Cine Educación Inteligencia Emocional Opinión Social

Análisis de la serie ‘Por 13 Razones’ (13 Reasons Why) con un poco de psicología.

13 reasons why analisis psicologico

Por 13 razones (13 Reasons Why), así se llama la serie del momento en Netflix y de la que todo el mundo habla, con razón. ¿Por qué tiene tanto éxito? Merece la pena realizar un pequeño análisis, ya que trata un tema delicado y una buena razón para verla es el impacto emocional que nos genera una gran sensibilización con la historia, que a más de uno le habrá recordado su propia adolescencia.

La serie narra un problema demasiado invisible en nuestra sociedad: el suicidio adolescente, narrado por la propia joven, Hannah Baker (Katherine Langford) a través de una serie de cintas de de cassette que deja antes de su muerte explicando las razones de su decisión. El último en recibir las cintas es su amigo Clay, a través del cual se vas deshilachando la historia. La serie está basada en la novela escrita por Jay Asher en 2007, la cual sería recomendable leer (solo tiene 288 páginas) para poder contrastar las historias.

ALERTA SPOILER. Si todavía no has visto la serie o leído el libro, es mejor que dejes de leer o te enterarás de parte del argumento. 

Índice de contenidos.

    1. 13 razones de Por 13 Razones.
      1. El nombre de la serie.
      2. La época adolescente: ¿en serio en Estados Unidos es así?
      3. Padres ausentes y poco comunicativos.
      4. Sexo, drogas y rock&roll.
      5. Armas everywhere.
      6. Acoso escolar: bullying.
      7. Acoso sexual.
      8. Excesiva apología al perfeccionismo.
      9. La orientación sexual, tema tabú.
      10. La actitud del centro escolar.
      11. Falta de inteligencia emocional de Hannar Baker.
      12. La actuación del psicólogo del centro.
      13. Más problemas de los protagonistas.
    2. Conclusión final.

13 razones de Por 13 Razones (13 Reasons Why).

Antes de empezar decir que más que un análisis psicológico de la serie, es una mera opinión personal con cierto carácter psicológico y no un diagnóstico definitivo. El artículo servirá también para abrir debate acerca de la serie y sus aspectos psicológicos (buenos y malos) a través de los comentarios. Si no has visto la serie, te recomiendo que al menos te leas alguna sinopsis si quieres leer y entender el artículo.

13 Reasons Why, es sin duda una impactante historia que a mucha gente le hará reflexionar sobre nuestra sociedad y como los pequeños detalles pueden llegar a desencadenar grandes consecuencias como sucede en la paradoja del efecto mariposa. No solo narra la historia de un suicidio adolescente, sino de violaciones, acoso sexual, acoso escolar, las relaciones amorosas, la comunicación digital, las relaciones padres-hijos, la amistad y otra serie de dificultades ambientadas en un instituto americano.

Estas son mis 13 razones de Por 13 Razones a tener en cuenta de la serie, no son ni los mejores ni los peores y estoy convencido de que faltarán mil detalles:

1. El nombre de la serie: Por 13 Razones.

La serie está impregnada de un gran dramatismo que invade al espectador de la necesidad de querer saber más, de querer ver el desenlace de las cosas, desde el propio título. Hay 13 razones y quiero saberlas todas, y quiero saberlo ya. Además, suena de fondo Joy Division, siguiente capítulo.

Este tipo de técnica se utiliza mucho en la publicidad y en la promoción de productos. Una pregunta abierta sin contestar suele necesitar de una respuesta. Nuestro cerebro necesita cerrar el círculo a nadie le gusta que le dejen con la miel en los labios.

>> Artículo relacionado: ¡20 canciones con títulos muy psicológicos!

2. La época adolescente. ¿En serio en Estados Unidos es así?

Al público adolescente le suelen gustar las series en las que se puedan sentir identificados, como el ambiente del instituto, la mayoría de series de adolescentes de éxito tienen esta temática. Público adolescente ganado. Sin embargo, la profunda temática de la serie mantiene al espectador adulto identificado en todo momento con muchas de las situaciones que ocurren, seguramente que hayan vivido directa o indirectamente, como el bullyingMuchos padres ven esta serie para intentar evitar que esto les pueda suceder a sus propios hijos.

Hay una cosa que hay que tener en cuenta, la serie está ambientada en los institutos americanos en los que los chavales de 17 años van en sus propios coches a clase, y que “parecen” tener un grado de madurez mayor del que realmente tienen, que manía con acelerar los proceso naturales de desarrollo biológico. A los niños hay que dejarlos ser niños y no crear adultos en cuerpos de niños que luego serán niños en cuerpo de adultos. Para este fin no ayuda demasiado que los actores que encarnan a los protagonistas tengan en realidad 3-4 años o incluso 10 años más, como es el caso de Zach, interpretado por Ross Butler que cumplirá 27 años próximamente. Es decir, los espectadores adolescentes tienen ojos, y al final asociarán comportamientos de adultos donde no debería haberlos.

