Salud

Primeros auxilios psicológicos: ¿qué hacer con los niños?

La aplicación de los Primeros Auxilios Psicológicos (PAP) supone un enorme beneficio para las personas o grupos que se han expuesto a un incidente crítico (accidentes, atentados, catástrofes naturales, pérdidas familiares, etc.) en las primeras 72 horas tras el impacto.

 

Las técnicas de primeros auxilios psicológicos se basan en estrategias con evidencias científicas y están destinadas a ayudar tanto a niños, adolescentes adultos como a familias afectadas por un mismo incidente crítico. No solo a las personas afectadas directamente sino también a los propios intervinientes en el incidente (bomberos, policías, etc.) y otros profesionales que trabajan con las personas afectadas (médicos, voluntarios, etc.).

El objetivo de esta primera intervención son reducir el nivel inicial de estrés causada por el evento traumático; fomentar la adaptación a corto, medio y largo plazo y fomentar estrategias de afrontamiento.

 

Primeros Auxilios Psicológicos (PAP): principios éticos.

  • Modelar respuestas saludables: actuar con calma, de forma amable, organizada y respetuosa.
  • Mantenerse visible y cercano, aunque sin invadir la privacidad.
  • Confidencialidad. Asegurarse de que la persona afectada esté en un ambiente de confidencialidad.
  • No excederse en las competencias propias de los PAP.
  • Cuando la persona esté muy afectada y sea necesario, referirla a otros centros o profesionales adicionales.
  • Si existe una coordinación en la aplicación de los PAP o se trabaja con otros profesionales o voluntarios atenerse a las indicaciones de ésta.
  • No olvidarse del propio autocuidado personal, físico y emocional.

 

Aplicación de los Primeros Auxilios Psicológicos (PAP).

Antes de iniciar la aplicación de los PAP debemos algunas consideraciones iniciales:

  • Información: conocer el entorno donde se va a trabajar, el incidente y quien proporcional la asistencia y dónde. Tenemos que tener en cuenta que siempre que sea posible los PAP han de ser aplicados en un lugar confortable y fuera de la zona de impacto del incidente.
  • Coordinación: comunicarse con las personas autorizadas, servicios de emergencia y coordinarse con ellos.
  • Detección: identificar quién necesita la asistencia, prestar atención a como reaccionan las personas e interactúan con el entorno.
  • Agrupación: siempre que sea posible, trabajar con las familias y atender a grupos espontáneos.
  • Concentración: tu propio comportamiento puede influir en los demás. Demostrar calma y claridad de pensamiento.
  • Adaptación: existen diversas culturas, diversidades y necesidades especiales, sobre todo en poblaciones de riesgo.

 

Fases de aplicación de los Primeros Auxilios Psicológicos.

1. Establecer contacto y presentarse.

  • Presentarse de forma no intrusiva.
  • Explicar porqué nos hemos acercado.
  • Establecer el setting (confidencialidad, necesidades, cómo trabajamos…

 2. Alivio y Protección.

  • Cubrir necesidades vitales básicas.
  • Ayudar a la reagrupación familiar.
  • Especial atención a personas que tengan familiares fallecidos.

3. Contener, si es necesario.

  • Contención emocional.
  • Orientación temporal y espacial.

4. Recoger información (needs&worries).

  • Identificar las necesidades y preocupaciones inmediatas de la persona afectada.
  • Reunir información adicional sobre las personas afectadas, en especial sobre los acontecimientos vitales estresantes previos.

5. Asistencia práctica.

  • Explorar y analizar necesidades inmediatas.
  • Explicitar y reordenar necesidades.
  • Planificar necesidades y acciones a llevar a cabo.

6. Conectar con la red social de apoyo.

  • Fomentar la conexión con su red social de apoyo.
  • Ayudar a realizar las acciones de búsqueda necesarias.

7. Indicar pautas de afrontamiento.

  • Informar de las reacciones básicas de estrés esperables (físicas y psicológicas).
  • Dar pautas de comunicación de malas noticias a niños.
  • Enseñar técnicas básicas de relajación.
  • Dar pautas de higiene del sueño.
  • Normalizar sintomatología de estrés agudo.

8. Conectar con servicios externos.

  • Informar de tiempos aproximados para pedir ayuda a un especialista.
  • Dejar conectado con la red de salud pública o servicios análogos.
  • Reforzar el mantenimiento de un contacto adicional en caso de crisis.

Primeros Auxilios Psicológicos en niños.

En el caso de niños o niñas, atendiendo a su edad se seguirán los siguientes 5 pasos: contener, calmar, informar, normalizar y consolar. 

Entre 0 y 3 años

1. Contener

  • Intentar no separarse del niño/a.
  • Cogerle de las manos.
  • Reconducir las conductas de apego físico exagerado.
  • Conceder un espacio para el llanto o el grito de forma controlada.

2. Calmar

  • Ayudarle a relajarse.
  • Hacer que se sienta comprendido, querido y apoyado.
  • Facilitarle la liberación de energía nerviosa.
  • Con niños mayores de dos años ayudar a poner nombre a las emociones.

3. Informar

  • Intentar explicarle al niño o niña en un lenguaje adaptado a su edad cuál es la situación.
  • Utilizar frases cortas y  hacerle entender que no está solo y qué es lo que pasará a continuación.
  • No ocultarle información y no mentirle nunca.
  • Dile a menudo que le entiendes y que sabes que está triste y tiene miedo.

4. Normalizar

  • Establecer una rutina para ir a dormir adaptada a la situación.
  • No obligar a comer si no se tiene hambre.
  • Intenta realizar las comidas en un ambiente lo más relajado posible.
  • Establecer límites razonables para las rabietas.

