal comunicativo. 

Teorías conspirativas, temores y noticias falsas

Otro de los recursos a los que pueden recurrir ciertos políticos, tal como se ha evidenciado, es a infundir temor por medio de teorías sobre conspiraciones que representan una amenaza, de parte del candidato opositor, con el propósito de manipular al público, haciéndose ver como el candidato que corre riesgo por dar a conocer “la verdad”. 

Se crean una serie de enemigos, también con el fin de engañar a los electores y conseguir su voto, creando desconfianza hacia el adversario. 

Otra estrategia es sembrar temor sobre posibles crisis, planteando posibles escenarios catastróficos que ponen en riesgo la tranquilidad del colectivo. 

Aparte de todo ello, el efecto Mandela también es usado cuando un candidato crea falsos recuerdos sobre la población, especialmente sobre un pasado que fue mejor y que podría volver a ser igual de hermoso. 

Un detalle que también es influyente son las noticias falsas. Las personas, generalmente, solo leen el titular y el primer párrafo de una noticia, lo cual puede bastar para influir en la manera de pensar de una persona. 

El uso de fake news, o noticias falsas, son difundidos a través de la televisión, la radio y, sobre todo, por medio de las redes sociales, pero no son más que falsedades que se presentan como una verdad. 

Uso crítico de la razón

Ante todas estas estrategias, no queda otra opción más que trabajar en el pensamiento crítico, de forma individual, analizando si el mensaje que transmiten los políticos es verdaderos, lógicos o si realmente concuerdan con la realidad. 

Puede ser difícil, ya que las estrategias son muy sofisticadas en estos días, pero agudizar el pensamiento podría ser la clave para tomar una buena decisión política y enrumbar el destino de un país hacia un futuro verdaderamente favorable. 

Incluso, es válido analizar los datos para corroborar si son verdaderamente ciertos. Podría decirse que, al día de hoy, se vuelve vigente el pensamiento del filósofo René Descartes, para corroborar si algo es verdadero, ya que es más difícil evadir las estrategias que usan muchos creadores de campañas. Analizar la información, desde todos los ángulos, es necesario y no caer en la tendencia de creer en cualquier afirmación al primer momento, ni dejarse llevar por las emociones cuando los candidatos hacen sus promesas. 

Más bien, corroborar que sea verdadero y evitar caer en el terror que muchos tratan de infundir, ya que el uso de las falacias también se practica en la política, y una de ellas es, no atacar a los argumentos, sino a la persona en concreto, por lo que son muchos los factores a considerar para evitar ser engañados tan fácilmente. 

Bibliografía

-Bouza, F. (1998). La influencia política de los medios de comunicación: mitos y certezas del nuevo mundo. Benavides, D., El debate de la comunicación, Madrid, Fundación General de la Universidad Complutense, 237-252.

-Borja-Orozco, Henry. (2022). Consumo político: estrategias de comunicación basadas en el voto ideológico y de rendimiento. Revista Latinoamericana de Psicología54 , 12-22. Epub 24 de marzo de 2022. https://doi.org/10.14349/rlp.2022.v54.2 

-Possieri C, Ravazzi C, Dabbene F, Calafiore GC. A new metric for understanding hidden political influences from voting records. PLoS One. 2020 Sep 1;15(9):e0238481. doi: 10.1371/journal.pone.0238481. PMID: 32871583; PMCID: PMC7462714.

-Rosón, M., & del Mar, M. (2011). Ambición política y lealtad: Influencia sobre el comportamiento político. Política y gobierno18(2), 231-264.

(Español) La Librería de la Psicología

¿Dónde comprar los libros de psicología? Aquí: Grado Psicología (UNED) | Recomendados de Psicología | Todas las categorías | Colección general

(Español) Proyecto e3 – EducaEntrenaEmociona

Servizos psicoloxía e publicidade: info@psicopico.com