>> Artículo relacionado: Sin niños no hay adultos. 

3. Padres ausentes y poco comunicativos.

Una de las cosas más llamativas de la serie, y a su vez uno de los factores más importantes dentro del desarrollo de la personalidad adolescente, son las relaciones que los protagonistas tienen con sus padres. La familia de Hannah, la protagonista, pasa por una difícil situación derivada de problemas económicos del negocio familiar. Por momentos, dan por sentado que su hija se adaptará a a situación y no prestan excesiva atención, de manera inconsciente, a los problemas de la joven que parecen ser categorizados con menor prioridad. Lo que decíamos del efecto mariposa, todos los problemas han de ser escuchados, por muy pequeños que parezcan. Recuerda que el aleteo de una mariposa puede desencadenar el mayor de los tornados.

Quizás los problemas económicos de la familia de Hannah hicieron que ésta no se expresase con ellos correctamente, cohibida por no ser “un estorbo” más para ellos, encerrándose en sí misma cada vez más. No se dio el suficiente grado de confianza entre ellos para poder ser ese pequeño apoyo que Hannah necesitaba. Aunque los padres de Hannah son ejemplares, porque lo son, no fueron capaces de identificar la situación con antelación. Quizás esto ha generado un sentimiento de culpa, el mismo que sienten el resto de protagonista.

Aunque Hannah es la protagonista, otros protagonistas sufren de padres ausentes. Cada uno en un caso diferente y que a la larga genera unos u otros problemas.

Bryce.

Es el malo de la película, el típico chico popular, capitán del equipo de béisbol, con cochazo y casa. Pero, los padres curiosamente casi nunca están en casa, lo cual le permite realizar fiestas desenfrenadas, flirtear con las drogas (y el narcotráfico), sexo sin consentimiento, etc. En fin, una serie de conductas antisociales que lo convierten en un ser un tanto despreciable, sin embargo… como pasa con los casi psicópatas, esa cara oscura se ve encubierta por su lado más popular, al que todos quieren, incluso parece un líder carismático.

>> Artículo relacionado: ¿Qué son los casi psicópatas? 

Justin.

El en caso de Justin, en un principio se muestra un perfil muy similar al de Bryce. Es el capitán el equipo de baloncesto, con una dulce sonrisa, el típico chico popular y afortunado con las chicas.  Sin embargo, su caso es bien diferente. Justin vive en una familia desestructurada, una madre con problemas de drogas y que sufre el maltrato de los novios de su madre, que lo tratan como si de un objeto molesto se tratase. Lo que le sucede a las personas que sufren este tipo de situaciones en su infancia es de todo sabido. Esto le hace salir de su nicho familiar anticipadamente en busca de un cobijo. Su refugio es Bryce, lo que le lleva a protegerlo de situaciones injustificables. Hasta que revienta. Creo pensar que su futuro a partir de la decisión de romper las relaciones tóxicas familiares y de amistad que tenía, le llevarán a un futuro más próspero.

Los padres ausentes no son solo aquellos que literalmente no están de forma física, sino también aquellos que ejercen un sobreproteccionismo sobre sus hijos. Son quizás los casos de Courtney, Zach o incluso Clay. La primera tiene directamente miedo a defraudar a sus padres, el segundo claramente se ve cohibido en muchos momentos de la historia por parte de una madre estricta. Por otro lado, los padres de Clay no permiten ni que tenga privacidad en su habitación y una de las normas de su casa es que estén las puertas abiertas, ¿por qué?, ¿a caso no confías en tu hijo lo suficiente? Dale espacio.

Ser padre es difícil y en la serie se ve reflejado en múltiples momentos. Cualquier persona puede ser víctima de este tipo de acoso o problema psicológico, pasando desapercibido delante de nuestros ojos.

4. Sexo, drogas y rock&roll.

En la serie se hacen continúas alusiones a drogas como la marihuana, los jóvenes del clan de Bryce y Justin fuman hierba en prácticamente todos los capítulos. ¿Es esto un buen ejemplo? Evidentemente no. Un adulto puede llegar a entender lo que está sucediendo en la escena, pero la película en manos de un adolescente puede interpretar el consumo como un estatus superior, que de hecho lo tienen en la serie. Si vas a ver la serie con tus hijos menores, procura explicar el contenido.

>> Artículo relacionado: Cómo afecta la nicotina afecta al cerebro.

