Health

(Español) La marihuana medicinal, ¿es real o un mito?

marihuana medicinal

Sorry, this entry is only available in European Spanish. For the sake of viewer convenience, the content is shown below in the alternative language. You may click the link to switch the active language.

Parece que se avecina un cambio de panorama para el cultivo y consumo de cannabis en España, aunque la propuesta de ley ahora mismo se encuentre en barbecho. Con todo este horizonte, el debate sobre el uso de la marihuana como sustancia medicinal ha crecido considerablemente.

Siempre se ha considerado una planta dañina por su consumo recreativo, sin embargo, ¿y si te dijera que sí que hay algo de realidad en el concepto de la marihuana como algo positivo para la salud? No es una exageración, ni nada por el estilo. Es una verdad, aunque, como todas las verdades, va acompañada de matices.

Desde las semillas autoflorecientes que encuentras en los grow shop, hasta aquellos medicamentos que se toman para calmar el dolor. Podría sonar a broma, pero hay una conexión entre ambos, sobre todo en determinados países donde los estudios han dado un paso al frente para profundizar en la materia.

Porque hay mucha falsa verdad rodeando a la planta del cannabis. No es un milagro de la naturaleza que cure todos los males, ni tampoco es un enemigo capaz de destruir a las personas. De hecho, todo depende realmente de las personas en sí y de su consumo. Aunque sería muy cínico no mencionar que todo depende también del tipo de planta y de la forma en la que se consume.

Uso de la marihuana medicinal

En países como Estados Unidos, una de las naciones que más ha promovido la persecución del cannabis, ya hay estados en los que se permite el consumo con fines medicinales. Sí, algunos de ellos tienen más que asimilado el concepto de marihuana medicinal.

Bien es cierto que, para poder solicitarla y usarla con fines terapéuticos, hay que cumplir ciertas condiciones y requisitos. De hecho, solo pueden acceder a ello personas que padezcan alzheimer, la enfermedad de Crohn, glaucoma, cáncer, SIDA, esclerosis o incluso náuseas severas.

Las autoridades americanas no entran en detalle sobre la variante de planta concreta que se utiliza en cada caso, aunque es bien sabido que el principal componente que aporta los beneficios es el CBD. Precisamente es este el que se ha legalizado para el consumo medicinal, sobre todo porque se desvincula del THC, el responsable de los efectos psicoactivos más fuertes.

De hecho, en España se pueden encontrar productos que siguen el mismo camino. Aunque también hay tiendas que ofrecen toda clase de semillas, como por ejemplo la Critical Kush de Royalqueenseeds, existen negocios que ya venden los derivados que se consideran saludables.

Sin ir más lejos, ya se comercializa el aceite de cannabis, que cada vez tiene más defensores por su capacidad para aliviar dolores o el estrés, por reducir los episodios de epilepsia o incluso por ayudar a conciliar el sueño.

Ya decíamos antes que el cannabis medicinal es una realidad, pero tampoco hay que considerarlo como un producto totalmente milagroso. No es algo que cure enfermedades, o al menos todavía no se ha demostrado que sea capaz de hacerlo.

No obstante, sí que hay estudios que han aclarado que existen indicaciones positivas y más que comprobadas. Puede utilizarse para combatir una adicción, para ayudar a pacientes que empiezan a mostrar episodios psicóticos, incluso para reducir el dolor crónico que manifiestan muchísimas enfermedades.

Eso sí es posible, aunque hay que hablar del consumo responsable. El exceso de esta sustancia puede generar problemas, y es que no es algo que esté libre de efectos secundarios. El consumo indebido o excesivo del cannabis y cualquier derivado, sea medicinal o no, deja huella.

Puede tener efectos secundarios

Cabe destacar que el campo de la marihuana medicinal es uno bastante joven y que todavía hay muchos estudios por realizar. Sin embargo, ya hay ciertas contraindicaciones que se han manifestado en varios casos.

Algunas personas sufren un aumento de la frecuencia cardíaca con el consumo, como también algunas reacciones negativas frente a otros medicamentos, episodios de mareos y náuseas o hasta aumento del apetito.

Es algo que no solo se ve con el cannabis, de hecho, solo hay que coger el prospecto de cualquier medicamento para darse cuenta de que a veces tomamos cosas que nos harían llevarnos las manos a la cabeza. Pero tienen estudios detrás que demuestran sus efectos positivos y, por tanto, se recomienda su uso.

Y algo así está pasando con el cannabis actualmente. Los tabúes se están empezando a derrumbar, al igual que los falsos mitos. Por supuesto, no hay que olvidar que es una planta con un consumo recreativo que puede ser muy dañino; pero tampoco hay que pasar por alto el hecho de que, con el uso adecuado, puede ayudarnos a disfrutar de una mejor salud.

Pero todavía queda recorrido para hacer afirmaciones absolutas. Quizá con el tiempo se extienda su uso más allá de lo medicinal o se decida cortar por lo sano. Hay todo un mar de probabilidades aunque, por ahora, el cannabis medicinal es una realidad.

Redacción

Añadir Comentario

Click aquí para dejar un comentario

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

Chat
1
💬 ¿Te ayudo?
Psicopico
Hola 👋
Soy Iván Pico, psicólogo. Si puedo ayudarte no dudes en escribirme. Gracias por la visita. Un saludo.