5. Consolar

  • Procura hacer actividades positivas con el niño/a.
  • Intenta escuchar cuando el niño/a se intente comunicar contigo.
  • Permítele tener el control de cosas pequeñas.
  • Ayúdale a expresar sus sentimientos a través de actividades lúdicas.

Entre 3 y 6 años.

1. Contener

  • Asegurar la comodidad y descanso.
  • Muestras de cariño frecuentes.

2. Calmar

  • Hablarle en voz baja y suave.
  • Procurar actividades relajantes.
  • Tratar de distraer ela niño con elementos de su mundo imaginario.

3. Informar

  • Usar un lenguaje adecuado a su edad.
  • Explicar lo ocurrido de forma simple y honesta.
  • Tratar de responder a todas sus preguntas.
  • Explicar las diferencias entre los sueños y los miedos y la vida real.
  • Explicar el carácter permanente de la muerte y la tristeza que causa.

4. Normalizar

  • Poner nombre a las emociones.
  • Aparición de conductas agresivas.
  • Regresiones.

5. Consolar

  • Ayudarle a entender qué ha ocurrido.
  • Mantener las rutinas familiares.
  • Permitirle que realice tareas productivas.
  • No obligarlo a hablar.
  • Permitirle que participe en rituales de duelo culturales y religiosos.

Entre 6 a 9 años.

1. Contener

  • Tratar que las emociones no se desborden.
  • Lograr un equilibrio entre la ventilación emocional y el control racional.
  • Recoger siempre los miedos y las fantasías, pero responder desde el nivel cognitivo.

2. Calmar

  • Hablar en voz baja y pausada.
  • Ofrecer motivos y razones que le ayuden a tranquilizarse.
  • Recordar alguna situación previa, en la que el niño pudo controlar sus miedos.
  • No decir nunca que si se calma, todo irá mejor. Posiblemente eso no sea verdad.

3. Informar

  • Utilizar palabras y explicaciones simples.
  • Responder a todas sus preguntas.
  • No dar más información de la que nos pide el niño. Si quiere saber más, ya nos lo preguntará.
  • Averiguar qué sabe el niño: posiblemente haya oído informaciones a medias que le asusten, porque no las comprende.
  • Si no quiere saber nada, estará evitando el dolor. Es importante retomar el tema al día siguiente.
  • Si el incidente ha comportado la muerte de alguien, abordar el tema de forma directa, sin rodeos.

4. Normalizar

  • Ayudar al niño a expresar cómo se siente, poniendo nombre a sus sensaciones.
  • Animarle a expresarse, pero sin forzarle a ello.
  • Tampoco obligarle a hablar.
  • Si reacciona con irritabilidad, en lugar de ignorarlo, comentarle suavemente que entendemos que esté enfadado, pero que poco a poco tiene que tratar de no estarlo.

5. Consolar.

  • Permitirle participar en los rituales de despedida.
  • Animar al niño a dibujar y/o jugar acerca de lo ocurrido.
  • Permitirle volver a la escuela y a las actividades habituales.
  • Fomentar su vida social.

Entre de 9 a 12 años.

1. Contener

  • Tratar que las emociones no se desborden.
  • Lograr un equilibrio entre la ventilación emocional y el control racional.
  • Dejar cierto espacio para que puedan estar solos (a esta edad suelen comenzar a avergonzarse de las emociones), pero no excesivo.

2. Calmar

  • Hablar en voz pausada y serena.
  • Ofrecer motivos y razones que le ayuden a tranquilizarse.
  • Recordar alguna situación previa, en la que pudo controlar sus miedos.
  • Permitirle distraerse viendo la televisión, jugando con amigos, etc.

3. Informar

  • Usar un lenguaje adulto, pero sencillo.
  • Responder con claridad y sin evasivas a sus preguntas.
  • No dar más información de la que se nos pide, pero invitar a formular más preguntas.
  • Si no quiere saber nada, estará evitando el dolor. Es importante retomar el tema al día siguiente.
  • Si el incidente ha comportado la muerte de alguien, abordar el tema de forma directa, sin rodeos.

4. Normalizar

  • Animar al preadolescente a expresarse, pero sin forzarle a ello.
  • Tampoco obligarle a hablar: posiblemente prefiera estar con amigos.
  • Explicarle que hay muchas formas de estar triste y de “llorar sin lágrimas” y que a veces el mal humor es una de ellas.
  • Explicarle que no es necesario estar triste todo el tiempo, si ha habido una muerte en la familia.

5. Consolar

  • Permitirle participar en los rituales de despedida.
  • Animarle a explorar qué actividades les ayudan a estar mejor y a realizarlas.
  • Permitirle volver a la escuela y a las actividades habituales.
  • Fomentar el contacto y el tiempo con su grupo de iguales.

_

Referencias: 

National Child Traumatic Strees Network | Guía en Español de la NCTSN

Curso gratuito sobre PAP de la Universidad Autónoma de Barcelona y el Centro de Crisis de Barcelona.

Sobre el autor

Iván Pico

Graduado en Psicología (UNED). Nº Colegiado G-5480. Diplomado en Ciencias Empresariales (USC). Máster en Psicología del Trabajo y las Organizaciones. (INESEM). Máster Universitario Oficial en Orientación Profesional (UNED - cursando). Posgrado en Neuromarketing (Universidad Camilo José Cela). Técnico Deportivo Nivel II, fútbol sala (RFEF). Especialista en Psicología Aplicada al Deporte. Etc, etc...Ver Página personal de Linkedin para información adicional.

4 comentarios

Click aquí para poner un comentario

Deja un comentario

¿Quieres consultar algo?

Sí, ayúdame. No, sólo curioseo. Existe también un servicio de recepción online con chat directo para consultas instantáneas. Pulsa el botón naranja de abajo.

¡Suscríbete!