Otro dato curioso son las continuas fiestas que se realizan, parece ser que se lo pasan muy bien en Estados Unidos, no lo sé, que alguien me confirme la veracidad de esto. El caso es que las fiestas en casa de los padres donde se juntan a más de 100 personas, se bebe alcohol, se ingieren drogas y se mantiene sexo desenfrenado son el pan de cada día. Evidentemente esto, al menos en España no sucede, a no ser alguna que otra fiesta universitaria, pero recordemos que estos chavales todavía van al instituto. No digo que no haya que pasárselo bien, pero creo que se ve a simple vista que idealiza una situación.

Una vez más hablamos de estatus social. ¿En serio una fiesta maca tu estatus social? Eso parece ser que es una de las cosas que más le preocupa a una de las protagonistas, Jessica.  La sociedad americana parece potenciar esto, sino no realizarían ese formato de bailes de fin de curso en los que prácticamente es una obligación llevar pareja, ¿por qué?

Música. En cuanto a la música, elegir a Joy Division como banda sonora sin duda es un acierto. Recordemos que el líder del grupo, Ian Curtis, se suicidó. Es el grupo favorito de co-protagonista Alex Standall y suena en el coche de otro de los protagonistas, Tony.

>> Artículo relacionado: 25 canciones sobre la felicidad.

5. Armas everywhere.

Una de las cosas que más me ha llamado la atención es la facilidad con la acceden a las armas los jóvenes americanos. 4 de los protagonistas tienen relaciones con armas. Jessica sabe la combinación de la caja fuerte de su padre donde guarda armamento; Justin coge un arma escondida en una cacerola antes de irse de casa de su madre; Tyler compra una pistola y la guarda en una maleta y Alex directamente se pega un tiro. Esto en España sería impensable, pero en Estados Unidos les gusta jugar con fuego, nunca mejor dicho.

6. Acoso Escolar: bullying.

Es la temática fundamental de la película y hoy en día hoy en día hay múltiples campañas de sensibilización. Quizás debido a las redes sociales que viralizan todo tipo de actos de acoso y los casos llegan a mucha más gente. En la serie se tratan diferentes tipos de acoso o bullying, no solo a Hannah sino a otros co-protagonistas.

>> Artículo relacionado: 10 estrategias de prevención de la violencia para educadores. 

Por ejemplo Tyler, el chico de las fotos, en un principio es él el acosador, realizándole fotos a Hannah y Courtney que luego se viralizan por las redes sociales. ¡Cuánto peligro tiene un teléfono hoy en día! Pues bien, después de esto es el propio Tyler el que sufre acoso escolar bastante vejatorio, y aunque no se cuente, muy probablemente también lo sufría antes, y por eso se refugiaba en su cámara de fotos ajeno al resto.

>> Artículo relacionado: Perfil psicológico del troll y hater. 

El acoso escolar es un tema muy serio y de difícil solución, la psicoeducación es fundamental en todos los ámbitos: jóvenes, profesionales, padres e instituciones públicas. Si torna más difícil cuando una sociedad mantiene como norma la competitividad como fórmula para la adquisición de estatus social desde niños. Premiamos los like y los me gusta en las redes sociales como medida de éxito único. Algo va mal.

>> Artículo relacionado: Facebook puede deprimirte, según un estudio.

7. Acoso sexual.

Otro de los temas más impactantes el el Jessica y Hannah sufren acoso sexual, por la misma persona. En el primer caso, en su propia habitación y bajo los efectos del alcohol (o lo que fuese). Bryce, es el que ejerce el acoso sin ningún tipo de remordimiento (rasgo psicopáta) y paraliza a dos personas que saben los hechos, Justin y la propia Hannah. El primero, cohibido por su estrecha relación con Bryce, logra explotar y se libera de esa presión emocional. Hannah, no fue capaz de manejar sus emociones respecto a lo que había presenciado.

El acoso hay que denunciarlo, cualquier tipo de agresión tiene como medida prioritaria la ayuda de los demás para supererlo y denunciar cualquier tipo de situación violenta. Cada uno de los miembros que recibieron las cintas, aunque fuese a posteriori, sabían lo que había pasado y ninguno (salvo la explosión emocional de Justin) denunció los hechos, por lo que ninguno de ellos lo gestionó de manera correcta. Hasta el final, cuando la presión ya puede con ellos.

8. Excesiva apología al perfeccionismo.

El perfeccionismo puede ser un tremendo factor inmovilizante, tal como comentábamos en este otro artículo: Miedo a lo desconocido o el perfeccionismo inmovilizante. No todo el mundo tiene las cualidades de personalidad para ser el mejor en todo, está claro. Sin embargo, en la serie (y en la mayoría de películas americanas) parece que el mejor es: el que tiene la chica o chico más guapa o guapo, el mejor coche, las mejores notas, las mejores ropas, el capitán del equipo, el que hace la mejor fiesta, el que tiene más sexo, el que saca mejores notas (a veces).

En definitiva, se aboga a un perfeccionismo falso que podría llegar a frustrar las vidas de más de uno o a realizar cosas poco éticas para mejorar el hipotético estatus social. La propia Hannah Baker sufría de esta constante necesidad de ser “perfecta”. Los padres cambian el coche por uno mejor para que pueda destacar en el baile del colegio (¿en serio?). Así, por un momento sus amigas le hicieron sentirse afortunada. Pero eso, por un momento. Esa no es la motivación más sana para inculcarle valores a un adolescente, el dinero compra la felicidad, hasta ciertos límites materiales. De hecho, el chico que realmente le gusta va en bicicleta (Clay) y no en un descapotable, que supone una motivación extrínseca de menor alcance a largo plazo y que más veces habrá que renovar para que surta el mismo efecto psicológico.

Otro hecho que reafirma la frustración de Hannah, es cuando en una escena hablando con sus padres sobre su situación en el colegio, la propia Hannah le recrimina a su madre que ella sí había sido popular en el colegio, a lo cual asiente su padre. Una vez más,  la exigencia de ser popular acarrea consecuencias inesperadas.

>> Artículo relacionado: Como establecer metas motivacionales. 

9. La orientación sexual, tema tabú.

En la serie existen dos marcadas historias sobre orientación sexual. Dos de los protagonistas son gays, pero ninguno de ellos lo muestra de manera abierta. El que más Tony, que se deja ver con algún “amigo especial” pero ni tan siquiera Clay se da cuenta hasta que se lo cuenta finalmente.

El otro caso es el de Courtney, joven asiática de padres gays, que parece querer ocultar también su condición homosexual. Es la chica más popular del instituto y piensa que reconocer este hecho le perjudicaría en su relaciones y en su poder en el instituto.

Parece que a los americanos les cuesta todavía normalizar el tema.

10. La actitud del centro escolar.

El colegio parece más preocupado por resolver el problema judicial tras la denuncia de los padres de Hannah que descubrir la realidad del problema. Es triste, pero en demasiados casos esa es la realidad. Las instituciones intentan limpiarse las manos ante sucesos de este tipo, intentando culpabilizar exclusivamente a la víctima. Es fácil echarle la culpa al muerto.

>> Artículo relacionado: Componentes de la inteligencia emocional. 

11. Falta de inteligencia emocional de Hannah Baker.

Hannah tenía un problema de carácter emocional, era incapaz de comunicar correctamente sus sentimientos y eso la llevo a situaciones conflictivas, como no hablar con sus padres de sus problemas, no decirle a Clay lo que le pasaba después de besarse, esperar a que el señor Porter (psicólogo orientaador del centro) descubriera lo que le pasa cuando acude a él justo antes del suicidio. ¿Tendría Hannah Baker alexitimia?

>> Artículo relacionado: Alexitimia: cuando no somos capaces de expresar emociones.

12. La actuación del psicólogo, el señor Porter.

No es fácil detectar este tipo de situaciones, aunque pueda parecerlo, y estoy convencido de que el señor Porter (psicólogo orientador del centro) intentó seguir las buenas práctica de su profesión. Sin embargo, se equivoca cuando le dice a Hannah que no hay más solución que afrontar la situación y seguir adelante. A pesar de que Hannah no se abrió lo suficiente y no contó los detalles de lo que le pasaba (por su falta de expresión emocional, quizás por el shock de la situación), debería haberle dejado la puerta abierta a otro tipo de soluciones, ser de algún modo más afectivo con ella y prestarle ayuda o simplemente esperar a que ella decidiese contar lo que pasa, a su lado. En este tipo de situaciones, a pesar de que no se le debe obligar a hablar si no quiere, se debe ser paciente y estar con ella, mostrarle que estás para lo que necesite a su lado, ser apoyo hasta que la expresión emocional y el grado de confianza necesario aflore. La persona ya se siente arropada simplemente con ese hecho. No hacer nada a veces es hacer mucho.

13. Más problemas de los protagonistas.

Todos los protagonistas de la serie tienen ciertos problemas, no solo el estado depresivo de Hannah Baker.

  • Clay: problemas entre sus padres, la muerte de un amigo, padres sobreprotectores, falta de adaptación en el colegio, etc.
  • Alex: problemas de adaptabilidad, tendencias depresivas, falta de asertividad, etc.
  • Justin: problemas en casa con su madre y maltrato con su padrastro.
  • Zach: baja autoestima, padres restrictivos.
  • Bryce: tendencias antisociales.
  • Shery: posible estrés postraumático y sentimientos de culpa después de provocar un accidente.
  • Tony: es probable que tenga problemas en casa, acentuadas quizás por su condición sexual.
  • Jessica: problemas emocionales, problemas con las relaciones interpersonales, problemas con el alcohol, impulsividad…

Conclusión final.

Desde mi punto de vista, es una serie coral, en la que todos los personajes tienen parte de protagonismo a pesar de que el mayor peso de la historia caiga sobre el bueno de Clay, que es el que se aventura a tomar medidas por su cuenta y resolver los problemas que desencadenaron el suicidio de Hannah Baker. El tema central de la serie es el acoso escolar, pero el sentimiento de culpa también cobra una dimensión protagonista. Todos los protagonistas son incapaces de gestionar la emoción de culpa por lo sucedido.

>> Artículo relacionado: Sentirse culpable no es la solución

En un principio Clay se siente un culpable más de la muerte de Hannah, pero en el capítulo final consigue un aprendizaje fundamental para él, afrontar las oportunidades y no desperdiciar el tiempo por miedo, esto se demuestra cuando termina la serie invitando a salir a otra chica, Skye, abandonando su sentimiento de culpa.

Serie impactante, cruel y muy necesaria desde mi punto de vista a pesar de los puntos críticos. El objetivo de la serie es llegar a cuanto más público mejor y hay que aprovechar este tipo de situaciones para conseguir la mayor sensibilización de un grave problema que en demasiados casos pasa desapercibido o incluso se llega ocultar o restar importancia por la propia víctima. Las víctimas se sienten bloqueadas e impotentes para comunicar la situación negativa que viven y ponen sonrisas donde a veces hay lágrimas, por vergüenza o simplemente por no preocupar a sus seres queridos.

Busca ayuda, siempre hay una salida. Si no sabes a quien recurrir, en España el número gratuito contra el acoso escolar es el: 900 018 018.

Esta ha sido mi pequeña aportación crítica a esta serie, ahora me gustaría saber tu opinión para ampliar el análisis. Abramos debate.

Sobre el autor

Iván Pico

Graduado en Psicología (UNED). Nº Colegiado G-5480. Diplomado en Ciencias Empresariales (USC). Máster en Psicología del Trabajo y las Organizaciones. (INESEM). Máster Universitario Oficial en Orientación Profesional (UNED - cursando). Posgrado en Neuromarketing (Universidad Camilo José Cela). Técnico Deportivo Nivel II, fútbol sala (RFEF). Especialista en Psicología Aplicada al Deporte. Etc, etc...Ver Página personal de Linkedin para información adicional.

38 comentarios

Click aquí para poner un comentario

Deja un comentario

  • Hola tengo una niña de 13 años cursando 1 de liceo o secundario como dicen uds. Soy de Uruguay, si bien aquí es bastante tranquilo somos muchos padres que estamos preocupados por la seguridad emocional de nuestros niños. La pregunta es si crees adecuada esta película para estos chicos de esta edad (esta claro que ver la serie con ellos) y si puede ser fructífero para ellos y nosotros padres. Saludos y muchas gracias por el post.

    • Hola Javier. Gracias por tu comentario. Desde mi punto de vista, la serie está dirigida para un público adulto. No obstante, no debemos olvidar que los creadores de la misma la han hecho con el objetivo de entretener y poder llegar a más público. Está claro que un adulto entiende el significado. Sin embargo, una de las críticas que hago de la serie es que no deja demasiado claro las alternativas y salidas que tienen los adolescentes en riesgo. Un adolescente en riesgo que se identifique con Hannah Baker, la protagonista, podría llegar a distorsionar el mensaje que pretende enviar la serie y creer en el suicidio como alternativa (como hace la protagonista). Creo que la serie tiene un potente impacto sensibilizador pero en caso de verla un adolescente debería ser vista acompañado de una adulto capaz de explicar las situaciones que narra la serie y su sentido pedagógico y preventivo. Esto a su vez, podría incluso llegar a crear cierto clima de confianza entre padres e hijos, para que adolescentes se abran a explicar los posibles problemas que se encuentra en su día a día y los padres puedan empatizar con ellos. En caso de duda o no saber manejar la situación, siempre consultar con un profesional. Un saludo desde España.

  • Excelente análisis Iván. Enhorabuena. Soy de México, tengo 34 años y una hija de 18 que no la tuvo nada fácil en secundaria, afortunadamente tuvo la confianza para platicar con su mamá y conmigo y la pudimos apoyar. Ahora está por entrar a la Universidad en unos meses, y si bien la preparatoria no siempre fue “miel sobre hojuelas”, los tres hemos formado un buen equipo y pronto empezará a estudiar para chef. Gracias por tomarte el tiempo para analizar esta serie, la terminé de ver ayer y sigo en shock!!!!

  • He acabado la serie hace un par de días. Comencé a verla desde un punto de vista recreativo pero mi condición de psicólogo y concretamente mi trabajo con adolescentes y niños ha influido en mi forma de ver los trece capítulos. Estoy muy de acuerdo con tu reflexión en líneas generales y pienso que es una serie que puede ser utilizada para trabajar diferentes aspectos con adolescentes, mucho más allá del bullyng. Sobre todo ese carácter coral puede ser útil para trabajar la inteligencia emocional y analizar los personajes, sus conductas, pensamientos y emociones. Desde mi punto de vista, excepto Bryce, los demás personajes tienen muchos matices y no se pueden agrupar en buenos y malos, algo que me parece muy interesante para generar en los espectadores diferentes opiniones y poder trabajar la empatía-

    Sinceramente me ha gustado mucho tu reflexión creo que tiene un gran valor crítico.

    • Hola Jose.
      Gracias por tu comentario y tu opinión. Como bien dices y comento en el artículo, la serie tiene más historias de problemas adolescentes más allá del de la protagonista. Todos son jóvenes con diferentes problemas y diferentes maneras de afrontarlos. La inteligencia emocional es básica como medida de prevención de estas situaciones de riesgo. Un saludo.

  • Me ha encantado tu análisis, más que mirarlo por el lado psicológico, yo voy a juzgar la serie como seriefilo que soy.
    Me da la impresión de que el personaje de Hanna, su personalidad, no encaja con el triste final, ella parece más inteligente, fuerte, alegre y optimista de lo que es al final.
    Me da la impresión de que hubieran bastado muy pocas cosas para que Hanna no hubiese acabado así, quiero decir que con alguna acción de su entorno su muerte se podría haber evitado, tenía muchas cosas y personas alrededor para poder ser feliz, también pienso que ella ha sido en parte víctima de las circunstancias, muchas de las razones que se dan en las cintas, es simplemente por estar en el sitio equivocado en el momento equivocado.
    Un saludo!

    • Gracias por el comentario Alex.
      Sí, en la historia parece que el desencadenante final, o la gota que colma el vaso, es la violación que sufre. Evidentemente, el shock producido por tal hecho, unido al mal manejo de las emociones (le cuesta expresarlas – véase con Clay, sus padres, el orientador…-), desencadenan el triste final. Quizás una de las enseñanzas sea precisamente esa, que a veces simples gestos o sencillos cambios pueden prevenir estos desenlaces. Como digo en el artículo, el efecto mariposa. Además, los hechos se convierten en una bola de nieve que crece. Al final, intentan hacer ese aprendizaje reflejado en la última conversación de Clay con su amiga, ese pequeño gesto a veces es suficiente para parar prevenir y aprender a valorar el presente. Gracias por el comentario! Un saludo.

  • Acabo de terminarla, sabía que eras psicólogo por tu opinión sobre el orientador… Es el único adulto que sabe(o se imagina) la historia, el único que se supone tiene herramientas y no sólo no hace nada si no que la única solución que da es “pasar página”… Bibah la psicología y los orientadores en institutos. No, no se puede pasar por la vida así cuando de tu trabajo depende adolescentes de 16 años, entiendo que todos somos humanos, pero hay que estar muy preparado y concentrado para de verdad llevar a cabo una mejora profunda en la persona que se atreve a venir para pedir ayuda, a pesar de que tengas dos niños que no te dejan dormir.
    Para mí es una crítica feroz al mundo adulto, padres ausentes, profesores que siguen un temario que no sienten, orientadores desorientados… dan lugar a este tipo de chavales.

    • Gracias por el comentario Alba. Buena reflexión, sin duda la serie debe servir para inculcar a los padres o allegados adultos la importancia que tienen sobre la educación de los hijos. La importancia de la comunicación y la empatía con los adolescentes. La necesidad de preocuparse más por su estado emocional que por los resultados académicos. Muchas veces la primera pregunta al llegar a casa es si se ha aprobado el examen, cuando debería ser que experiencias nuevas tuvo o si ha conocido a alguien nuevo y qué tal le ha ido. Somos personas emocionales no máquinas automatizadas. La importancia de la inteligencia emocional.
      Un saludo y gracias de nuevo.

  • Hola Ivan, me encanto tu perspectiva del lado psicológico. Soy una estudiante universitaria de los Estados Unidos. Termine de ver la serie hace unas semanas. Y eh escrito varios informes para mis clases acerca de este tema, uno de ellos fue sobre las autolesiones. Como el cortarse es un analgésico ya que ayuda a lidiar con el dolor que muchos adolescentes suelen pasar. Y estoy trabajando en otro sobre una perspectiva psicológica sobre la serie. Así que ver tu punto de vista me ayudo muchísimo. Estaba cansada el enfoque fuera sobre el acoso escolar que sufrió Hannah y su suicidio. Y la mayoría pasa por desapercibido a los otros personajes, muchos no se preguntan que han pasado por la vida de cada uno para que lleguen a ser de esa manera y la forma que tú lo pusiste fue perfecto. Es impactante como la manera de ser de los padres afectan mucho a sus hijos. Y así es, en Estados Unidos tienen una manera de vivir muy liberal la cual causa este tipo de cosas, como suicidios, balaceras escolares, acoso escolar, etc. No digo que no pase en otros países, pero es más común en Estados Unidos. La mayoría de mi niñez fue en México lo que ayudo que mis principios morales fueran otros y no de la manera de la que muchos viven aquí. Mi punto de vista es que la educación, la cultura, y los principios morales tienen mucho que ver en las decisiones del adolescente como en el adulto.

    • Hola Cristina. Gracias por el comentario. La serie habla de multitud de puntos de vista de los problemas adolescentes. Por ejemplo, y hablando del tema de las autolesiones, en ocasiones realizan conductas de “autocastigo” o temerarias (como cuando conducen sin luces de noche), en cierto modo sienten necesidad de equilibrar sus conductas negativas autocastigándose, como sintiendo que son merecedores de ese castigo. Evidentemente, es una conducta inapropiada y es la enseñanza que hay que inculcar. Una vez más, manejo de emociones.
      Un saludo desde España!
      Iván Pico

  • Me ha gustado mucho tu punto de vista sobre la película. La he visto a lo largo del puente y adelantarme a mis hijos para luego verla con ellos. Creo que es muy bueno para poder hablar con ellos y crear vínculos y hablar sobre temas que les preocupan.
    Creo que la sociedad americana no tiene nada que ver con la española, aquí se exageran y se idealizan las cosas. Parece que el instituto es una mierda y no es así. Parece que todos los adolescentes tienen problemas graves y tampoco es así.
    Como he dicho antes tratan a unos adolescentes diferentes no se ve ninguno feliz, todo son problemas.
    Es una época que todos hemos pasado, pero yo la recuerdo muy feliz.
    Muchas gracias por darnos tu punto de vista para poder hablar con nuestros hijos de la serie de moda.

    • Muchas gracias Carmen. Sí, la serie debe servir al menos para mejorar la comunicación entre hijos y padres. La adolescencia es una época sumamente emocional donde se aprenden a manejar gran parte de nuestras habilidades emocionales. Es difícil entender a un adolescente, pero lo es más si no se intenta. Además, todos hemos sido adolescentes y en parte sabemos lo que se siente. Hay salidas para evitar los casos como el de Hannah.
      Un saludo.

    • Gracias por el comentario. La educación debe tener su base en el aprendizaje y manejo de situaciones reales que refuercen conductas prosociales. Desde mi punto de vista, es muy contraproducente reforzarse en alguien externo, hipotético e incontrolable. La mejora se produce cuando somos capaces de autogestionarse y autocontrolarse sin depender ni justificarse en entes ajenos a la propia conducta.
      Un saludo.

    • Hola Guillermo. El estado depresivo creo que existe de base y es de carácter leve, quizás simplemente derivado del cúmulo de sucesos: adolescencia, cambio de residencia, problemas familiares. Sin embargo, como dices es posible que el detonante final sea ese estado de ansiedad agravado por el estrés postraumático derivado de la violación que sufre que pulsa el botón de acción definitivo para tomar la desafortunada decisión. Gracias por el aporte!
      Un saludo.

  • Hola me encanto tu post. Soy de Perù. Yo opino que es una serie que no induce al suicidio sino induce a tomar conciencia. Padres, escuela, amigos, y al consejero. Yo al ver esa serie sentì la necesidad de ser un Clay (hacer algo por alguien, hacerme amiga y dar mi apoyo a alguien que sufra se bullying y ser yo misma, sin importarme ser la popular), tambien siento que la serie critica a la escuela (porque no hace mucho por saber que pasa con los alumnos, lo cual sucede en muchas escuelas) al consejero( no supo manejar la situacion de muchos chicos, y eso pasa en la vida real!!) Los padres (ser sobreprotectores, ver los ingresos o que tu hijo sea el numero 1, no es lo primordial y aquellos padres con adicciones o que mas le importe su nuevo novi@) y obviamente el comportamiento troglodita de muchos chicos. Y no es una serie para adolescentes. Es una serie para adultos (los padres, las escuelas, especialistas en estos temas y comiencen hacer algo con este tema. Que en realidad se ve muchos temas que hoy vive nuestra sociedad. Y tratar la autoestima de cada persona. Aqui en el Perù si se vive eso de las fiestas. Si tù no vas a una reuniòn no estàs de moda!!??

    • Hola Ale. Gracias por tus palabras. Como bien dices, la serie creo que no es para adolescentes, aunque creo que Netflix también busca ese nicho de mercado, pero en caso de visualizarla jóvenes lo ideal sería con una supervisión adulta que sirva para empatizar con el adolescente sobre lo ocurrido y como vía para fomentar la comunicación entre padres e hijos sobre los problemas de la escuela. Un saludo!

  • Muy interesante tu reseña y análisis. Sólo quisiera aclarar que lo que sufren Jessica y Hannah no es acoso sexual (aunque también), sino una VIOLACIÓN. Acoso sexual es cuando Bryce le toca el culo en el almacén. Violación es lo que le hace en el jacuzzi. Hay que nombrar a las cosas como se debe. Gracias por el análisis!

  • Solo me causa curiosidad que comentas que en España no se dan ese tipo de fiestas “El caso es que las fiestas en casa de los padres donde se juntan a más de 100 personas, se bebe alcohol, se ingieren drogas y se mantiene sexo desenfrenado son el pan de cada día.”, por lo menos en México, en todas las clases sociales se organizan fiestas de este tipo, se consigue una casa prestada, los papás se van de fiesta, etc., están los casos que estudian y rentan en otra ciudad y ponen el departamento para organizar la fiesta, quizás no con la misma cantidad de personas, pero si pasan.

    En cuanto al perfeccionismo, yo creo que todos quisiéramos tener esa vida perfecta que vemos en comerciales y programas donde hombres y mujeres deben ser delgados, guapos y perfectamente vestidos, donde hay que tener lo último en tecnología, la mejor casa, vivir en el mejor barrio, etc. En la actualidad estamos llenos de redes sociales y en todas es presumir lo bien que nos va, los mejores lugares que visitamos, lo bien que nos vemos… Quizás en la serie para darle un poco más de realismo, se hubiera podido hacer otro contexto social, pero entonces ¿cuál hubiera sido la crítica de la mayoría al llevarse por ejemplo la historia en un barrio bajo? Digo, ahí también nos encontramos a los padres con problemas económicos, la madre o el padre adicto, los padres ausentes…

    De lo que mencionas de la edad de los actores “Para este fin no ayuda demasiado que los actores que encarnan a los protagonistas tengan en realidad 3-4 años o incluso 10 años más”, se que en muchas ocasiones se ha mencionado que se contratan actores de mayor edad por la madurez con que enfrentan este tipo de papeles.

    Me gustó tu conclusión, pero ahora, los que ven la serie pueden llegar a concientizar sobre poner atención como padres y como hijos buscar ayuda, pero el punto más importante, es cómo se ayudar a los que no tienen acceso a este tipo de programas, que son personas cerradas. Incluso de las que han visto la serie, he leído comentarios que de verdad no creo que hayan logrado comprender el tema principal.

    • Hola Brenda. Muchas gracias por tu comentario y aporte.
      Con lo de las fiestas me refiero a que no es habitual ese nivel de fiestas. En España, lo habitual (por desgracia) es que los jóvenes queden para beber bebidas alcohólicas (botellón), pero no a esos niveles de organización. Las americanas normalmente las presentan siempre como fiesta de clase alta acomodada.
      Un saludo.

  • Stieben Astrid, Licenciada en psicología de la UBA (Argentina)Es una serie atrapante, que abre puertas para debatir sobre el bullying. Tiene algunas falencias, pero deberíamos tomar aquellos mensajes que podemos utilizar para hacer reflexionar a los adolescentes de las distintas problemáticas que trata la serie.

  • Hola, hace 4 meses mi gran amiga (casi hermana) se suicido. Tenia 32 años. Estaba diagnosticada con distimia, y a pesar de tener un entorno que trato de ayudarla (me incluyo), evidentemente no funciono. Creo que la serie es interesante, aunque falla en mostrar lo devastador y horroroso del suicidio, y las secuelas que deja en el entorno inmediato.

    • Hola Victoria. Gracias por el comentario.
      El sentimiento de culpa de la familia y cercanos a la víctima crea un malestar enorme y duradero.
      En la serie, quizás son donde más se refleja es en los padres. No obstante, parece que se sobreponen al suceso con relativa facilidad, cuando no suele ser así.
      Buen aporte. Un saludo.

¿NECESITAS AYUDA?

Sí, ayúdame. No, sólo curioseo.
Existe también un servicio de recepción online con chat directo para consultas instantáneas. Pulsa el botón naranja de abajo.

¡Suscríbete!